We’re back.

Cinco años más viejos, volvemos a asomarnos a una nueva campaña electoral Made in France. Como Batman y Robin, sumamos a Batichica y ahora somos tres. Las geniales opiniones expresadas en este blog sólo representan el punto de vista de sus autores.

lunes, 30 de abril de 2007

Lost in translation


El 23 de abril pasado, un día después de la primera vuelta de las elecciones francesas, la cadena France 2 difundió el discurso del candidato de la UMP, Nicolas Sarkozy, en el que éste llamaba a los franceses a “unirse en torno a mí”. El problema es que el traductor de France 2 para los medios anglosajones subtituló la declaración como que Sarkozy llamaba a “unirse en torno a mi ego sobredimensionado”. La frase fue retomada tal cual por varios canales de Estados Unidos.

Hoy, el director general de France 2 anunció que el intérprete sería despedido, al tiempo que aclaró que el traductor estaba simplemente haciendo una broma con sus compañeros y un misterioso “problema informático” terminó mandando el subtítulo a Norteamérica. Sí, claro.

Sarko en Bercy

A una semana de la segunda vuelta el favorito Nicolas Sarkozy realizó en Paris su acto más importante llamando a los franceses de "centro y los extremos" a apoyarlo para "derrotar de una vez por todas a la herencia de mayo del 68'", que entre otros tantos males "introdujo la ironía" y "destruyo moralmente la política". "El culto al dinero reina, la ganancia a corto plazo y la especulación fueron llevadas por esta izquierda portando los valores de mayo del 68'", criticó Sarkozy, utilizando argumentos que habitualmente recaen en la derecha. La alusión a la mítica revuelta estudiantil ocurrió en presencia de dos de sus más reconocidos "herederos", hoy ya arrepentidos, los filósofos André Glucksmann y Alain Finkielkraut, el primero inclusive arengo con un discurso considerando al ex Ministro del Interior "el candidato de los Derechos Humanos". Curiosa afirmación de Glucksmann, porque este fin de semana la respetada Liga de los Derechos Humanos (creada a fines del siglo XIX tras el 'affaire Dreyfus') tomó partido y llamó a votar por Ségolène Royal.
La uniformidad ideológica de la derecha fue consecuente con la importancia del acto y por eso no sorprendió que la tribuna oficial luciera repleta de ministros y ex ministros de los años Chirac, encargados de fomentar la renovación que Sarkozy pretende encarnar. La presencia de decenas de estrellas del deporte y el espectáculo, hombres de negocios y representantes de medios de comunicación le otorgaron al meeting de Sarko un color VIP, que lejos estuvo de reflejar a la multicultural Francia y sus fuertes contrastes sociales y culturales. No vamos a ahondar en una descripción detallada acerca de la homogéneidad de la tribu UMP, eso ya lo describió maravillosamente Alejo en las yeguas de la UMP.

domingo, 29 de abril de 2007

Royal consigue un apoyo clave

El diario conservador francés Le Figaro informa esta mañana que el movimiento de resistencia iraní Mujaidines del Pueblo, refugiado en Irak, llamó este sábado a sus simpatizantes franceses a votar en la segunda vuelta por la candidata socialista Ségolène Royal durante una manifestación en el norte de Bagdad.
Foto: Sitio oficial de la campaña de Ségolène Royal.

sábado, 28 de abril de 2007

Encuentro Royal-Bayrou (¿para ésto me llamaste?)

Esta mañana, la candidata socialista Ségolène Royal debatió con el autodenominado centrista François Bayrou. El encuentro había sido anunciado primero frente a la prensa regional, que desistió sin dar explicaciones. Luego, fue anunciado frente a las cámaras de la cadena l I-Télé, filial de Canal+, pero éstos dieron marcha atrás aduciendo el desacuerdo del CSA, el organismo que regula la neutralidad política en los medios audiovisuales y cuyo directorio fue oportunamente nombrado hace poco por... el presidente de la República. Centristas y socialistas denunciaron presiones de Sarkozy, quien desmintió y utilizó la retórica futbolística para decir que la final no se jugaba con el que quedaba tercero. En todo caso, el diálogo, como prefirió llamarlo Ségolène, ocurrió en BFM, un canal de noticias del cable y retransmitido por radio.
Para la socialista se trataba de mostrar hasta qué punto habían coincidencias con Bayrou, y así captar el voto centrista. Para el otro de robar cámara, ya que estaba descalificado para la segunda vuelta, sin apoyar a la otra, mientras sus legisladores huyen como ratas de un barco que se hunde para transar en las próximas legislativas con la UMP de Sarko.
A fin de cuentas, Ségolène, que era la que más arriesgaba, no salió tan mal parada (en pocas palabras no pareció dispuesta a ponerse en cuatro para seducir al codiciado voto UDF) y pudo mostrar hasta qué punto su propuesta era abierta, europeísta y moderna, sin vender las banderas de su formación, sobre todo en el tema de respaldar la semana laboral de 35 horas y su programa económico. Esto último fue lo que más atacó Bayrou, que se deleitaba dando su opinión sobre lo que iba a hacer del país, como si olvidara por momentos que iba a tener que esperar hasta el 2012 para aspirar nuevamente a la presidencia (él está absolutamente convencido de que ganará en ese entonces).
En todo caso, al final Ségolène tuvo que tragarse, después de hora y media de un debate cordial, que Bayrou dijera que todavía no sabía por quién iba a votar, y eso que pocos días antes había hablado de Sarkozy como de una “amenaza” y no dudado en compararlo con Berlusconi. Dicho sea de paso, el candidato UMP recibió pocos, para no decir ningún palo. Vamos a ver qué dice mañana en el estadio de Bercy, donde toca unos días antes que Bob Dylan.
Al que le interese y maneje la lengua de Jacques Cousteau, acá abajo puede escuchar la opinión de Isabelle Mandraud, periodista de Le Monde, analizando la reunión entre Ségo y Bye bye rou.

