We’re back.

Cinco años más viejos, volvemos a asomarnos a una nueva campaña electoral Made in France. Como Batman y Robin, sumamos a Batichica y ahora somos tres. Las geniales opiniones expresadas en este blog sólo representan el punto de vista de sus autores.

lunes, 30 de abril de 2012

El voto, una ciencia democrática


Particularidades más o menos, en todas las democracias del mundo se utiliza la elección por sufragio universal. Pero más allá de nuestros enquistados hábitos democráticos, existen muchas formas diferentes de votar. Por ejemplo, se podría elegir a uno, dos o varios candidatos, en una vuelta o dos, clasificarlos en orden de preferencia, con notas o hasta designar al ganador mediante el aplausómetro utilizado en la Esparta de la antigua Grecia.

En Francia rige el sistema uninominal, que consiste en elegir un presidente en una elección a dos turnos metiendo solo un nombre en la urna. Este sistema es considerado poco democrático porque ha consagrado a candidatos con el voto de la mayoría pero sin gozar de la amplia aceptación de los votantes. El ejemplo mas claro, se dió en la elección de 2002. La dispersión de los votos permitió a Jean-Marie Le Pen acceder a la segunda vuelta con el 16,86%, pese a que era rechazado por la mayor parte del electorado. Le Pen no ganó, pero dejó en evidencia los defectos del sistema. El ganador fue Jacques Chirac, reelecto con tan solo el 19,88% en la primera vuelta. En una elección donde el 20,3% se abstuvo, a Chirac le bastó con 5.665.855 votos -una sexta parte del electorado- para seguir en el poder. Todo se definió en la primera vuelta, pues la segunda fue un trámite para ‘Chichi’. Beneficiado por el voto asco de la izquierda, que según la consigna hecha canción en la primavera 2002, prefirió elegir a un “ladrón y no a un facho”.
Pero sobre todo, el sistema uninominal introduce la noción del voto útil en detrimento del voto sincero. El elector descarta su preferencia al priorizar estratégicamente la mejor posibilidad para la segunda vuelta. Otro punto que recibe críticas de diversos flancos, es la escasa o nula representatividad que obtienen en el Parlamento los partidos considerados chicos. Un nuevo ejemplo con el Frente Nacional de Le Pen: al no realizarse durante la presidencial, la elección favorece y retroalimenta al bipartidismo. El PS y la conservadora UMP disponen de un número más elevado de bancas con respecto al porcentaje de votos obtenidos. En las últimas tres presidenciales, el FN superó el 10% de los votos pero no cuenta con ningún senador ni diputado (¿un tiro para el lado de la justicia?). No obstante, visto el escenario actual, esto podría cambiar en las legislativas del 10 y 17 de junio.

Votar de otra forma, para votar mejor.

A lo largo de la historia, diversos investigadores sugirieron alternativas. En el siglo XVIII, los matemáticos franceses Nicolas Condorcet y Jean-Charles Borda comenzaron independientemente a analizar los efectos de los escrutinios uninominales. Condorcet y Borda denunciaron las paradojas del método y buscaron determinar la forma más justa de sufragar.
Si en Francia se aplicara el método de Condorcet, en el 2007 el centrista François Bayrou, que ni siquiera alcanzó la segunda vuelta, hubiera sido el ganador por imponerse en los duelos frente a todos los otros candidatos.
Por su parte, Borda planteó un método para que no gane el partido que más gusta a una parte de la población, sino el que no disgusta a la mayor parte de los ciudadanos. Para eso, al votar los electores no solo deberían hacerlo por el candidato de su preferencia, sino también ubicarlo en orden de prioridad en relación con los otros y luego asignarle una puntuación. Este método fue utilizado tras la revolución francesa, pero luego llegó Napoleón y se acabó eso de votar.
Durante la campaña, el sitio Slate.fr realizó una experiencia con este método. La iniciativa surgió del think-tank Terra Nova (cercano el socialismo) para evitar la abstención. Hollande fue el ganador en el mes de febrero, mientras que en marzo y abril se impuso Jean-Luc Mélenchon.
En todo caso, esta claro que no existe una forma perfecta de votar y que no seria fácil poner en práctica nuevos sistemas. En la elección de 2012, una vez más, varios grupos de científicos probaron diferentes opciones. Las universidades de Estrasburgo, Saint-Etienne y Caen realizaron tests sobre el voto por aprobación y por nota en un puñado de centros de votación.
El estudio mas ambicioso para esta elección es un proyecto internacional, del cual forman parte investigadores de la Escuela Politécnica de Palaiseau, de la Universidad de Montreal y de la escuela de Economía de Toulouse. Su propuesta es una experiencia original: “vota al plural”. Para eso, se creó el sitio Vote au Pluriel donde internautas franceses y extranjeros participaron votando en cuatro formas diferentes: el sistema francés, el mexicano, el irlandés y el voto por aprobación.
La regla del juego es imaginar como uno votaría en los diferentes sistemas. El francés, donde si un candidato no supera el 50% los dos primeros compiten en una segunda vuelta; El irlandés, donde los electores clasifican a los candidatos por orden de preferencia, con un recuento complejo que integra la transferencia de votos de los candidatos eliminados a los que siguen en carrera; El mexicano, donde el candidato que más votos obtiene en una única ronda se convierte en presidente. Inclusive si logra el 20% de los votos; El cuarto no es utilizado en ningún país -solo por algunas ONGs- y se denomina ‘por aprobación’. Consiste en elegir a uno, dos, tres o más candidatos en el orden de preferencia.
La votación de Vote au Pluriel finalizó el 21 de abril pero los resultados se darán a conocer después de la segunda vuelta. En una semana, les haremos un espacio en Francia Vota para descubrir si difieren o no del imperfecto escrutinio oficial.

jueves, 26 de abril de 2012

El ultra de Buisson, el que susurra en la oreja de Sarkozy


Para algunos Nicolas Sarkozy se está volviendo loco. Muchos ya lo ven con camisa de fuerza y dando vueltas mirando una límpida pared blanca en un cubículo sin esquinas. Pegándose golpes contra un muro mullido, desencajado, rebotando, con la mirada perdida, arrodillado y de repente saltando, sudando, moviendo la cabeza a izquierda y a derecha y con Marine Le Pen apareciéndole como una ninfa.

El giro hacia la ultraderecha de estos días previos a la segunda vuelta de las elecciones provoca náuseas, roza la ilegalidad y supera el mal gusto y la ridiculez. A la desesperada, el presidente candidato lanza diátribas contra los extranjeros, los trabajadores que no quieren trabajar, los asistidos que reciben un subsidio porque no les da la gana salir del sofá, las adolescentes que toman anticonceptivos... y todo para que los votantes del Frente Nacional que se le han escapado después de haberlos seducido en 2007 engrosen el porcentaje de su electorado el 6 de mayo “para machacar a François Hollande”, dijo Sarkozy el domingo pasado según Le Canard Enchaîné.

El semanario satírico reproduce en su edición de este miércoles el intercambio de nerviosas reacciones que se sucedieron a las 19h00 en el campo del conservador abatido por las estimaciones de los resultados que le daban segundo por detrás del socialista en la primera vuelta

Y mientras Sarkozy tenía su moral por los suelos y un humor de perros, un grito de esperanza. “Aún podemos ganar. Tenemos una chance si terminamos con el pudeur de pucelles (el pudor de las vírgenes), ensuciaos las manos, id a buscar los votos lepenistas, aunque os den asco!”, el que hablaba era Patrick Buisson, el consejero especial que le susurra a Nicolas Sarkozy, que le muestra el camino a seguir desde hace años. Bingo! Sarkozy vuelve a recuperarse.

Como una barita mágica, las palabras de Buisson tienen un efecto inmediato. “Había identificado una Francia de derechas. Sabía que Marine Le Pen llegaría fuerte. Si no hubiera hecho esta campaña, habría llegado por delante de mí. Habríamos tenido un 21 de abril al revés (ese año pasaron a segunda vuelta Jacques Chirac y Jean Marie Le Pen, el padre de la criatura)”, entonó un Sarkozy crecido y decidido a convertirse en Sarkozy Le Pen.

Pero quién es Buisson? Patrick Buisson es el cerebro de esta campaña y lleva soplándole a Sarkozy lo que tiene que decir desde hace ya algún tiempo. El idilio entre los dos hombres comenzó cuando el presidente saliente lo descubre en la cadena de televisión LCI donde trabajaba como cronista político.

Lo contrata en 2004 a través de la sociedad Publifact como analista de sondeos y opinión pública y consejero. Llega ya muy curtido. Buisson tiene una larga trayectoria en la extrema derecha. Trabajó seis años en el semanario ultra Minute donde desarrolla su teoría de la “prolofobia” por la que, según él, la izquieda “caviar” ha dejado de lado al poblacho. También fue consejero del soberanista Philippe de Villiers, uno de los productos más asquerosos de la política francesa y consiguió que su estrategia funcionara.

