We’re back.

Cinco años más viejos, volvemos a asomarnos a una nueva campaña electoral Made in France. Como Batman y Robin, sumamos a Batichica y ahora somos tres. Las geniales opiniones expresadas en este blog sólo representan el punto de vista de sus autores.

martes, 24 de abril de 2007

Las yeguas de la UMP

Domingo 22 de abril, Salle Gaveau, el teatro alquilado por el partido de Nicolas Sarkozy para recibir los resultados electorales de la primera vuelta. Mucho Ralph Laurent, mucho Ray Ban, mucho Gucci, mucho Chanel, mucho Rolex: un anfiteatro convertido en Free Shop. La industria quirúrgica y los laboratorios Allergan, con su producto estrella Botox, también muy bien representados. Es además, sin dudas, la mayor concentración de blancos adinerados por metro cuadrado de Francia, incluso teniendo en cuenta que estamos en pleno octavo distrito de París, a dos pasos de los Campos Elíseos.
La homogeneidad cromática, social e ideológica es llamativa, teniendo en cuenta que se trata de la avanzada del partido más votado de una nación multicolor, con violentos contrastes sociales y culturales. De algún modo, esta versión de la burguesía gala ha convencido al resto de los franceses, más pobres, más oscuros, más expuestos a los últimos avatares del capitalismo que ellos manejan, que son los más beneficiados del sistema quienes deben conducir el destino del país.
La desconcertante uniformidad de las tropas conservadoras sólo se explica por la eficiencia del modelo de reproducción social, garantizado por las yeguas de la UMP.
La yegua de la UMP no existe hasta los 18 años, por lo menos no goza de una existencia visible. Durante sus primeros años, la yegua de la UMP es moldeada en secreto, física, moral y culturalmente. Colegio privado, clases de equitación, fines de semana en la casona familiar de provincia, esquí en Courchevel o escapadas a Deauville van enderezando al animalito. La madre, modelo de intransigencia con los inferiores en la escala social y de docilidad con el padre, también fue domada y orienta a la niña en sus primeros pasos en sociedad. Una vez que abandona la ortodoncia y estrena tacos, la yegua puede entrar en la arena.
La operación de nariz es tolerada, los tatuajes también, siempre y cuando puedan disimularse, y hacerse las gomas, desde hace algunos años, es moneda corriente, pero la consigna es, ante todo, que no se note. La belleza tiene que parecer nata, y no adquirida. En ellas, la fealdad es una falta ética.
La vulgaridad es el peor de los pecados de la aspirante a yegua de la UMP, y la trasgresión significa conformarse sólo con los peldaños inferiores de la estructura. Las mejores pueden aspirar a anexar un castillo y una partícula nobiliaria.
Otro de los riesgos en la apariencia es un exceso de austeridad, su víctima podría parecer una catolicona de provincia, una electora de la UDF. El look bohemio es excepcionalmente tolerado, si es con ropa de marca, para borrar cualquier confusión eventual de pertenencia social.
La yegua de la UMP puede tener dudas en cuanto a qué ponerse, qué decir y, en caso de accidente, hasta qué pensar; por suerte, siempre a mano, la Biblia, es decir la revista Madame Figaro, que la llevará por el buen camino. Y si se extravía, la mano abierta del marido estará siempre para traerla a la senda correcta.
Son las 18.20 en el teatro Gaveau. Los reflectores de las televisiones de todo el mundo calientan la sala y la yegua del UMP suda Kenzo. Le echa un vistazo al Bulgary y decide que es hora de llamar a Suiza. De su bolsito Louis Vuiton extrae su Motorola y llama. Del otro lado, el consejero financiero que guarda sus depósitos para evadir impuestos en Francia. Escucha aliviada que sí, que ya circulan los resultados, divulgados dos horas antes por los medios helvéticos. El hombre le repite que tranquila, que Francia votó bien y Sarkozy lleva varias cabezas de ventaja. Luego, ella le comenta que qué bueno que Cécilia S. se dejó ver con su marido mientras votaban en su comuna, Neuilly, obviamente la más rica del país. Por suerte, frente a cámaras, Céci, con su rostro radiante y sus dos hijas -ya dieron sus primeros pasos en sociedad(ampliar la foto)- echó por tierra los asquerosos rumores de que había sido golpeada. Están de acuerdo, Céci es una buena yegua, ¿y sus chicas no son un amor?
Foto: sitio oficial UMP.

5 comentarios:

Fred dijo...

Bravo! On s'y croirait...
Quelle plume!

Alex dijo...

Continua con tu blog, hay tantos franchutes por ahi hablando mal de la Argentina en sus blogs, que un poco de realidad politica no viene mal...

Javier dijo...

Jajaja. Genial!

Anónimo dijo...

Jaja sí, ¡muy bueno che! Pero por qué no proponer un retrato en díptico?! Habría que describir también a las juventudes segolenistas, pues ellas también merecen comentarios ¿no? ;)
Propuestas de artículo:
« Las juventudes segolenistas (hábitat, características & costumbres)
« Las juventudes segolenistas ante el segoporífico discurso de la Royal, después del primer turno »
Bravo pour ce blog et bonne continuation

next09 dijo...

Muy bueno.