¡Envíen sus fotos! (de las elecciones)


Desde hoy, a ocho días de la segunda vuelta de las elecciones, contamos en nuestro margen derecho con una galería de fotos de la campaña presidencial. La idea era poner la imágenes antes, pero nuestra flagrante falta de pericia tecnológica (y tiempo) retrazó su puesta en marcha. Bueno, ahora está ahí y abierta a todas las fotos que nuestros fieles lectores quieran enviarnos. Eso sí, tienen que tener que ver con la campaña electoral y ser de su autoría. Nosotros nos reservamos el derecho de admisión y publicación. Los retratos de ex novias, casamientos, mascotas y triple X serán automáticamente destruidas, o revendidas en el mercado negro, según. En fin, este espacio es sobre todo para quienes vivan en Francia (al día de hoy el 48% de Uds) y encuentren por las calles de su barrio algo que ilustre la campaña. Si el tipo que hoy nos visitó desde Teherán tiene algo que mandar, también es bienvenido, así como nuestro asiduo lectorado kabulí. Los demás, a falta de exotismo, estaría bueno que envíen algo que aunque más no sea esté remotamente relacionado con las elecciones frenchas. Pueden enviar sus fotos a franciavota@gmail.com Gracias.

viernes, 27 de abril de 2007

¿Puede perder?

Ya lo dijimos: en épocas electorales los semanarios franceses exprimen su imaginación al máximo. Las revistas políticas Le Point y L'Express de esta semana sorprenden por sus tapas donde la pregunta es la misma.
L'Express y Le Point se hacen eco de la mutación que está experimentando la campaña. Impera el TSS ('Tout Sauf Sarkozy'), el Todo Salvo Sarkozy, lema que marca esta segunda vuelta de las presidenciales, que día a día toman la forma de un referéndum contra el ex Ministro del Interior. El socialismo sabe que si no potencia lo miedos que genera Sarko no regresará al Eliseo y por eso pretende que esta segunda vuelta sea como la del 2002 donde el plebiscito fue contra Le Pen.
Nosotros también continuamos con Sarko porque nos otorga muchas más ideas que la aburrida Ségolène. Que piensan: ¿Sarkozy peut-il perdre? ¿Peut-il être battu? Podríamos agregar: ¿a pesar de sus innumerables carencias podrá Ségo?

jueves, 26 de abril de 2007

Que alguien le arrime un banquito

Para el próximo retrato oficial habrá que bajar la cámara de fotos.

Gracias Conchita.

Mélange de candidatos

Para jugar y divertirse mezclando los candidatos o travistiéndolos: http://www.zanorg.com/prodperso/president.swf

merci lucie

Afganistán es de centro

A François Bayrou aún le dura la alegría por su brillante elección en la primera vuelta, por eso disfruta el sentirse codiciado, pero también las caricias al ego que recibe y las ofertas ministeriales que llegan desde las filas sarkosistas y ségolenistas. Bayrou tiene otro motivo para festejar: Afganistán no es talibán, es centrista!!
Un lector de Kabul nos envió los resultados oficiales de Afganistán, donde el centrista obtuvo un cerrado triunfo sobre Royal. En Afganistán reside una nutrida colonia de franchutes, que trabajan en ONGs pero fundamentalmente mucho egresado de l’Ecole de Commerce que lucra con la reconstrucción de un país destruido por las bombas de Occidente en su errante caza talibán. Eso sí: hubo dos ausentes, los dos integrantes de una ONG secuestrados este último mes por... los talibanes. Nuestro amigo kabulí El-Babar nos contó además que se está organizando una investigación para desenmascarar al único votante lepenista. El principal sospechoso: un encargado de seguridad.

Aclaramos que desconocemos si la falla en el porcentaje de Olivier Besancenot es un error de tipeo o la labor de algún infiltrado de la LCR que -inflador mediante- buscó igualar al joven de extrema izquierda con el inefable Sarkozy.
Ayer, Bayrou rompió su silencio pero lamentablemente no para anunciar que exportaría su modelo de centro diestro y cristiano a la apacible calma afgana, sino para otorgarle libertad a sus 6.8 millones de votantes, como si éstos fueran de su propiedad y no fruto del desencanto de los electores para con los partidos tradicionales. Además, y con el fin de continuar manteniendo cierto protagonismo, el candidato “antisistema” anunció su arriesgada decisión de disolver la Unión para la Democracia Francesa (UDF) para crear el Partido Demócrata, ya pensando en las legislativas de junio próximo.

Al descubrir el lanzamiento del Partido Demócrata es inevitable no preguntarse cómo abreviará el candidato a su formación, teniendo en cuenta que PD es la forma peyorativa de denominar a los homosexuales en la lengua de Molière. Pédé en francés es la contracción de pederasta, equivalente al ofensivo puto castellano.