Buisson tiene el mérito de anticiparse, lo hizo ya cuando dijo que el “no” iba a ganar en el referendum sobre la Constitución Europea. Acertó en 2007, entonces Sarkozy necesitaba conseguir más votos que los que había obtenido Chirac en 2002, un 20%. El pozo estaba en el electorado del FN y Buisson, por ser uno de ellos, los conocía a la perfección. Ça tombait bien! Buisson estaba ahí y para conseguir su objetivo : la inseguridad, la inmigración, bla, bla, bla, bla… Fue Buisson también quien le aconsejó al presidente la creación del polémico ministerio de la Inmigración y de la Identidad Nacional. Una vez elegido, la factura se paga. En 2009 salta el escándalo en el Palacio de Elíseo. Alguien destapa que la presidencia de la República está pagando a la sociedad de Buisson la friolera de 1,5 millones de euros por unas encuestas, sin que haya habido previamente concurso. Buisson tiene enemigos en el Palacio. Lo ponen en espera, hasta que la tormenta pase, pero enseguida Sarkozy tiene que recurrir a él.

Reaparece con bombo y platillo después del descalabro de la UMP en las elecciones regionales hace dos años. ‘Buissonman’ pone orden con el famoso discurso de Grenoble en el verano de 2010. En ese caso los que pagarán los platos rotos de la derrota electoral serán los gitanos del este. Las imágenes de las deportaciones correrán como regueros de pólvora por las pantallas de medio mundo. La autoridad está restablecida. Y qué decir de esta campaña, Buisson está a tope.

Gracias a Ana he podido escribir estas líneas, no siempre es fácil lanzarse con un tema irritante. No os perdáis este video de Monty Python, a ver si adivinan quién es Dark Knight. Es largo, pero no dejen de visionarlo hasta el final. 

Fashion police en la marcha del Frente Nacional


Sólo para machitos.


Estoy buscando qué ponerme para ir a la manifestación del Front National el próximo martes 1 ero de mayo, el día de Juana de Arco, según el partido de Marine Le Pen. La experiencia, cinco años atrás, me enseñó que hay que saber mezclarse con esta gente que tiene un olfato especial para detectar individuos ni demasiado católicos ni, a su juicio, suficientemente franceses. Buzos Lonsdale no tengo, borcegos Doc Martens tampoco, campera de aviador menos. Alguna vez, hace mucho tiempo, tuve una remera Fred Perry, aunque ahora parece que es una marca muy llevada por los gays y tampoco son bienvenidos a la marcha. Dicho sea de paso, es llamativo cómo las cabezas rapadas, los bigotitos, la ropa ceñida, los cuerpos trabajados y toda esa apariencia limpita y prolija sirve como credencial tanto para los fachos como para los homos. Bueno, cuestión que como niña antes del baile revolví mi armario y apenas calificaba, si encontraba una plancha, para “BoBo”.
En francés "rouge" significa "rojo" y "tinto".
 Así que me fui a dar una vuelta a la boutique de Marine, la boutique en línea, que después de su descalificación para la segunda vuelta tiene muchos saldos. Todo bastante kitsch, unas medallitas con papá Le Pen, unos encendedores (la llama es el emblema del FN) y, destacados… los calzoncillos del Frente Nacional. Son unos bóxer que marcan bien el tobul, como para decir: los frontistas tenemos cojones, supongo, aunque insisto en que este tipo de prendas sólo las vi en los escaparates del barrio del Marais. Buscando un poco más llegué a las camisetas. Evité las demasiado obvias con el logo y el nombre del partido, pero encontré una bastante divertida -en términos FN- donde un viejo con boina, en el mundo de los estereotipos vendría a ser un francés “de pura cepa”, sostiene un vaso de vino tinto y la leyenda “On les aura tous ces rouges!” (Algo así como ‘nos los vamos a hacer todos a esos rojitos’). Cuesta 12 euros y el dibujo, explica el sitio, es del “célebre dibujante Ignace”. No dice si es 100% algodón. Pero estoy seguro de que es 100% Made in China. Encontré por cinco euros una bufanda “Los jóvenes con Le Pen” (ahora que lo pienso eligieron a la hija para no tener que volver a fabricar todo el merchandising, la marca Le Pen funciona para padre e hija). Me falta un pantalón, veo que no venden. Habrá que ir a la boutique de Sarkozy, no creo que la combinación de los dos estilos desentone demasiado. Además me va a servir para cruzarme a la otra marcha del “trabajo verdadero”, seguro que cuando vean con mi remera me van a recibir con los brazos abiertos.

martes, 24 de abril de 2012

Uno de cada cinco


Afiche de la campaña del FN en 2007 con una mestiza acusando
 a izquierda y derecha de haber destruido todo

Uno de cada cinco franceses que me cruzo por la calle votó por el Frente Nacional (FN) en la primera vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el domingo pasado. Son 6,4 millones de personas. Si Sarkozy convence al 80% de estos votantes, el 6 de mayo habrá conseguido su reelección. Y ahí anda, sin complejos, rompiendo el histórico cordón sanitario republicano que aislaba al partido de Le Pen, diciendo que “no hay nada condenable en el hecho de votar por el FN” y que no le parece chocante el concepto de “preferencia nacional” para el empleo o la asistencia pública, olvidando que la medida sería anticonstitucional. Y mientras tanto, los periodistas les echan la culpa a las encuestadoras, que otra vez (como en 2002) subestimaron la intención de voto del FN, y éstos responden que si se equivocaron fue apenas por un punto, algo previsible en cualquier sondeo, y sobre todo con una población que no admite públicamente que apoya a un partido apestoso. Entonces, los periodistas se dan cuenta de que tienen que hacer informes sobre el FN y no conocen a nadie que lo sea. La verdad es que era mucho más práctico llenar páginas y hacer reportajes sobre el simpático “fenómeno Mélechon”, que quedó cuarto. De hecho, es de por sí raro que el periodista haya conversado con un sarkosista, a menos estuviese entrevistando a un político.

En el imaginario colectivo biempensante que me rodea y del que formo parte, el electorado del FN es un grupo constituido por la Francia White Trash xenófoba, tradicionalistas católicos, nostálgicos del Mariscal Pétain, resentidos sociales y adeptos de teorías racistas mal digeridas. Todo eso es cierto, pero no únicamente.

Marine Le Pen (MLP) hizo una campaña basada en temas económicos y de sociedad, lejos de los discursos llenos de doble sentido rancios y racistas paternos que excitaban a las hordas de la extrema derecha. Sarkozy dijo que MLP hizo una campaña de extrema izquierda. Y creo que no se equivoca. Su patriotismo económico contra la globalización podía haber salido del foro de Porto Alegre. Ciertamente, existe un anticapitalismo como componente histórico de la extrema derecha. Pero esta abogada divorciada dejó atrás el discurso antisemita, homofóbico y racialista de su familia. Atrás quedó “el familia, patria y propiedad”. Y si mantiene su oposición al aborto, es para que el Estado no lo reembolse (en momentos en que en algunos estados de EE.UU. están obligando a mujeres a ver una ecografía de su panza y darle un nombre al feto para poder abortar), y el tema de la inseguridad hace rato que dejó de ser un caballito de batalla exclusivamente del FN. Queda su discurso contra las plegarias musulmanas en las calles o la comida religiosamente correcta en las escuelas. Antes, luchar contra el oscurantismo religioso -poco importaba de donde viniese- era uno de los honores de la izquierda librepensadora y come curas. Nada de esto quiere decir, como pretende Sarkozy, que votar por el FN no tenga nada de condenable, al contrario. Detrás de la imagen ‘moderna’ de MLP sigue ocultándose esa Francia nauseabunda y enmohecida lista para colaborar y “limpiar” al ser nacional. Pero no sólo. No es cierto que haya 6,4 millones de franceses que quieren un Reich blanco y cristiano, aunque a muchos biempensantes les guste pregonarlo porque les ahorra confrontarse con una realidad mucho más compleja. 

El diario de izquierda Libération publicó ayer el inusual testimonio de una mujer que vive en la Goutte d’or, uno de los barrios más pobres y con mayor tasa de inmigrantes o descendientes de inmigrantes de París. Ella se llama Roseline y tiene 25 años. Votó por MLP porque está “contra el sistema”, reivindica “un voto de protesta”. “Marine tiene razón cuando dice que los recién llegados tienen más ayudas de Francia que nosotros”, asegura. “¿Nosotros?”, le pregunta el periodista de Libé. “Los franceses”, responde Roseline, negra y que tiene una parte de su familia que ha inmigrado. “Ella tiene razón si quiere proteger su país, si quiere deshacerse de los nuevos. Nosotros no progresamos”, dice. Para algunos, votar por MLP es una actitud antisistema, patear el tablero. Falta saber cuáles son las supuestas ayudas suplementarias a las que se refiere, en todo caso el 6 de mayo votará por… Hollande.
Ya en 2002, cuando el FN pasó a la segunda vuelta de las elecciones, Le Monde descubría que había judíos y musulmanes que habían votado por Le Pen. Algunos pensaban que Le Pen odiaba más al otro grupo que a ellos. Pero hoy, también es cierto que para los judíos la violencia antisemita tiene más la cara de Mohamed Merah que el rostro “ario” de Anders Breivik. Y para los hombres y mujeres musulmanas que rechazan el integrismo islámico que prospera en sus países de origen, el auge de las formas más rigoristas del islam requiere algo más que piadosos llamados a “la tolerancia”. Los discursos más duros contra el salafismo vienen de Ni Putas Ni Sumisas, musulmanas de guetos de inmigrantes que putean contra la izquierda y las feministas blancas de ayer que hicieron la vista gorda en nombre del relativismo cultural.

Estábamos tan bien contra Jean Marie Le Pen. Haciendo de cuenta que él es su hija le erramos al blanco, y el Frente Nacional sigue creciendo.

Rachida Dati vende humo


Rachida Dati Feuille de Cannabis par Spi0n

Desde el domingo por la noche Rachida Dati, uno de los símbolos del sarkozysmo, esta en todas partes. La controvertida ex ministra de Justicia cumple, con la devoción de un creyente, un peregrinaje por los estudios de televisión para defender a Nicolas Sarkozy. Y de paso, reclamar que los electores del Frente Nacional no sean estigmatizados.

Vocera deSarkozy en la elección 2007, Alcalde del distrito 7 de Paris y eurodiputada, Dati ostenta una carrera política fuera de lo común. La fulgurante ascensión al ministerio de Justicia fue impulsada por Sarkozy y su entonces mujer Cecilia Attias. Por su notoria falta de mérito y ser la primera política hija de padres magrebíes en ocupar un ministerio nunca logró pasar desapercibida. Durante los dos años al frente de la Justicia Dati alimentó a la prensa con sus escándalos, entre ellos la sospecha sobre la autenticidad de sus estudios o los problemas judiciales de dos de sus hermanos. Además, fue acusada por sus pares de haber cumplido una labor “catastrófica”, de pretender llenar las cárceles para inflar las cifras de inseguridad y denunciada por su cruzada para bajar la edad de imputabilidad de los menores.

En 2009, Sarkozy la envió a competir por una insípida banca de eurodiputada. La leal Dati ya había comenzado con sus reformas en la justicia, pero su alto perfil bling-bling iba a terminar arrastrando al presidente. Durante sus vacaciones en la burocracia europeas poco se supo de ella, solo los medios people siguieron sus pasos. Eso sí, en 2010 nos regalo uno de esos videos que aporta cada tanto. En un inolvidable desliz confundió felación con inflación, durante una emisión política.

La analogía del principio físico-químico de Antoine Lavoisier nada se pierde, todo se transforma, ajustada a Dati permitiría decir que nada se pierde, todo se recicla. Durante la campaña Dati regresó a los primeros planos, nuevamente forma parte del cerrado entorno del presidente.
En la mañana del lunes, llamo una vez mas la atención y como suele ocurrir no por su discurso, sino por su vestuario. Invitada a la Matinale de Canal + la denominada pata árabe del gobierno Sarkozy, se dió el gusto de tomarnos descaradamente por tontos. O quizás la botánica no sea lo suyo.
Durante la emisión, Dati lució un chaleco con una gran hoja de marihuana azul en su espalda. Nada que nos sorprenda ni asuste, pero la ley francesa que ella encarnó no se anda con chiquitas: impone multas de hasta 75.000 euros y 5 años de prisión para quien haga apología o fomente un marketing de cualquier droga.
Al final, la presentadora lanzó: “los franceses se preguntan si lo que tiene en su espalda se fuma”. “No es una hoja de cannabis, no se preocupe. Tengo cuidado”, respondió con cara de póker la ex ministra. La presentadora insistió con malicia: “¿es una hoja de… eucalipto?. “Eso, el eucalipto calma”, finalizó Dati. Por la tarde, su entorno torpe e hipócritamente aclaró que se trataba de una hoja de arce japonés.

¿Cannabis? ¿Eucalipto? Aquí Le Lab de Europe 1 muestra la diferencia entre ambas hojas. ¿Mensaje subliminal? Más que probable, pues parece un burdo intento de seducir a los electores fumetas, quienes no cuentan en ninguna encuesta pero, según cifras oficiales, serian 1.200.000 en Francia. Mientras el PS de Hollande flirtea tibiamente con la idea de despenalizar el consumo de cannabis la UMP ya avisó que de eso no se habla. Pero para contradecirse con aire cool o buscar votos como sea en dos semanas, Sarkozy siempre tendrá a Dati.

domingo, 22 de abril de 2012

La hora de la verdad: Hollande vs Sarko, mientras los fascistas se ríen


Comienza una nueva campaña en Francia con sólo dos finalistas : François Hollande y Nicolas Sarkozy se enfrentarán el 6 de mayo. El socialista llega en cabeza después del primer round y todas las encuestas le dan vencedor en la prueba final pero delante tendrá a un monstruo político que ya pide tres debates, tradicionalmente hay uno, para poder sacar los dientes, ávido de mostrar su plumaje, de extender las alas, Nicolas Sarkozy, que podría renacer de sus cenizas cual Fénix.

Unas cenizas no tan abundantes puesto que llega por detrás de Hollande a dos puntos del vencedor, con el 27% de los votos. Hollande cumplió y llegó primero pero mirando los resultados, y haciendo cuentas, éstas no salen. Ni para uno ni para otro. Los partidos de izquierda recogen el 43% de los votos, insuficientes, Hollande tendrá que buscar votos de los centristas, un 40% de los electores de François Bayrou asegura que votará por el socialista y el 25%, por Nicolas Sarkozy.

Jean-Luc Mélénchon que finalmente se desinfló y su revolución se quedó por debajo del 12% pidió a sus electores que voten contra Sarkozy. Quedan los votos de Marine Le Pen, la poderosa ultraderechista que ha conseguido un apoyo histórico. La hija superó al padre con más del 17% de los votos, más de seis millones de franceses. Marine se pronunciará el 1 de mayo, en su tradicional desfile en honor a Juana de Arco, sobre su posición de cara a la segunda vuelta.

Señoras y señores esto no se ha terminado. Nada está ganado, ni perdido. Lo que queda claro es que el Frente Nacional volvió a dar la sorpresa, y esta vez la participación fue altísima: el 81%. Los fascistas son la tercera fuerza de este país. Algo tiene que ver en eso los mensajes lanzados desde el gobierno durante los últimos años, el recurso al miedo del otro, la búsqueda de cabezas de turco, el odio hacia el extranjero, el repliegue en momentos de crisis. Sarkozy al intentar recuperar el voto ultra derechista, al flirtear con los herederos del fascismo europeo ha engendrado un monstruo que poco a poco está pudriendo más estractos de la vida pública francesa. Y mientras Sarkozy y Hollande se mueren del miedo hasta el 6 de mayo, el Frente Nacional festeja y se ríe.

Marine Le Pen ya se proyecta para las legislativas. Este domingo se presentó como la nueva jefa de la oposición. Un desastre para la democracia, los ultraderechistas han concentrado el voto antisistema. Algo no funciona.

Tiempo de indecisos


El día está como el electorado, indeciso. Pedazos de cielo azul, nubes plomizas amenazantes. Las primeras estimaciones de participación dicen que la gente estaba votando al mediodía de París más que en 2002 pero menos que en la primera vuelta de las presidenciales anteriores, de 2007 (el detalle en el cuadrito de la columna derecha). ¿Cómo interpretar esto? ¿La omnipresencia de los sondeos desalienta a quienes piensan que la suerte ya está echada? ¿Como estamos en plenas vacaciones de primavera la gente está lejos de sus oficinas de votación? ¿Los que se fueron de vacaciones son de izquierda o derecha? ¿O son los más viejos que temen mojarse? Quién sabe. En la escuela donde estuve este mediodía la gente calculaba con la mirada por quién votarían los electores que hacían la cola con ellos delante de la urna. El brushing de la rubia teñida muy maquillada, el tipo con muletas que no  podía votar porque no le llegó la tarjeta electoral pero opinaba que La Poste (el servicio público de correo) no debía tener la culpa, la vieja del vestido floreado y colorinche, ¿no eran indicios de por quién estaban sufragando? En todo caso tenían en común que nadie quería volver a la noche a la oficina de votación para ayudar a contar las papeletas. Por mi parte, metí el sobre en la ranura de la urna, con alguna dificultad, el voto parecía demasiado blando…
Ah, los principales candidatos ya votaron ante cámaras.
Hoy sobre todo nos comunicamos por Twitter (columna derecha).

sábado, 21 de abril de 2012

Países Bajos 1- Hungría 0


La bici , el vehículo más utilizado en Holanda, no sé si  me entendés.