martes, 24 de abril de 2007

Las yeguas de la UMP

Domingo 22 de abril, Salle Gaveau, el teatro alquilado por el partido de Nicolas Sarkozy para recibir los resultados electorales de la primera vuelta. Mucho Ralph Laurent, mucho Ray Ban, mucho Gucci, mucho Chanel, mucho Rolex: un anfiteatro convertido en Free Shop. La industria quirúrgica y los laboratorios Allergan, con su producto estrella Botox, también muy bien representados. Es además, sin dudas, la mayor concentración de blancos adinerados por metro cuadrado de Francia, incluso teniendo en cuenta que estamos en pleno octavo distrito de París, a dos pasos de los Campos Elíseos.
La homogeneidad cromática, social e ideológica es llamativa, teniendo en cuenta que se trata de la avanzada del partido más votado de una nación multicolor, con violentos contrastes sociales y culturales. De algún modo, esta versión de la burguesía gala ha convencido al resto de los franceses, más pobres, más oscuros, más expuestos a los últimos avatares del capitalismo que ellos manejan, que son los más beneficiados del sistema quienes deben conducir el destino del país.
La desconcertante uniformidad de las tropas conservadoras sólo se explica por la eficiencia del modelo de reproducción social, garantizado por las yeguas de la UMP.
La yegua de la UMP no existe hasta los 18 años, por lo menos no goza de una existencia visible. Durante sus primeros años, la yegua de la UMP es moldeada en secreto, física, moral y culturalmente. Colegio privado, clases de equitación, fines de semana en la casona familiar de provincia, esquí en Courchevel o escapadas a Deauville van enderezando al animalito. La madre, modelo de intransigencia con los inferiores en la escala social y de docilidad con el padre, también fue domada y orienta a la niña en sus primeros pasos en sociedad. Una vez que abandona la ortodoncia y estrena tacos, la yegua puede entrar en la arena.
La operación de nariz es tolerada, los tatuajes también, siempre y cuando puedan disimularse, y hacerse las gomas, desde hace algunos años, es moneda corriente, pero la consigna es, ante todo, que no se note. La belleza tiene que parecer nata, y no adquirida. En ellas, la fealdad es una falta ética.
La vulgaridad es el peor de los pecados de la aspirante a yegua de la UMP, y la trasgresión significa conformarse sólo con los peldaños inferiores de la estructura. Las mejores pueden aspirar a anexar un castillo y una partícula nobiliaria.
Otro de los riesgos en la apariencia es un exceso de austeridad, su víctima podría parecer una catolicona de provincia, una electora de la UDF. El look bohemio es excepcionalmente tolerado, si es con ropa de marca, para borrar cualquier confusión eventual de pertenencia social.
La yegua de la UMP puede tener dudas en cuanto a qué ponerse, qué decir y, en caso de accidente, hasta qué pensar; por suerte, siempre a mano, la Biblia, es decir la revista Madame Figaro, que la llevará por el buen camino. Y si se extravía, la mano abierta del marido estará siempre para traerla a la senda correcta.
Son las 18.20 en el teatro Gaveau. Los reflectores de las televisiones de todo el mundo calientan la sala y la yegua del UMP suda Kenzo. Le echa un vistazo al Bulgary y decide que es hora de llamar a Suiza. De su bolsito Louis Vuiton extrae su Motorola y llama. Del otro lado, el consejero financiero que guarda sus depósitos para evadir impuestos en Francia. Escucha aliviada que sí, que ya circulan los resultados, divulgados dos horas antes por los medios helvéticos. El hombre le repite que tranquila, que Francia votó bien y Sarkozy lleva varias cabezas de ventaja. Luego, ella le comenta que qué bueno que Cécilia S. se dejó ver con su marido mientras votaban en su comuna, Neuilly, obviamente la más rica del país. Por suerte, frente a cámaras, Céci, con su rostro radiante y sus dos hijas -ya dieron sus primeros pasos en sociedad(ampliar la foto)- echó por tierra los asquerosos rumores de que había sido golpeada. Están de acuerdo, Céci es una buena yegua, ¿y sus chicas no son un amor?
Foto: sitio oficial UMP.

El Hexágono bajo la lupa

Al ver los resultados de la primera vuelta el mapa hexagonal de Francia quedo pintado casi en su totalidad de azul UMP, solo en el suroeste y algunas zonas del noroeste bretón Royal logró imponerse y colorear la carta francesa con rojo socialista, el resto quedo en manos de Sarkozy, exceptuando la región sureña de Pirineos Atlánticos, donde en su 'terroir' Bayrou impuso el naranja UDF.
Algunas particularidades de este escrutinio, a saber: Sarkozy arrasó pero sin marcar grandes diferencias, la clave fue que en pocos lugares estuvo por debajo del 25%, para finalizar con una media nacional de 31,18%. En su residencial distrito al oeste de Paris (Neully-sur-Seine) logró una abultada diferencia: 72,6% contra el 13% de Bayrou y el 7,5% de Royal. Además, ganó por más de 16 puntos en Marsella y la Costa Azul, zona que hasta el 2002 fue un bastión del Frente Nacional. No hubo sorpresa entre los franceses radicados en el exterior, quienes como es habitual apoyaron a la derecha.
El socialismo se impuso en el oeste del francés, especialmente al sur del río Loire, donde Ségolène domino con amplitud. El PS también gano en varios de los suburbios más desfavorecidos de Paris, como en Seine-Saint-Denis, epicentro de las revueltas de noviembre del 2005. En la región que Ségo preside (Poitou-Charentes) 'solo' superó por 1 punto a Sarko. En los territorios franceses de ultramar Royal, quizás por haber nacido en Senegal y ser un pie negro, marcó el ritmo (41,5% contra 35,2%).
El ahora codiciado centrista Bayrou realizó un gran escrutinio a nivel nacional triplicando sus votos del 2002 pero solo se impuso en su región y termino segundo en Alsace (la frontera con Alemania) y en algunas ciudades bretonas. Fue en el norte y en regiones rurales donde Jean-Marie Le Pen obtuvo sus mejores resultados (media superior a 14%), sin embargo, lejos estuvo de alcanzar lo realizado en el 2002. Los medios franceses celebraron el retroceso de los extremos, especialmente de Le Pen pero también de la izquierda, como si Besancenot, Buffet, Voynet o Larguiller fueran igual al FN.

En Paris, se dividieron los barrios dependiendo el poder adquisitivo. Así, los barrios burgueses quedaron en manos de la UMP, mientras que los más populares y multiétnicos apoyaron en masa al PS. En mi barrio (20eme) Royal casi duplicó a Sarkozy (42,4% contra 23,2%), mientras que en el de Alejo (12eme) la socialista gano en un final cerrado por un cabeza (32,13% contra 32,05%).

Foto: Google Earth

lunes, 23 de abril de 2007

Aritmética cruel (se busca plan B)


Tras los resultados del domingo, los números no le dan a Ségolène Royal. Si la derecha suma un tercio de los autodenominados centristas de la UDF, capitaneada por François Bayrou, los restos del ultraderechista Front National y a algún despistado, ya está, Sarkozy es presidente. Los socialistas, con los votos de su izquierda no llegan a ninguna parte, y de la UDF, aliada tradicional de partido de Sarkozy y que necesita tejer alianzas para las próximas legislativas, poco se puede esperar. Así las cosas se busca un plan B. Uno de ellos consiste en exacerbar el odio que genera de por sí el candidato conservador. Este afiche participa de esta estrategia de demonización. El cartel retoma la foto de propaganda del líder de la UMP y convierte el eslogan de su partido (Juntos, todo es posible) en una amenaza. Entre el “Juntos” y el “todo es posible”, agregan: “Sin los pobres, sin los extranjeros, sin los que cobran el seguro de desempleo, sin la izquierda, sin la extrema izquierda, sin los comunistas, sin los contratos de duración indeterminada, sin los homosexuales, sin los trabajadores de espectáculo son un estatus particular, sin los seropositivos, sin los discapacitados, sin un ministerio de educación, de cultura, sin los periodistas independientes, sin los negros, sin los árabes, sin la familia Noah (por el tenista), sin los Thuram (por el futbolista) y sin el tipo que me robó mi mujer”

Un hombre y una mujer

Voila! Se cumplieron los augurios de las tendenciosas encuestadoras que tanto criticamos durante semanas, al final me pregunto con culpa porque seremos tan desconfiados si todo funciona a la perfección en este país ejemplar.
En dos semanas Nicolas Sarkozy (31,18%) y Ségolène Royal (25,70%) protagonizarán una lucha de géneros, por primera vez una pelea de sexos hacia la presidencia de la V Republica francesa.
La primera vuelta estuvo marcada por la enorme participación popular (que rozó el record histórico de 84,75%) y por la polarización del electorado que reedita el clásico de los clásicos entre derecha e izquierda. El enorme interés que despertó este comicio cargado de suspenso frenó la creciente abstención de los últimos años. Tercero quedo el centrista François Bayrou (18,58%), que triplicó sus votos con respecto a la elección del 2002. La ‘bonne nouvelle’ de la jornada: la caída del octogenario Jean-Marie Le Pen (78 años) da prácticamente por terminada con su carrera política. Le Pen finalizó cuarto con el 10,53% pero su caudal de votos se redujo considerablemente.
De cara a la segunda vuelta la posición de Sarko es inmejorable por su excelente elección, aunque ahora deberá captar como mínimo un tercio del voto de Bayrou para llegar al Eliseo. Se da por descontado que por afinidad y por el reciclaje de las ideas del Frente Nacional, los electores de Jean-Marie Le Pen escogerán a Sarkozy. En cambio, Royal la tendrá mucho más difícil. La socialista ya se aseguró el apoyo unánime de la izquierda pero eso no le bastará porque no superaría el 38/40% y por eso también debe seducir a los centristas. El problema de Ségo es el de la frazada angosta: cuando se tapa su costado derecho se descubre el izquierdo y viceversa. Por eso estas dos semanas deberá moverse con cuidado para en su afán por seducir a los centristas no espantar a la susceptible izquierda gala. En consecuencia, el árbitro de esta elección será Bayrou, quizás el gran ganador de la jornada al acumular nada menos que 6.6 millones de votos.
Entre los ‘petits’ partidos solo el prometedor Olivier Besancenot (LCR) salvo las papas pero no pudo superar el 5% (4,10%) que le da derecho a que el Estado le pague sus gastos de campaña. El gran fracaso anunciado: la peor elección en la historia para el tradicional Partido Comunista Francés (PCF) de Marie-George Buffet con un irrisorio 1,91%, resultado que condiciona el futuro de su formación. Otra decepción: los ecologistas Los Verdes de Dominique Voynet (1,57%), que también deberán replantearse su futuro. El resto, para que hablar si entre los otros cinco candidatos no superan los 8 puntos.
Desde ahora en más otra campaña comienza y cuyo plato fuerte será el 2 de mayo cuando debatan ante las cámaras de TF1. Las encuestas ya tiene un favorito y es cuando no Sarkozy, que superaría por entre un 2/4% a la socialista, pero todo puede pasar…

Un dato: en 1974 François Miterrand representando conjuntamente al socialismo y al comunismo sumo 43,24% en la primera vuelta frente a Valéry Giscard d’Estaing (32,60%) y cuando todos lo daban como ganador termino perdiendo la segunda vuelta por 400.000 votos (50,81% contra 49,19%).
Alors..¿Ella o él? ¿Usted a quien prefiere?

domingo, 22 de abril de 2007

Sarko & Ségo a la final

Acaba de finalizar la primera vuelta de una histórica elección en Francia y pese a que aún hay gente haciendo cola para sufragar ya están los nombres de los dos candidatos que pasan a la segunda vuelta. Se trata de Nicolas Sarkozy y Ségolène Royal, quienes el 6 de mayo irán por la presidencia reeditando el viejo duelo de derecha contra izquierda.
Según informó la cadena de televisión LCI en sus encuestas de boca de urna ambos candidatos polarizaron el voto. Sarkozy (UMP) obtendría el 30% y Royal (PS) 25,2%. Tercero sería François Bayrou (UDF) con 18,3% y cuarto Jean-Marie Le Pen (FN) 11,5%, quien retrocedió notablemente lo que a los 78 años marcaría el fin (al fin!) de su carrera política. Quinto termino el jovén candidato (33 años) de la Liga Comunista Revolucionaria (LCR) Olivier Besancenot con el 4,5%.
La pasión y el fuerte sentido de compromiso cívico que despertó esta elección entre los franceses podrían convertirla en la de más baja abstención en la historia. En menos de una hora habrá resultados oficiales.
Sin embargo, esto aun no termina. Quedan tres elecciones importantes en Francia en el próximo mes y medio. El 6 de mayo la segunda vuelta que definirá el Ejecutivo, mientras que el 10 y 17 de junio se realizaran elecciones legislativas que podrán o no condicionar la conformación del nuevo gobierno.

Bocón de urna

Aun faltan 40 minutos para que Francia deje de votar pero los rumores circulan a un ritmo frenético en las sedes de campaña de los partidos, en el ministerio del Interior y en todas las redacciones. Varios de esos rumores tiene forma de encuestas y son hojas que pasan de mano en mano provocando sonrisas o empalideciendo semblantes, pero la veda rige y la amenaza de severas multas para lo que no cumplan pesa y por eso nadie en Francia dice nada. Nosotros tampoco.
Sin embargo, el diario suizo Le Temps y medios anglosajones anticipan que las empresas de encuestadores rentabilizaran sus trabajos al máximo y que en 15 días se viene una pelea de genero...

Francia vota

Desde esta mañana y con una participación más alta que en las últimas elecciones, Francia vota para elegir los dos finalistas que en dos semanas en la segunda vuelta buscanrán convertirse en el sucesor de Jacques Chirac. Hace mucho calor, la ciudad esta alborotada, las calles atestadas de autos, personas y policías que van y vienen a un ritmo para nada dominguero. La gente se amontona en los bares, en los mercados y los parques. Discute, debate, cambia ideas sobre que pasará esta noche, si habrá sorpresas o no y sobre quien será el encargado de dirigir el destino de todos.