Bueno, los franceses del continente americano ya están votando; rige plenamente la prohibición de publicar sondeos. La  orwelliana Comité des Sondages avisó: multa de  75.000 euros para el que que difunda por radio, televisión o cualquier medio inventado o por inventar sondeos y encuestas a boca, pie o esquina de urna antes de las 20 horas Paris Time. Para los resultados parciales, la multa es de 3.500, mucho más barata. El comité, que decididamente no le teme al ridículo, dice que tiene un software para detectar a los infractores por blog, Twitter, Facebook. Los que saben dicen que son diez tipos que en la tarde del domingo se van a sentar en una oficina a cazar hashtags con informaciones que pasaron de contrabando la frontera, ya que los suizos y belgas ya avisaron que van a difundir dos horas antes de la hora permitida los resultados desde sus medios. Para los impacientes, los encontrarán en Twitter: @RTBFinfo; @RadioTeleSuisse; @20minutes.ch; @Lematin.ch.
Los países vecinos no hacen esto por amor a la circulación de la información, resulta que como no dependen de la arcaica legislación francesa ponen en sus medios francófonos proyecciones, y sus sitios multiplican por cientos de miles los hits de sus portales. Para Suiza, donde nunca pasa nada, y Bélgica, donde ya se resignaron a vivir sin gobierno, las elecciones frenchas son cada cinco años su agosto. La Comisión de los Sondeos amenazó con multas a los vecinos, sabiendo perfectamente que son inaplicables, pero la cosa es hacer de cuenta que internet no existe y un funcionario francés puede bajar informaciones de la web con un cazamariposas. Así, como en su momento las autoridades se ilustraron diciendo que la nube de Chernobil se había detenido mágicamente en la frontera francesa, ahora pararán los sondeos con una barrera.
De todos modos a ningún francés le hace gracia pagar 75.000 euros, si es que puede hacerlo. Así que ya surgieron estrategias para esquivar la normativa. Hecha la ley, hecha la trampa. Para no decir “Hollande ganó” (ojo, comisión esto es un invento, no tengo ninguna información privilegiada, es una hipótesis, ¿OK?), los periodistas y otros escribas van a poner en la web mensajes codificados, con alusiones del tipo: “el flan está en el horno” o “Los Países Pajos delante de Hungría en el descanso”; lo que vendría a ser Hollande (llamado también el flan o el osito cariñoso) delante de Sarkozy (de origen húngaro) en el la primera vuelta. ¿Cachái? Así las cosas, todos los internautas que siguen los medios franceses van a estar interpretando cualquier indicio, dando pie a situaciones equívocas. “Che, acaban de anunciar que pasan esta noche en la tele La lista de Schindler. ¿Quiere decir que Marine le Pen llega a la segunda vuelta?”. “Viejo, en YouTube Abba está entre las bandas más vistas del momento. ¿Eva Joly era sueca o noruega?”; “Le Monde dice que el parque temático sobre Napoleón será un fracaso, cómo debe estar Carla”, and so on.
Ahora, ¿de dónde salen los números que publican anticipadamente belgas y helvéticos? Se supone que de las encuestadoras francesas, que hacen sondeos a boca de urna. Esta vez los 9 institutos de sondeo, que parieron la friolera de 375 encuestas desde el inicio de la campaña, anuncian que no harán este tipo de encuesta para evitar filtraciones. Y juran que de todos modos no les darán datos a los medios extranjeros. Pero agregan que sólo los periodistas franceses, que se comprometieron a no abrir el pico, recibirán a las 18.30 resultados de “oficinas test” para preparar sus notas. Al parecer hay un artículo de la Constitución francesa que garantiza a los periodistas acceso a informaciones confidenciales que no son aptas para el resto de los mortales. Igual los suizos y los belgas se ríen de todo este combate para hacer de cuenta que seguimos en el siglo XX. Ahora me tengo que ir, me espera la comida. Hoy, gulasch con flancito, ¿o era al revés?

viernes, 20 de abril de 2012

The Artist es de izquierda (radical)

“A los franceses los premian cuando se callan“, sostiene el chiste más divertido y lapidario que dejó la multipremiada película The Artist. Curiosamente, la película que enmudeció a Hollywood fue retomada por comunistas y trotskistas para pasar su mensaje en paródicos clips de campaña.
Evidenciando una notoria carencia de creatividad, el Frente de Izquierda creó The Capitalist y el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) The Anticapitaliste.
El partido de Jean-Luc Mélenchon (apoyado por los comunistas), publicó en
el sitio del candidato The Capitalist, donde con ironía atacan La Francia Fuerte de Nicolas Sarkozy.
Casi dos meses después, los trotskistas del NPA presentaron The Anticapitaliste para su campaña televisiva. El candidato Philippe Poutou, el primer obrero en presentarse a la presidencia en la historia de un país políticamente elitista, interpreta a un sindicalista que termina por convertirse en una especie de superhéroe anticapitalista. Al ex empleado de Ford se lo ve arengando con pasión en una asamblea, luego en la toma de la empresa para terminar en la explanada de la Defense dispuesto a enfrentarse a sus nuevos y poderosos enemigos.
Difícilmente, el clip le otorgue al NPA (ex Liga Comunista Revolucionaria) un empujón extra para superar el 2% de los votos. Debilitado por la no presentación del cartero Olivier Besancenot los nuevos anticapitalistas se quedaron sin su único referente de (relativo) peso.
Estos son los dos videos de los matizados descendientes ideológicos de Stalin y Trotsky. ¿Qué piensan: parecidos o diferentes?.

The Capitalist par PlaceauPeuple
Clip de campagne officiel n°10 de Philippe... par E_varlin

jueves, 19 de abril de 2012

Sarkozy: entre los que dudan y los que se bajaron del barco


Si Sarkozy pierde se convertirá en el presidente más efímero de la V República. El que ostenta actualmente este título es Valéry Giscard D’Estaing de 1974 a 1981, pero entonces los mandatos eran de siete años y no de cinco y Georges Pompidou no cuenta porque se murió cinco años después de acceder a la presidencia, en 1974.

Triste final, si se produce, para Sarkozy, que ya dijo que abandonará la política si pierde, el que siempre quiso ser presidente y el que se quería comer el mundo. El que quería romper, innovar, hacer borrón y cuenta nueva en una Francia donde el Estado de bienestar, los valores de la
República y las tradiciones tienen unas raíces gruesas, centenarias, tentaculares que han acabado enredando al que quería enredarlo todo.

La crisis económica no le ha ayudado, cierto, pero su estilo bling-bling (ostentoso, aparatoso, demasiado dorado y pasado de moda), sus pasos en falso, su incontinencia en el anuncio de leyes, propuestas que ya existían o que nunca se aplicaron, le han pasado factura. Su estatura a nivel internacional creció durante los primeros años de su mandato, mientras a nivel interno se cocía ya una animosidad que sale de las tripas.

Su moverse mucho no le está funcionando en estos días de campaña y ha cambiado de estrategia sin parar. Desde una medida por día, ya muy visto, hasta copiar propuestas de su principal contrincante, como revisar el rol del Banco Central Europeo, al que se opone su siempre aliada, la canciller alemana Angela Merkel. Lo dijo en su mega mítin de la Concorde el pasado domingo, y unas horas después Berlín ya estaba diciendo que eso no era posible y que Sarkozy lo sabe.
Todo esto aún no se ha producido y podría quedarse en una hipótesis. La primera vuelta es el domingo y la segunda el 6 de mayo y Sarkozy es mucho Sarkozy. Los sondeos pueden, a veces, engañar. Ya lo hicieron en 2002 con el pase a la final para el ultraderechista Jean-Marie Le Pen y el conservador Jacques Chirac dejando fuera de la eliminatoria al socialista Lionel Jospin que se hundió durante los últimos días de campaña cuando el tema de la inseguridad, siempre aterrador para muchos, se coló en los debates. Además, Sarkozy propone poner toda la carne en el asador tras la primera vuelta. Y ya hemos visto como Sarkozy puede aplastar y convencer en los debates.

Hollande se centra en la primera vuelta, no quiere sorpresas, no quiere que la gente se quede en casa, quiere riesgo cero. Mientras él intenta que la gente salga a votar, su entorno admite que el socialista, acusaso de ser demasiado blando, también se reserva para la segunda vuelta. Veremos si saca los dientes o se aferra al descontento de los decepcionados del sarkozysmo. Y si eso le funciona ante un Sarkozy que no va a abdicar.

A principios de esta semana, todos los sondeos daban al candidato del PS, François Hollande, caballo ganador, algunas encuestas incluso con una diferencia sobre Nicolas Sarkozy de cinco puntos. Pero el último publicado el martes invierte la tendencia: 27,5% para Sarkozy, 26% para Hollande, 16% para la ultraderechista Marine Le Pen, 13,5% para el izquierdista Jean-Luc Mélenchon y 11% para el centrista François Bayrou, los restantes no llegarían al 5%, algo bastante preocupante porque no van a ver del Estado ni un euro para pagar los gastos de la campaña. En la segunda vuelta, todos los sondeos dan perdedor a Sarkozy.

El clan Chirac, con Hollande

Con este panorama los nervios afloran y las deserciones también. Algunos ex miembros del gobierno conservador ya han dicho que no votarán a Sarkozy y que lo harán por François Hollande. Incluso la familia Chirac, salvo la fiel matriarca Bernadette, han dado la espalda a Nicolas. Una historia que viene de lejos, Jacques Chirac nunca pudo tragar a Sarkozy y en todas las mentes aquí en Francia está la frase del ex presidente Chirac: “Yo decido, él ejecuta”, refiriéndose al que se convertiría en su sucesor. Quería calmar las ansias cada vez más manifiestas del ambicioso Sarkozy.

Otros, como Fadela Amara, que fue ministra de Planificación con Sarkozy se ha unido a la lista de políticos que en el pasado colaboraron con el candidato conservador y que ahora se bajan del tren acusándole de haber protagonizado un viraje demasiado peligoso a la derecha.

Amara formó parte del primer gobierno, ése que se quería abierto a todas las tendencias y que propició la entrada en el ejecutivo de personalidades de diferentes horizontes políticos. En las redes sociales se han cebado con Fadela Amara que estuvo a la cabeza durante años de la organización ‘Ni putes, ni soumises’ (Ni putas, ni sumisas). “Fadela Amara: Ni puta, ni sumisa... un poco, de todas maneras”, decía un miembro de la campaña de Sarkozy en Twitter.









También Corinne Lepage, ex ministra de Medio Ambiente ha mostrado su apoyo a Hollande, o el ex alto comisario para la Pobreza, Martin Hisch, o Azouz Begag, ex ministro de Estado sobre ígualdad de Oportunidades. Un grupo de economistas firmó una tribuna de opinión en el diario Le Monde en la que apoyan al socialista, “el más apto para levantar Francia”.

Entre los más cercanos al presidente saliente, hay muchas dudas. Incluso Sarkozy hace bromas al respecto. “El día que ya no esté, os vais a aburrir, me echaréis de menos”. Otros hablan de que hará falta un “milagro” para que gane. “Si no llega primero en la primera vuelta, se acabó”, sentencia un ministro, citado por el diario Le Parisien. ¿Desenlace?, el domingo, 22 de abril.

¿La elección te da náuseas?


Para atajar la repulsión repentina que puede ocasionar cualquier debate, discurso o tapa de revista mejor tener a mano los sick bags electoral. Los cuatro candidatos principales tienen sus modelos y sus colores: El dorado bling-bling Sarkozy, un chillón rojo Hollande, que incluye su disimulada papada, el tono con rima marrón-Mélenchon y un azul Marino Le Pen.
El toque escatológico de humor british -a cargo de la artista Lydia Leigh- seguramente hará estragos entre los numerosos y culpabilizados electores voto-útil.

miércoles, 18 de abril de 2012

La mala leche que se gastan con Marianne los electores de Sarkozy


Marianne malmenée au meeting de Nicolas Sarkozy par guillaumemeurice


Con una pancarta en la que se puede leer en un lado "Mujer maltratada desde hace 5 años”, refiriéndose al mandato de Sarkozy, y en el otro, “Me duele el culo”, el actor francés Guillaume Meurice irrumpió en el mega mítin de candidato UMP el pasado domingo en la plaza de la Concordia de París, vestido de Marianne, símbolo de la República francesa.

Los electores conservadores hacen alarde de su falta de humor y comienzan a empujar a Marianne. Primero intentan robarle la pancarta, le gritan. Un señor le empieza a dar lecciones de lo que es la democracia y le invita a que vaya al mítin de Hollande.

En el video, se intercalan imágenes del discurso de Nicolas Sarkozy en la misma plaza: “Tomad la palabra, decid lo que lleváis en el corazón”, grita el candidato conservador, mientras su público arremete contra Marianne. “Eres un imbécil”, le dice con cara de asco una chica bien refilada al símbolo de la República. No hay duda, esto sí es “ruptura”, esta sí es la “Francia silenciosa”. La cosa se pone cada vez más fea.

“No tienes cojones, vete a la Gay Pride”, le espeta otro mientras intenta arrancarle la peluca. Luego todo se torna muy confuso, pero parece que incluso le pegan, la persona que está grabando también recibe. Al final los miembros de la seguridad se lo lleva. Liberté, Egalité, Fraternité.

Twitter hace temblar el embargo de los resultados electorales


En la era de Internet y las redes sociales quedan un tanto obsoletas según que leyes nacionales. En Francia está prohibido divulgar los resultados de las elecciones, aunque sean parciales, antes de que se cierren todos los colegios electorales a las ocho de la tarde. En teoría, para que esos resultados no hagan que a última hora, los más rezagados decidan emerger del sofá y desplazarse a las urnas e invertir la tendencia.
Eso en teoría, porque ya en 2007, todos los franceses ya conocían los resultados a través de las páginas web de diarios francófonos suizos y belgas por la tarde y mientras, los medios franceses tenían que hacer como si nada, los presentadores de las televisiones hablaban, como si la incógnita siguiera, a unos franceses que ya sabían. Han pasado cinco años y ahora estamos más conectados que nunca a través de los celulares a la información salga de donde salga, sobretodo Twitter.
A pesar de todo, el código electoral no se ha cambiado y estabece que no se puede comunicar ningún resultado so pena de una multa de 3.750 euros y aquéllos que publican sondeos, deberán pagar 75.000 euros. Desde luego, tuitear podría salir bastante caro el domingo 22 de abril.
Las autoridades electorales francesas están empezando a preocuparse porque en el caso de que se difundan los resultados antes de la hora, los candidatos pueden recurrir, sobretodo si los porcentajes fueran muy ajustados. Y si eso ocurriera, el Consejo constitucional podría reclamar la anulación de la elecciones. Es decir, Twitter podría echar por tierra las elecciones francesas.
Y atención a los listillos que se les ocurra cambiar las iniciales de los candidatos por otras pensando que así puede publicar lo que quiera, también podrán ser perseguidos si las iniciales y los porcentajes se pueden identificar con los candidatos. Y los que retuiteen ese mensaje también podrán ser perseguidos por la justicia por complicidad.
Todo esto empieza a aplicarse el viernes 20 de abril a medianoche hasta el domingo a las ocho de la tarde. Así que siempre nos quedarán los medios suizos o belgas. Por ahora.

martes, 17 de abril de 2012

¿Quién quiere un bebé candidato?

Los candidatos a la presidencia francesa podrían haber tenido padres gays. Son 300.000 en Francia las parejas homosexuales y lesbianas que tienen críos. Enternecedora imagen la que plasma SOS Homofobia en una campaña para captar la atención sobre este fenómeno de los candidatos al Eliseo.

Varios candidatos aparecen arropados por madres y padres hipotéticos. Se meten en la piel de hijos de parejas homoparentales. Eva Joly, Marine Le Pen y Jean-Luc Mélénchon tienen padres gays y François Hollande, François Bayrou y Nicolas Sarkozy tienen madres lesbianas, y parecen tan contentos.

No todos, algunos parecen salidos de la película que traumatizó a miles de niños durante los 80, Poltergeist. Esperemos no tener que acudir a ninguna medium. No se pierdan a Sarkozy, Hollande, Mélenchon y Cia. en la serie de retratos de niños de homos y lesbianas.

Según SOS Homofobia, a la izquierda, los candidatos desean responder a las demandas de este colectivo, dando los mismos derechos e igualdad entre los heterosexuales y los homosexuales, a la derecha, nada nuevo bajo el sol. Marine Le Pen y Nicolas Dupont-Aignant se oponen completamente.

Sarkozy prometió lo que prometió y cinco años después, nada. No acaba de dar el paso, con lo feliz que parece en el fotomontaje. El se lo pierde. E insiste en que un homosexual o una lesbiana no puede criar a un niño. Bueno, aún le quedan unos días para sacarse de la manga alguna ley. Estas son las otras caras de los concursantes del Palacio del Eliseo.

http://www.sos-homophobie.org/presidentielle

Las películas preferidas de los candidatos

Francia Vota propone un juego estúpido para conocer mejor alos candidatos. Los 10 aspirantes a la presidencia le contaron al sitioAllociné.fr cuáles son sus cinco películas preferidas. Nosotros les proponemos queintenten adivinar qué candidato se esconde detrás de cada top 5. Las respuestas, abajo.

1 - La lista de Schindler; El Padrino; El Gatopardo; One FlewOver the Cuckoo's Nest; Garde à vue (Arresto preventivo) y 38 testigos.

2 - Le père Noël est une ordure; Braveheart ; Manon delmanantial, El silencio de los inocentes y Gladiator.

3 - La pasión de Juana de Arco ; L’Atalante; Lo quesucedió aquella noche; Roma ciudad abierta; Bellísima.

4 - BladeRunner; Apocalypse Now ; Out of Africa; Little Big Man y Roma de Fellini.

5 - Tiempos modernos, Espartaco, Birdy, Recursos humanos yLand and freedom.

6 - Lo que sucedió aquella noche; Tomates verdes fritos; Wewant sex equality; Doce hombres en pugna; Chicken run.

7 - La regla del juego ; Invasion of the Body Snatchers(conocida como: Muertos vivos en Argentina, La invasión de los ladrones decuerpos en España); Rashōmon; El hombre que mató a Liberty Balance; Cave ofForgotten Dreams.

8 - Tontonsflingueurs ; La Fille du puisatier ; Pretty Woman ; La noviciarebelde y Les jeux dangereux.

9 - Que la fêtecommence ; La vie et rien d’autre ; La princesse de Montpensier (lastres pelis de Bertrand Tavernier) ; La Dolce Vita ; La noche deVarennes y las películas Annie Hall y Match Point de Woody Allen.