Por ahora la veda continua pero no es tan rígida como se podría imaginar. En Paris, durante la madrugada pudo verse a grupos de jóvenes pegando afiches clandestinamente para tapar los de sus rivales y tratar mediante ellos de convencer a los últimos indecisos, pero también para no 'clavarse' luego con los costosos carteles. Ya hemos dedicado varios post a los afiches políticos y a las paredes francesas, pero la foto que ilustra este texto bien amerita hablar nuevamente de ellos. Durante esta última semana un par de artistas parisinos salieron a caminar por las calles y pegar viejos afiches electorales de la época de Valéry Giscarg d'Estaing, François Miterrand y Jacques Chirac, entre otros, obligando a los pasantes a detenerse y mirar con atención esas caras familiares pero con rostros jóvenes y con aires retro. Si quiere saber que dice este afiche, tradúzcalo usted mismo, aunque es por demás elocuente.
En pocas horas (lo que falte en el contador del margen al momento que usted lea esto) se develará el misterio de quienes sobreviven, quienes siguen en carrera hacia el Eliseo.

sábado, 21 de abril de 2007

NUM3ERS

La cuenta regresiva que está en la barra lateral de la derecha es falsa. En realidad, al número que se va consumiendo ahí hay que restarle, por lo menos, unas dos horas. Los resultados no pueden, oficialmente, ser difundidos antes de las 20hs, cuando en Francia ya cerraron todas las oficinas de voto. Sin embargo, con los sondeos a boca de urna y con las primeras oficinas que cierran a las 18hs, las primeras proyecciones empiezan a circular a la tarde. Cuestión que a las seis en los comités de campaña todo el mundo conoce los resultados y los periodistas, que hablan en vivo por radio y televisión, se tienen que hacer los otarios so pena de cuantiosas multas por lo menos durante dos horas. Lo más ridículo es que los vecinos suizos y belgas, que no está sujetos a esta legislación obsoleta de 1977, ven por la tele los resultados que los propios franceses, principales protagonistas de la velada, desconocen. Así las cosas, hay blogers frenchos, cuyo sitios están albergados en servers galos, que amenazan con transgredir la ley electoral. El estado, por su parte, promete desplegar para la tarde del domingo a sus funcionarios nerds para cazar y multar a los impacientes. Quien encabeza el movimiento cybermilitante es un figurín mediático, un parásito del ruido que produce la sociedad del espectáculo, disfrazado ahora de paladín de la igualdad del acceso a la información. Jean-Marc Morandini, tal es su nombre, dijo que colgaría los resultados y sus lectores harían una vaquita para pagar la multa. En cuanto a lo que haremos en este blog, todavía no lo hemos decidido.

Ultimas encuestas

Desde de las 0 horas del sábado, estamos en veda electoral. Tradición obliga, uno puede consumir alcohol, hasta ir a votar con su botellita de Bordeaux en el bolsillo, pero ojo con consumir nuevas encuestas. La última divulgada antes de la veda fue publicada en el portal del diario Le Parisien y venía con sorpresa: el Front National de Jean-Marie Le Pen le arrebataría al autodenominado centrista François Bayrou de la UDF el tercer puesto. Pero bueh, ya sabemos lo que valen las encuestas en este ispa.

viernes, 20 de abril de 2007

La zapatera real


Seguir a Ségolène Royal en su recta final de la campaña es la misión que mi empleador me otorgó para estos últimos días de la agotadora e incierta carrera presidencial en el Hexágono. En Toulouse, Royal cerró este jueves su campaña y hasta allí me fui siguiendo a la candidata. A continuación una breve reseña de la jornada.

La primera impresión al llegar a Toulouse es que el clima electoral no se siente tanto como en París. La segunda: la ciudad es tan linda como cuentan todos los que pasan por ella. El cierre socialista no ocurrió por casualidad en 'la ciudad rosa'. Fiel a la tradición el PS cerró su campaña en tierras donde a comienzos del siglo XIX el entonces diputado Jean Jaures luchaba codo a codo con los mineros de Tarn. Para no variar esta tradición (¿cábala? ¿superstición?) Royal adelantó este acto previsto inicialmente para dentro de dos semanas, no vaya a ser cosa de que se quede fuera de la segunda vuelta...
El Parque de Exposiciones de Toulouse se encuentra a orillas del caudaloso río Garonne y por eso desde temprano los militantes se fueron instalando a la vera del río, que fue un bálsamo de aire fresco para apaciguar el calor sureño. Muchos llegaron en autobús (¿clientelismo político?) desde las ciudades vecinas. El calor soporífero del Parque de Exposiciones transformó al lugar en una caldera. Mas de 15 mil personas colmaron el lugar brindándole al acto un magnifico marco heterogéneo con el colorido aportado por centenas de banderas socialistas y francesas, pero también españolas, catalanas y vascas.

Zapatero a sus zapatos

Calificada como "la zapatera" por la prensa europea, Royal no reniega de ese apodo porque "es sinónimo de victoria". Definición que refleja el respeto que despierta Zapatero en Francia, particularmente en la izquierda. ¿Será por qué a diario Zapatero debe enfrentarse con la derecha más recalcitrante, retrograda y conventillera del Viejo Continente como lo es el PP y sus inocultables vestigios franquistas? Se especulaba que el apoyo del mandatario español fuera mesurado para no comprometerse con una candidata que aún brega por meterse en la segunda vuelta. Pero Zapatero se jugó un pleno por Ségolène. ¿Será también porque Sarkozy es íntimo amigo de Aznar?
En noviembre del 2005 el dirigente español ya había apoyado al socialismo francés en su campaña por el Sí al proyecto de Constitución Europea, pero el triunfo quedó en manos del No. La presencia de Zapatero sirvió para que varios grupos de diferentes regiones españolas (vascos y catalanes), hicieran sentir sus reclamos con banderas o pancartas en las inmediaciones del complejo. También hubo un numeroso grupo de empleados de la constructora europea de aviación civil Airbus clamando porque los candidatos se comprometan a defender la empresa que hizo tambalear el dominio de Boeing. Zapatero fue uno de los dos mandatarios de países vecinos a Francia que tomó partido por un candidato. Para la elección del domingo el premier italiano Romani Prodi declaró su apoyo a Bayrou, mientras que la alemana Angela Merkel y el premier británico Tony Blair no se pronunciaron por un candidato particular pese a denotar cierta preferencia por Sarkozy y su modelo económico liberal.