10 - Bajo la arena ; Espartaco ; Mi noche con Maud ;La hora del amor y Cheyenne Autumn.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Respuestas:
1: Eva Joly; 2: Marine Le Pen; 3: Nicolas Sarkozy; 4: Jean-Luc Mélenchon; 5: Philippe Poutou; 6: Nathalie Artaud; 7: Jacques Cheminade; 8: François Bayrou; 9: Nicolas Dupont Aignant; 10:François Hollande.

domingo, 15 de abril de 2012

Una tarde con la Francia blanda

Dos chicas en el acto de Hollande frente al Château de Vincennes, el 15/04/2012


Son poco más de la una de la tarde frente al Château de Vincennes, y los simpatizantes del candidato François Hollande se arriman al escenario a paso de hombre con banderitas europeas, regionales y la cara rubicunda de su candidato. Unos músicos que deben tener una larga trayectoria de fiestas de pueblo y de casamiento maltratan éxitos pop de los ochenta. Las dos vocalistas, que hace rato dejaron pasar su chance con el éxito, reproducen, muy aproximativamente las letras en inglés de hits de Abba o Chuck Berry. El público es un casting perfecto de la Francia “diversa”: tres varones blancos de tres generaciones que llegaron en familia con sus gorras muy Jacques Prévert (foto) sea comodan junto a una valla. A su lado, una pareja de chicas lesbianas, una mestiza y una rubia, se abrazan con fervor militante. Un grupo de chicos veinteañeros del MJS, el movimiento de los jóvenes socialistas, avanzan entre la multitud reclutando voluntarios para hacer el “puerta a puerta”, una misión que consiste en pasar por las casas de todos los vecinos del país para convencer que la hazaña de 1981 con el otro François se va a repetir. Para mostrar que un hogar ya fue visitado por la militancia, cuelgan de la manija de las puertas uno de esos cartelitos que tienen los hoteles de “Do not disturb” –si en vez de Hollande fuese Dominique Strauss-Kahn el retratado en el cartelito, la alusión hotelera sería muy divertida. Pero acá no se trata de divertirse,como hace cinco años cuando apoyaban a la pizpireta de Ségolène. Aquí no hay euforia, es la militancia por el sentido común de una izquierda responsable, que no quiere hacer la revolución, hacer soñar –para eso está el verbo de Mélenchon-, si no asegurarse de que la razón se impondrá frente a un presidente saliente “anormal”.


Los jóvenes, blancos y sonrientes, tienen ese look típico de estudiantes franceses, de niños tardíos, de bebés grandotes qu epueblan los bancos de la facultad. También hay negros y árabes, sobre todo lo que parecen ser madres solteras que traen a sus hijos para mostrarles que están incluidos, y no sólo con la etiqueta de “amenaza” o “coartada de la diversidad para la foto” que les reserva el oficialismo. Por suerte, negros también hay en el escenario, y le ponen finalmente un poco de ritmo a esta tarde que se escapó del invierno y tiene a todos tiritando, festejando cualquier rayito de sol que entibie las mejillas. Y después están los “seniors”, de sesenta, setenta, con pinta de maestros jubilados, que vivieron los cinco años de Sarkozy como el reinado de un nuevo rico liquidando los derechos adquiridos por pura ideología. Son el núcleo duro del Partido Socialista. No están dispuestos a volver a tener que votar por la derecha para que no gane la extrema derecha como en 2002. No quieren tener más que averiguar qué es RayBan, cuánto cuesta un Rolex o unas vacaciones en yate en el Mediterráneo.

Los músicos dejan finalmente paso a los políticos. El alcalde de París, Bertrand Delanoe, que parece siempre crispado por algo, celebra la determinación y la falta de ambición personal de quien ganó la candidatura del Partido Socialista. Y después de un corto video con música -casi- épica, la aparición de Hollande. De “Flanby”, como lo llaman sus detractores, aludiendo a una famosa marca de flan, porque así ven su físico esponjoso -que se redujo, dieta Dukan mediante- y un discurso también demasiado tibio. Y la sensación general es ésa, la de un ambiente calmo, “gentil”, sin cantos ni silbidos, cuyos picos son un tímido “François président” coreado cada tanto y un abucheo “pour la forme” cuando se alude a Sarkozy, pero ni siquiera una silbatina. Al presidente, al que uno sabe que un mejor orador podría destrozar nada más que desglosando el balance de cinco años con un millón más de desempleados, de déficit exterior récord, de desintegración social. Uno espera cañonazos y escucha un rifle de aire comprimido, y por eso Mélenchon reúne a tanta izquierda que no se tragó que Hollande enterrara la dicotomía del socialismo francés, ese que agrupaba al socialismo duro que flirteaba con el PC y a la socialdemocracia europea dispuesta a negociar demasiado con los mercados, para elegir la socialdemocracia. Y por eso en 2012, la música que mece los corazones del PSF es de ascensor, de “izquierda moderna”. Blair al menos tuvo a Oasis y a Blur. But this is France.

Tienen a Sarkozy en el piso, aplastado por todas las encuestas, y en vez de darle el tiro de gracia con munición gruesa, se lo quedan mirando. Y el que vivió estos cinco años como una película de terror, que por fin en la escena final el bueno tiene al villano a su merced, no puede creer que el blando de sombrero blanco no lo remate, y todos temen que el malo agonizante, en un último gesto desesperado, cuando ya todos suspiran de alivio, agarre un revólver olvidado y dispare contra el salvador que se ha confiado demasiado. Porque Sarkozy no se va a ir así nomás. Se le están agotando las balas. Jugó al cowboy con las masacres de Toulouse y Montauban; probó apelando al miedo a los inmigrantes, a los próximos impuestos socialistas, a las divisiones de izquierda y usando su prensa como altavoz, pero no está funcionando. Necesita los votos, todos los votos de la extrema derecha, y los va a ir a buscar, uno por uno. Pero el impasible Hollande sigue en el escenario como si nada. ¿Cree que haciendo la plancha gana? Apenas se anima a forzar la voz agachándose, pero no sabe hacer de malo, rápidamente se queda ronco y suena falso. Dicen que es un gran ironista. Es hora de demostrarlo; frente a la fiera desatada que tiene en frente puede surtir efecto, pero ojo con el zarpazo de ahogado.

El acto termina puntual y la multitud se dispersa ordenada, como un rebaño que repite el paseo diario, sin necesidad de que el pastor les pegue un grito. La policía parece un elemento decorativo, folclórico. Es una mansedumbre desconcertante que provoca admiración, si es que es la manifestación de una calma determinación, o preocupante, si en un lustro no han aprendido a conocer a su enemigo.


viernes, 13 de abril de 2012

François Hollande presidente inch’Allah!

En su búsqueda por evitar la abstención, François Hollande realizó el pasado fin de semana una visita de dos días en varios suburbios parisinos. Los populares y multiétnicos barrios de Creil, Ulis, Clichy-sous-Bois, Aubervilliers y Aulnay-sous-Bois (escenarios de las violentas revueltas de 2005) dejaron por un momento de lado el olvido mediático que padecen al recibir a Hollande y su parafernalia de campaña.
‘48H con FH’ fue realizado por el colectivo de artistas 2H12CREW con una estética “a la estadounidense” y cierta caricaturización de los jóvenes de ‘cité’. Publicado el 10 de abril, el clip ya superó las 84.000 vistas y se convirtió en uno de los más populares de estos últimos días junto a la entrevista al candidato franco argentino Jacques Cheminade realizada por este blog. Sin embargo, el video podría llegar a causar problemas a sus productores por la utilización sin permiso de ‘Nigga’s in Paris’, una canción de los raperos Jay-Z y Kanye West.
Criticado por su falta de propuestas para mejorar la situación de los suburbios, ahora el candidato socialista cuenta con un invalorable aporte para disimular esa carencia y seducir a los jóvenes. Hollande, que realizó un estricto régimen para adelgazar, parece haber comprendido que en una campaña los gestos y la imagen tienen más peso que las ideas. En otras palabras, política espectáculo en estado puro.

jueves, 12 de abril de 2012

Exclusivo: el candidato presidencial Jacques Cheminade habla con Francia Vota

Es uno delos diez aspirantes oficiales a suceder al presidente Nicolas Sarkozy. Ni élcree que pueda superar el 2% de los votos, pero tiene una gran virtud: hablaespañol, después de haber crecido en Buenos Aires. En esta entrevista exclusivacon nuestro blog, cuenta por qué la campaña es aburrida, cuál es su presidentelatinoamericano favorito y nos habla de la crisis española (y los Indignados), espantapájaros en estacontienda por la presidencia.


Entrevista: Aida Palau. Imágenes: Paula Estañol.

miércoles, 11 de abril de 2012

Sarkozy se dopa con sustancias prohibidas y Mitterrand se suicidó


Dos periodistas franceses acaban de publicar el libro “Le dernier tabou. Révélations sur la santé des présidents” (El último tabú. Revelaciones sobre la salud de los presidentes) en el que afirman que Sarkozy toma varias sustancias para aguantar, entre ellas la “hormona de la juventud”, que figura en la lista de productos prohibidos por el Código Mundial antidopaje. Esto explicaría según los autores, Denis Demonpion et Laurent Léger, “sus cambios de humor y de actitud repentinos y sus tics”.

François Mitterrand escondió durante años el cáncer que padecía, cuando salió a la luz a mitades de su segundo mandato provocó un verdadero shock entre los franceses. Como el que acaba de provocar la publicación de nuevas revelaciones en este libro que promete y mucho. Según Demonpion y Léger, Miterrand recurrió en enero de 1996 a una inyección intravenosa para “acortar su calvario”, tras 14 años de enfermedad.

Desde el caso de Mitterrand, los presidentes han prometido una y otra vez una transparencia total sobre sus enfermedades, pero lo cierto es que el estado de salud de los mandatarios se cierra bajo llave y queda entre las paredes del Palacio del Elíseo. Nicolas Sarkozy no es ninguna excepción a pesar de que prometió publicar dos veces por año un boletín sobre su salud. En cinco años, nada. Y todo parece indicar que si fuera ciclista, habría dado positivo.

Todos los presidentes, más o menos, han recurrido a “medicamentos calmantes o energizantes” que la gente de a pie no puede comprarse en el mercado legal. Una de las muchas ventajas de ser presidente.

Demonpion y Léger aseguran que Sarkozy se dopa con medicamentos que no tienen el sello de la AMM, el organismo que autoriza su comercialización. La fuente citada en el libro es una de esas “personas próximas al presidente”, tan recurrentes en este tipo de libros que destapan lo que algunos creían tener a buen recaudo. “Al presidente se le dan medicamentos que no tienen la AMM pero que le “remettent d'aplomb”, algo así como un revulsivo renovador, afirma la fuente.

Y ahí es donde empieza a formularse la pregunta. ¿Qué clase de sustancias? Los autores hablan de la hormona antiedad, que es muy estimulante que está prohibida en Francia pero no en Estados Unidos. También evocan el EPO, la hormona que estimula la producción de glóbulos rojos y aumenta el volumen de oxígeno en la sangre, muy de moda entre los ciclistas hace unos años. Siguen, esteroides, corticoides o incluso la hormona de la juventud.

El libro saca a colación las dos recaídas que ha tenido Sarkozy durante su mandato. La segunda, que ya era conocida, fue en la residencia de descanso de fin de semana La Lanterne en Versalles, cerca de París, en 2009. Sarkozy, siempre a mil, salía a hacer su jogging, cuando se desplomó. Su otro problemilla de salud fue en 2007 y hasta ahora no se sabía. Fue hospitalizado por un flemón, en el hospital Val de Grace, una hospitalización que se hizo con gran disimulo.

Para los autores, no hay duda, si Sarkozy tiene cambios de humor repentinos, actitudes chocantes y agresivas, tics en los hombros y en el cuello, no busquen más, Sarkozy se dopa. “Un día tiene muchos tics, y al día siguiente han desaparecido”, se asombra Demonpion.

Si entiende francés, no se pierda una parte de la entrevista de Demonpion este mañana en Europe 1.


EXTRAIT - Sarkozy prend des médicaments... par Europe1fr

Jean-Luc Mélenchon, no conozco tu programa pero me gusta tu flow

El candidato del izquierdista Front de Gauche, Jean -Luc Mélenchon, es el más cool de los presidenciables. Aparte de haberse apropiado del "Que se vayan todos" argentino, tiene groupies que así le declaran su amor:

lunes, 9 de abril de 2012

Tiempo de promesas


Se sabe, en Francia nada queda librado al azar, casi todo esta reglamentado y celosamente vigilado. Y lo que no, pronto lo estará. Es por eso que la elección presidencial no podía quedar exenta a la meticulosa rigurosidad gala. Desde hoy y hasta la medianoche del 21 de abril, se desarrollará la campaña oficial. La recta final para la docena de aspirantes a dirigir una quinta potencia en declive.
La igualdad de palabra dará comienzo a un incesante desfile por canales de televisión y radios. A muchos franceses le servirá para ponerle rostro a una docena de candidatos invisibles.
En televisión, cada candidato dispondrá de 43 minutos para difundir sus catódicos anuncios. Pero, hecha la ley, hecha la trampa, afirma un viejo axioma jurídico que se aplica al proceso electoral francés. La mentada igualdad que busca imponer la Corte Electoral quedará sepultada por las prioridades que otorgan los medios a los candidatos. No es lo mismo un spot a la madrugada que ser invitado al informativo de las 20h.
Asimismo, las cadenas informativas pasan a diario extractos de los discursos de los candidatos sobre los cuales no existe reglamentación alguna. Así, Sarkozy y Hollande se benefician de largas retrasmisiones, mientras que los actos de los pequeños partidos no gozan de espacio y son, a menudo, caricaturizados en los canales privados de información. Otra forma de vulnerar las reglas, se encuentra en los diarios y sitios de internet, medios que no cuentan con una normativa específica para respetar la igualdad de tiempo de palabra.
La Corte Electoral autoriza la pegatina de afiches en los paneles ubicados en escuelas y Alcaldías, únicos lugares permitidos para publicitar las bondades de los aspirantes. Una lastima, porque –a priori- ya no deberían verse los anárquicos (y artísticos) collages que hasta el momento decoraban los muros.
En dichos paneles, cada candidato tiene derecho a colocar dos afiches y como todo esta celosamente estipulado, hay medidas máximas y mínimas y colores que no pueden ser utilizados. Los afiches con fondo blanco serán reservados para la administración electoral y -para desazón de los partidos nacionalistas- los colores ‘bleu-blanc-rouge’ no podrán ir juntos, salvo si se trata del logo de los partidos.
Ante tanta prolijidad y control, un grupo de grafistas decidió apropiarse de las frases de campaña de los candidatos y realizar una exposición.
La foto que ilustran este post forman parte de la exposición colectiva y reúnen los afiches de los antagónicos extremos, el Frente Nacional (extrema derecha) y el Frente de Izquierda (extrema izquierda). Los partidos de Marine Le Pen, quien heredo de su padre el gusto por la xenofobia y los derrapes, y el ascendente Jean-Luc Mélenchon, un francmasón y ex socialista que seduce no solo a los comunistas,. Ambos pelean encarnizadamente por el tercer lugar, según claman las encuestas.
“12 candidatos, 12 afiches, 12 grafistas” puede visitarse hasta el 22 de abril en el bar y espacio cultural Point Ephémère, en el distrito 19 de la capital francesa.

sábado, 7 de abril de 2012

¿Por quién votan las celebrities?


Dépardieu junto a unos fans. Fuente: Wikipedia

Los ricos y famosos también votan. Así como sirven para vender perfumes, dietas milagrosas o portales de póker en línea, las celebrities locales  -“stars”, en la lengua vernácula- también venden candidatos. Después de haber estado en tapas de los diarios por mear en el pasillo de un avión de línea, Gérard Dépardieu reapareció en público el 11 de marzo en el acto de Villepinte para hablar de lo fantástico que es Sarkozy. Al parecer tenía muchos argumentos para apoyar -con un peso que ya supera holgadamente el de Obelix- la reelección del mandatario. Según el único medio de investigación francés, Le Canard Enchaîné, el actor que más entradas vendió para el cine francés en la historia tuvo algún problemita financiero solucionado por el Elíseo. “Habría perdido mucho dinero si no me hubiese ayudado con ese problema (…) Haré todo lo que me pida”, dijo el convencido militante sarkozista, de acuerdo con el Canard.
Sarko sigue contando además con otros franceses muy famosos -fronteras adentro, of course-, como el relator deportivo que habla inglés (sí, aquí eso es importante) Thierry Roland o el músico llorón Enrico Macias. Se espera en breve que se manifiesten Christian Clavier (Astérix-ya tiene al gordo), Jean Reno (¿también tuvo problemas con el fisco?) y Mireille Mathieu, cantante muy famosa en Japón y entre los sordos. Otro peso pesado de la militancia de derecha es Jean-Marie Bigard, un “humorista”, que vendría a ser el Jorge Corona francés. Sin embargo, en este último caso, el capocómico se lo está pensando, porque dice que desde que acompañó a Nicolas en 2007 su público le ha pasado factura y ya no lo invitan a ningún lado. Idem para el cantante de rai Faudel, que estaba cinco años atrás con Sarko para probar ante cámaras que se puede ser árabe y sarkozista. Ahora reconoce, amargo, que no lo llamaban por su talento musical. Hablando de falta de talento, Johnny Hallyday -¿cómo David Lynch no hizo aún una peli con él?- extrañamente tampoco sale demasiado en la tele hablando de su fantástico amigo Sarko.
En cuanto a Hollande, tiene detrás a todos los biempensantes de siempre, la izquierda divina que defiende a los oprimidos del mundo, que conoce esencialmente a través de la tele, ya que comen, viven, duermen, vacacionan, se desintoxican y votan en los mismos barrios, balnearios y estaciones de esquí que los anteriormente citados. Según el semanario Le Point, son el ex tenista y músico (¿?) Yannick Noah (¿no se había domiciliado en EE.UU. para evadir impuestos?), Benjamin ‘se la puse a Carla’ Biolay, Gérard Darmon (no sé quién es), Christian Lacroix (el modisto) o Mazarine Pingeot, la hija antaño oculta y hoy robacámara de otro François, Mitterrand. Todo esto ya lo tenía la Ségolène, la ex de François, y no le sirvió de mucho. Aparte hay que sumar el reciente sincericidio en Paris-Match de quien fuera la novia de Francia, Françoise Hardy, que afirma que si gana Hollande se queda en la calle porque ya paga demasiados Impuestos a la Fortuna, un gravamen para ricos. Aunque parece que según la revista amarillista VSD los socialistas tienen un as en la manga: el recientemente oscarizado Jean “The Artist” Dujardin estaría dispuesto a sacarse una foto con François “Flancito” Hollande. En fin, lamentablemente, veremos. 

jueves, 5 de abril de 2012

El 'flaco' Hollande le hace una doble nelson a Sarko I°

Foto: Mauricio Latorre

¿Quién dijo que la campaña electoral francesa es aburrida? Aquí van unos afiches que anuncian el combate entre candidatos como si fuera un espectáculo de lucha libre mexicana. La imagen fue tomada en la rue Ballard del distrito XV de París, a pocos pasos del búnker del presidente saliente Nicolas Sarkozy.