‘La France Présidente’

Un disfónico Francois Hollande (pareja de Royal y primer secretario del PS) fue el encargado de abrir la velada y de calentar al público con arengas y un tono virulento contra Sarkozy y Bayrou. Pero el pobre François no pudo terminar su discurso ya que fue interrumpido por la canción de campaña y la entrada de Royal y Zapatero. Es verdad que Royal es una mujer bonita y que a sus 53 años todavía sigue arrancando, algo tan cierto como que su falta de carisma.
Al oírla queda en evidencia que los otros tres candidatos con posibilidades (Sarkozy, Bayrou y Le Pen) y Chirac le pasan el trapo a la socialista en cuanto a su relación con el público, espontaneidad y oratoria, esto último es algo por lo que Royal no se distingue. Sorprende verla leer su discurso con un tono monocorde, sin salirse del libreto ni gesticular, con sus brazos rígidos aforrándose al atril (sólo los movió para nuestra foto) como si se fuera a caer y notoriamente incomoda por ser el centro de las miradas y los flashes. Ni siquiera manejó bien los tiempos. Al final de cada frase importante o de un ataque a sus adversarios, Royal no realizaba la recomendada pausa para dejar lugar a los gritos desaforados de sus militantes, por el contrario, la candidata continuaba hablando tapada por la muchedumbre. Menos mal que las pantallas gigantes contaban con subtitulado para poder seguir su alocución. La falta de carisma es notoria, llama la atención que sea tan previsible y es difícil que de esta forma Ségolène logre seducir a los indecisos franceses que se lamentan por –una vez más- deber elegir por el/la menos malo/a. Pese a todo en el socialismo desbordan confianza por los sondeos de esta semana y cruzan los dedos para que no se repita el cataclismo del 2002, que esta vez podría ser mortal.

jueves, 19 de abril de 2007

8%

En el apartado curiosidades electorales, mencionemos una cifra divulgada por el semanario satírico Le Canard Enchaîné. Resulta que en Francia las estadísticas étnicas están prohibidas. Ningún instituto de sondeo puede segmentar a la población por color o religión. ¿La razón? La última vez que lo hicieron fue para mandar a 78.000 judíos a los campos de concentración o exterminio. Los únicos que se permiten estas encuestas clandestinas son los muchachos del Ministerio del Interior. Y resulta que un informe confidencial, develado por la publicación arriba citada, estima que 8% de los franceses de origen magrebí (árabe) estaría dispuesta a votar por el líder del Front National, Jean-Marie Le Pen. Este porcentaje significa unas 100.000, el tipo de cifra que cambia el resultado de una elección.

El tango de Bayrou y Ségo

El miércoles, en un acto en Lyon, François Bayrou para intentar graficar los constantes idas y vueltas de la socialista Ségolène Royal no encontró mejor metáfora que compararla con “un tango argentino” porque “da un paso adelante y un paso atrás”. Le Monde aprovechó para titular un articulo sobre el ex ministro de Jacques Chirac con 'le tango argentin' y la televisión mostró como al escuchar la frase los lioneses presentes festejaron con aparatosas risas. No fue mi caso, no encontré graciosa ni divertida la ocurrencia de comparar a la insípida Royal con la sensual y compleja danza rioplatense. Tampoco me ofendió, pero no me parecio acertada. Es verdad que los vaivenes de la maternal Ségo son tan ciertos como pronunciados y repetidos, pero de ahí a compararla con un tango: ¡monsieur Bayrou por favor! Qué podríamos decir entonces de sus idas y vueltas de derecha a izquierda? El tango no es eso, no es "un paso adelante y otro atrás", es mucho más y quizás ni Bayrou ni sus simplistas guionistas centristas lo sepan. Habría que contarles que el Tango es un sentimiento triste que se baila (Discepolo dixit). Pese a que este post no tiene como objetivo resultar chovinista (aunque bien podría serlo) va nuestra dedicatoria a Bayrou con lo más lindo del Tango: sus letras, compuestas a base de lunfardo (el argot local). Justo para la ocasión: 'Así se baila el Tango' (Elizardo Martínez Vilas), esa que comienza así..
"¡Qué saben los pítucos, lamidos y shushetas!
¡Qué saben lo que es tango, qué saben de compás!

Foto: Jérôme Mesnager, París.

miércoles, 18 de abril de 2007

La Pavada II

Rumores persistentes indican que la nueva pareja de Cécilia Sarkozy es el escritor francés Marc Lévy.

martes, 17 de abril de 2007

José Bové o el agricultor altermundista y sus contradicciones

El agricultor francés José Bové, una de las figuras mundiales del variopinto movimiento antiglobalización, siempre se ufano en sostener que nunca sucumbiría a la tentación de presentarse como candidato en una elección presidencial, sin embargo, este domingo buscará un milagro que le permita convertirse en presidente. El ambicioso objetivo del pastor de Larzac es unir a la izquierda antiliberal y ecologista, tarea nada sencilla teniendo en cuenta que en esta ocasión son seis los candidatos. En agosto de 1999 Bové irrumpió mediáticamente al participar en el desmantelamiento de un McDonald's ('el' símbolo atacable si se busca notoriedad) y algún que otro ataque con guadaña y oz a campos sembrados con semillas modificadas genéticamente (OGM). De ahí en más, el ex portavoz de la Confédération Paysanne paseo su celebre mostacho en cada combate altermundista en cualquier ciudad del planeta: de Seattle a Porto Alegre, de Chiapas a Palestina o de Bolivia a Génova. En sus batallas de desobediencia cívica Bové no dudo en recurrir a métodos ilegales, lo que le valió numerosas detenciones y procesos judiciales, por lo que aun carga sobre sus hombros con una condena de cuatro meses en suspenso.
El fin de semana los partidarios de Bové organizaron un encuentro en Paris en la plaza de Stalingrad, a metros del canal Saint-Martin, lugar que durante un día se transformo en tierra de agricultores, pero también de sin papeles, de decenas de petitorios para ser firmados, militantes ecologistas, desocupados y de jóvenes que difícilmente voten por el agricultor pero que disfrutaron de una tarde de sol y música en estas vacaciones escolares. Con su pipa curva entre su espeso bigote y sus labios, 'Asterix' Bové se paseo entre la gente sin guardaespaldas (a su favor: no debe haber muchos políticos franceses que puedan imitarlo). Luego habló unos minutos y criticó el "pacto existente entre Sarkozy y Le Pen" para llegar al poder. Después le dejo lugar a la música. Lo mejor de la fiesta: el grupo militante de rap
MAP (Ministerio de Asuntos Populares) provenientes del norte de Francia y la cerveza orgánica de un 'petit' productor del sudoeste.
Como todo candidato Bové declaro sus bienes y para no ser menos que el resto su declaración saco a la luz una perlita: posee
una fastuosa mansión en el sur de Francia, ecológica eso si, para que nadie pueda reclamarle no ser ecológicamente correcto. Bové fue criado en California y en plena época del flower power y de la imaginación al poder sus padres regresaron en Francia inscribiendo a José en un liceo católico, del cual fue expulsado cuando los horrorizados curas escucharon sus apologías alucinógenas. Pese a que difícilmente supere el 2% de los votos, el hombre del mostacho declaro que en la segunda vuelta volcara todo su caudal electoral en pos de la socialista Ségolène Royal. Hace unos días a Bové le paso lo mismo que a Royal, cuando un jovén le lanzó una torta al mejor estilo de Los Tres Chiflados (The Three Stooges) no tenemos la foto pero si el video de Ségo recibiendo el tortazo. La iniciativa de Bové de presentarse como candidato fue apoyada por el mandatario boliviano Evo Morales. Triste paradoja la de estos campesinos sudamericanos (estigmatizados por ser cocacoleros) la de apoyar a un agricultor subsidiados por la UE, pese a que últimamente intenta desmarcarse de la Unión. Los proteccionistas paysannes franceses y su rígido gobierno impiden que la Organización Mundial del Comercio (OMC) llegue a un acuerdo con las principales economía emergentes para destrabar un conflicto que ya lleva tres años y con el que se pretende continuar asfixiando a la periferia del mundo… entre tanto, Bové y el resto disfrutan del paternalismo de Bruselas.

foto: Le Monde

lunes, 16 de abril de 2007

Una excursión a la UMP o el país como una empresa

La cuarentona pelirroja, enfundada en una estrecha blusa con un estampado de leopardo, vuelve a agacharse detrás del mostrador de la recepción y su vertiginoso escote le corta la respiración al tipo de la vigilancia. Al blanco, no al negro grandote que me hizo pasar por el detector de metales y me pidió que abriera mi mochila, dejando al descubierto los afiches de propaganda que me había llevado – para una hipotética producción fotográfica- de la sede del Front National. Por suerte, el hombre sólo parece interesado en que no haya ingresado armado. La pelirroja toma mis datos, mientras dos rubias teñidas responden las llamadas del cuartel general de Nicolas Sarkozy. Una de ellas le explica a un hombre con una paciencia infinita que no cree que el candidato del oficialismo tendrá tiempo de autografiarle un libro de su autoría sobre el cantante Johnny Halliday. Del otro lado del detector de metales, un retrato gigante del líder, demasiado maquillado, domina la planta baja del local, tapizado con una mullida alfombra negra. Cada tanto, un ministro en funciones, un portavoz, sube por la escalera de caracol que da al primer piso.
S. se encarga de la prensa. Me presenta a G., un estudiante veintiañero que acaba de volver de China. Tarda menos de diez segundos en soltar la cantinela de que Francia es un país con demasiado asistencialismo, que necesita un hombre con energía, que ponga el trabajo en el centro de la vida de sus compatriotas… Detrás suyo se encuetra el sitio dedicado a la comunicación: un pequeño estrado bien iluminado y unas treinta sillas de plástico blanco para una pequeña audiencia. Al fondo, tres jóvenes alimentan constantemente los múltiples sitios de Sarko, incluyendo al canal de televisión dedicado al quía. En la esquina, un pequeño set de filmación. En la primera planta, nuestra querida Rachida Dati, portavoz del candidato, va y viene hablando con su celular. Y entonces me doy cuenta: las lámparas de diseño, la columnas blancas neoclásicas, la alfombrita, los trajes y corbatas y tailleurs omnipresentes, todo parece el decorado de un banco. En definitiva, es coherente. El comité de campaña es una entidad financiera cuya función es administrar una empresa, Francia. Del mismo modo, el cuartel general del Front Nacional refleja su propia concepción del país, una fortaleza que debe ser defendida. Salgo con la sensación de haber estado con los próximos dueños del país. Aunque sé que apenas vi la puntita del iceberg de una maquinaria muy bien aceitada trabajando a todo vapor, que siente el triunfo al alcance de la mano. Cruzo la calle y me topo nuevamente con un camión celular repleto de policías custodiando la sede de la UMP. Sólo este comité cuenta con un despliegue de seguridad de esta magnitud, algo injustificalble, puesto que Sarkozy ya no es ministro de nada. Una cuadra después me encuentro con los 12 afiches oficiales de los candidatos que desde hace una semana tapizan las calles de Francia. Veo el de Sarkozy, el único pintarrajeado y arrancado. Y pienso que todavía no vi ninguni intacto, a diferencia de los demás contendores, empezando por el de Le Pen, que solía ser objeto de grafittis y destrozos en general. Pregunto a mi alrededor y me lo confirman, nadie vio ningún cartel virgen del candidato de la UMP. Está claro que Sarkozy es el favorito, y de lejos, para ganar las elecciones. También que es el que genera mayor animadversión.