El duelo


Quizás, algún pasante canalizó su desprecio rasgando el rostro de Nicolas Sarkozy. Seguramente, sin sospechar que François Hollande emergería, con una mirada amenazante y un dejo de estrabismo. O quizás, alguien busco deliberadamente piratear una vez mas la Francia Fuerte sarkozista. O quien sabe. En todo caso, la imagen sirve como preámbulo al duelo por la presidencia que durante este mes sostendrán los dos candidatos que polarizan el electorado francés.

miércoles, 4 de abril de 2012

NKM: la voz gótica de Nicolas Sarkozy


Doble página en la revista Paris-Match. Cuanto tiene tiempo, toca el arpa o lee libracos forrados con cuero en un bosque lleno de elfos.

En más de un sentido, Sarkozy, como lo fue Carlos Menem, es un transgresor. Fue el primer presidente anti intelectual de Francia. El único al que no le interesa el “esprit” francés, el único en haber preferido ser reconocido como jefe que como escritor, o al menos dejar una huella que trascienda la figura del funcionario. En la historia reciente, Pompidou dejó Beaubourg; Mitterrand, la Biblioteca Nacional de Francia; Chirac, el Museo del Quai Branly. ¿Cuál será el legado personal de Sarkozy en la cultura? ¿Los nuevos locales de Louis Vouiton? Probablemente a él no le importe, y probablemente tenga razón. No se espera del presidente que sea culto o tenga una vena artística. Otra cuestión es que Sarkozy desconfía epidérmicamente de los intelectuales, y eso ya es un poco más problemático. Prefiere apostar por su instinto del animal político, lo que sin duda es. Lo que a mi entender es el principal defecto de Hollande, que mira con envidia el carisma de Mélenchon.
Fuente: Arnaud Perrin/Wikipedia.
Sarkozy no se anda con vueltas, no hace bellos discursos sobre la igualdad o la diversidad, por ejemplo. Simplemente sin decir agua va nombra a una árabe al frente del ministerio de Justicia (Rachida Dati), a una negra al frente de la secretaría de Deportes (la princesita Rama Yade) o le da el plan para renovar los barrios marginales a otra árabe feminista del mundo asociativo más bien de izquierda (que en su vida vio un peine, Fadela Amara). Que en los primeros dos casos no estuvieran capacitadas para el cargo no pareció un problema; el pragmatismo y la necesidad de los símbolos vistosos (el voluntarista Sarkozy piensa que decir es sinónimo de hacer, o peor, de haber hecho) prevalecieron. Estos nombramientos, muy affirmative action, habrían hecho de él un izquierdista en Estados Unidos, acá, y con razón, el caso de un hombre que intenta tapar el sol con el dedo.
En cualquier caso, los símbolos en Sarkozy tienen cuerpo de mujer. Para el presidente de la imagen, organizar el poder es un gran casting televisivo. Hasta la impresentable de Nadine Morano, cruza de pitbull y caniche, está ahí a ocupar un espacio, el de la Francia obrera y blanca (o White trash) de la banlieue que hace rato abandonó, o mejor dicho fue abandonada por, la izquierda de salón.
Todo esto, para presentar a la portavoz de la campaña de Sarkozy, la evanescente Nathalie Kosciusko-Morizet o NKM, como la llaman en este país donde todo lo que importa se escribe con siglas. Con su piel inmaculada, su voluptuosa cabellera anaranjada, sus labios gruesos y sus ojos grandes y lánguidos, parece una mujer salida de un cuadro cuatrocentista pintado por Boticelli. Tiene una allure aristocrática agravada por sus estudios en la prestigiosa Escuela Politécnica, una de las incubadoras de la élite, que le dan un complejo de superioridad que irrita a sus pares derechistas. Pero es probable que sea esta marca de clase la que permite que la traten como a uno de los suyos. Porque en el campo ideológico, parece estar más cerca del campo enemigo, o, como dice el diario Libération, NKM es “bobo-compatible”.
La identidad nacional, la oposición al casamiento gay o el no al voto de los inmigrantes no forman parte de sus temas predilectos; lo suyo es la ecología -organizó como ministra el Grenelle del Medio Ambiente para la gilada-  y las nuevas tecnologías. Tiene 143.398 seguidores en Twitter, lo que hace de ella la política con más followers de Francia. Es nieta de un resistente y autora del libro Le Front Antinational, donde explica por qué la derecha republicana no debe aliarse jamás electoralmente con el partido de Marine Le Pen. Así que aunque no guste por sus ideas en su propio campo, es la encargada de suavizar las bravuconadas de su jefe. Lo que se dice, la encargada de dar la cara, que para eso la tiene tan góticamente bonita.

martes, 3 de abril de 2012

El programa político de la UMP, disfrazado de spot publicitario

Que existen institutos especialistas en crear opinión que avalan, justifican, promocionan y crean los programas de los partidos políticos no es ninguna novedad pero que se haga de forma tan evidente, es cuando menos descarado, sobretodo cuando se cuenta al segundo el tiempo de palabra de cada candidato a las elecciones presidenciales en plena campaña.

Es por eso que el CSA, el organismo que se encarga en Francia de vigilar los contenidos audiovisuales ha abierto una investigación sobre una campaña de publicidad del Instituto Montaigne, un think tank abiertamente liberal y muy próximo a la patronal francesa y por ende al partido goberannte conservador liberal UMP, que se difunde en la cadena de información continua BFM TV hasta nueve veces al día.

Las similitudes son gigantescas entre la campaña de publicidad del Instituto Montaigne y las propuestas de Nicolas Sarkozy: flexibilizar los contratos laborales o reducir las cotizaciones patronales. ¿Les suena? Para los que entiendan francés no se pierdan el video de Le Nouvel Observateur.
De la publicité politique à la télévision ? par LeNouvelObservateur

lunes, 2 de abril de 2012

Tu sexualidad revela tu orientación política

Cuna de personajes políticos tan emblemáticamente cachondos como Henri IV, Felix Faure, Dominique Strauss-Kahn o Cindy Lee, los franceses tienen en la cima del podio de sus pasiones, al sexo y la política. Esas pasiones fueron reunidas por la revista pornográfica Hot Vidéo en una particular encuesta, publicada el viernes pasado y que solo tuvo en cuenta la opinión de heterosexuales.
En medio de una insípida campaña, el estudio le pone un poco de pimienta con su temeraria conclusión: la orientación política determina la vida sexual.
Tras consultar a poco mas de 1400 personas, la encuestadora Ifop (una de las que mejor mide al diminuto Sarkozy) afirma que según como forniquemos somos trotskistas o ecologistas, de centro, derecha o un poco mas de derecha.
Al parecer, los electores de derecha moderada son más propensos a permanecer mucho tiempo en pareja, tienen una vida sexual estable si se los juzga por la cantidad de parejas en sus vidas: siete contra nueve entre los de izquierda y 10 para la extrema derecha. Justamente, los votantes del Frente Nacional pese a su supuesta prolífica sexualidad son los que mas insatisfechos junto a los de extrema izquierda y los abstencionistas.
Los mas libertinos son los simpatizantes del Frente de Izquierda, dado que el 9% (el doble que los otros) experimento el intercambio de parejas. En su análisis, Ifop estima que el ‘echangisme’ entre los 'rojos' se debe a que “los principios sobre la posesión y propiedad de bienes de los partidos de extrema izquierda, algo que podría favorecer el intercambio de parejas”.
Entre cifras sobre frecuencia, sodomía y otras preferencias, el sondeo revela que las chicas de extrema izquierda son las más infieles (35%) pero más propensas a realizar felaciones (92%) que las mujeres de derecha (69%).
Esta es la primera vez que se realiza una encuesta de este tipo en Francia, un país donde existen sitios de internet para encuentros entre personas de derecha o izquierda. En todo caso, una vez estudiados estos datos, estimado lector, ya sabe a que actos dirigirse si pretende salir de levante durante una campaña electoral.