Foto: M. Latorre

domingo, 15 de abril de 2007

Ségolène en la intimidad


En busca de autonomía y para mantener bien alto su sueño de pureza e inocencia, que Ségolène Royal intentó instalar alrededor de su figura desde principio de la campaña, la candidata opto por instalarse en un lujoso departamento sobre una de las arterias características de Paris, el exclusivo boulevard Saint Germain, y no en la sede del PS. Si Royal no se instaló en la rue Solferino, no fue por la "falta de espacio" como declaro, sino por el temor a que el indestructible conservadurismo del PS meta la cola en su campaña. Es mas, Royal desconfía de los 'elefantes' socialistas y de un posible complot de los fieles de Lionel Jospin (alias el padre de la derrota 2002). Otro argumento de peso, y quizás el decisivo, debe haber sido que al no instalarse en Solferino puede estar lejos de Francois Hollande, su compañero, padre de sus cuatro hijos y primer secretario del PS.
En el numero 282 del boulevard Saint Germain se encuentra el exclusivo equipo de Royal compuesto en su mayoría por jóvenes bien y modernos o mujeres sin pasado militante llegados de diferentes horizontes, lejos del enquistado aparato socialista. Lo curioso es que dependiendo con que socialista uno habla el lugar de campaña es definido como: 'Cuartel intimo', 'Centro de campaña bis' o 'La ciudad prohibida'. El 2-8-2, como le dicen los segolenistas (royalistas suena demasiado a otras épocas, suena a antes de la guillotina), es un burgués edificio haussmanien donde el séquito de Royal alquila un departamento de 350m2 a pocos metros de la Asamblea Nacional (Diputados), de espaldas al Sena y a la plaza de la Concorde, en ese entresuelo tan exclusivo y particular que los parisinos se ufanan en llamar rive gauche, pero que de izquierda solo tiene la orientación geografía con respecto al caudaloso río que divide la capital. P., un agente inmobiliario de la zona consultado por franciavota estimó que el alquiler mensual cuesta "alrededor de 10.000 euros", lo que no es precisamente una ganga. Sorprende no ver empleados de seguridad ni policías, lo que dista muchísimo del mega operativo montado por los CRS en los alrededores de Sarkoland, en la 'petit Turquía' o a la del Front Nacional del xenófobo Le Pen.
Junto a un grupo de tres personas de la televisión japonesa y a un periodista suizo subimos los tres pisos de mármol con alfombra roja. Nos atendió un cincuentón no muy simpático desde la puerta filtrando a los visitantes, quien sin dar tiempo de terminar la pregunta lanzó: "vayan a Solferino". Pero al tener el tupé de insistir, la molestia del anfitrión en cuestión se hizo indisimulable desapareciendo este y dándole lugar al primer hombre de seguridad visible de la visita, que con un parco pero efectivo: "Circulez monsieur, s'il vous plaît !!" dio por terminada la visita a Ségolandia. Quedo claro que el 2-8-2 no esta abierto para los militantes y menos a la prensa.
Pese a no poder ingresar, el portero del edificio vecino (el mejor amigo del periodista de investigación o de cotilleo/chismes) detalló que el departamento posee "una docena de piezas" y que en el trabajan "entre 30 y 40 personas", todos estrechos colaboradores de quien aspira a convertirse en la primera presidenta de Francia. En el departamento se encuentran, entre otros, los jóvenes que se encargan de la blogosphère (uno de ellos hijo 'de'), quienes se ocupan del sitio web Désirs d'avenir y en buena parte de los 1.044 blogs de apoyo. Tampoco ellos quisieron dialogar con franciavota. "Acá trabajan desde las 8 hasta la medianoche, no existen las 35 horas" bromea el portero portugués, en obvia alusión a la emblemática ley del gobierno Jospin que Royal dejo entrever que podría eliminar de ser electa. La que si pudo entrar al 2-8-2 (y con una importante comitiva) fue la senadora argentina Cristina Fernández de Kircher, quien hace dos meses paso a visitar a Royal para llevarse su 'photo oprtunity' lanzando su campaña presidencial (?) de cara a las elecciones de octubre, donde según parece intentara suceder a su marido.
A pocos metros del 2-8-2, en la rue Solferino, perpendicular al boulevard y en dirección al río Sena, se encuentra la histórica sede del PS, reluciente y restaurada, lugar que Ségo no frecuenta con asiduidad pero donde la prensa es siempre bien recibida y donde ella conocerá los resultados la noche del 22 de abril, en una carpa instalada en la entrada. En Solferino cuatro encargados de prensa responden sin cesar a diferentes pedidos de entrevistas y fotos, mientras confían estar sobrepasados por la última semana de campaña. Que la organización del cierre de campaña en Toulouse el jueves junto al jefe de gobierno español José Luís Rodríguez Zapatero sea impecable es el principal objetivo. Se ve a mucho ricachón suelto, nenes de papa o 'bobos' (como abrevia este pueblo tan acostumbrado a las conjunciones para definir a un burgués-bohemio). Es raro porque el socialismo es un partido que pretende captar el voto de las clases populares y percatarse que se encuentra tan alejado de ellas no deja de ser llamativo. Ségolene tiene a seis cinco candidatos a su izquierda, lo que a las claras es una muestra la falta de capacidad para armar alianzas, a pesar de que por estos días algunos dinosaurios socialistas pretendan aliarse pero… con el centrista Bayrou. También es una muestra de la incapacidad de Ségolène no lograr seducir a los electores de izquierda, al volcarse cada vez mas al centro para intentar captar el voto que podría faltarle en la segunda vuelta (toda la izquierda junta no supera el 40%), Ségolène no logra convencer y su horizonte se complica, porque sus votos se esfuman y el argumento principal pasa ahora por invocar al salvador San voto útil para llegar a la segunda vuelta. Le alcanzará? Llegará?

Foto: revista Closer.

viernes, 13 de abril de 2007

Una excursión al Front National

El moderno tranvía que lleva hasta el búnker de Jean-Marie Le Pen serpentea entre el Sena y el barrio residencial de St-Cloud, donde los precios de las casas no bajan del palo verde. Estamos en la tan mentada banlieue, la periferia, el extrarradio, los suburbios, como quieran llamarlo, pero este gueto es el de los ricos. El trencito, que lleva “gente bien” que ha pagado su boleto, como lo demuestra la cordial inspección de boletos, se detiene en “Porte de St Cloud”. Es poner un pie afuera, levantar la vista y dar con “el paquebote”, como se conoce la cuartel general del partido, una fortaleza desde donde flamea la banderita tricolor.
Detrás de sus puertas uno espera encontrar a la Francia white trash, aquella que aparece enfocada en la tele durante los actos de Jean-Marie, vociferando frente al líder como en un show de Jerry Springer. Y efectivamente, ahí está el portero bigotudo y de toscas palabras, la cincuentona teñida de amarillo con pinta de tía agria y solterona que regentea la recepción; a su lado, una mujer embarazada de siete meses que contesta el teléfono. Todos parecen ser un buen botón de muestra de la Francia rancia.
Tras cruzar la doble puerta de seguridad, sobre la derecha, hay un mapa del país con los ediles del FN. Sus fotitos, distribuidas por el territorio galo, parecen banderitas marcando el espacio conquistado.
El encargado de prensa es cordial, rubio, veintipico de años, apellido español, pero difícil arrancarle un “hola”. Podría ser más desagradable, teniendo en cuenta la histórica hostilidad de la prensa hacia su líder; aunque es cierto que la profesión se ha vuelto en los últimos tiempos más blanda y tratan al FN, cada vez más, como un partido del montón. Nos conduce por pasillos tapizados por cientos de retratos de Le Pen con su sonrisa carnívora. El Front National es Jean-Marie Le Pen y viceversa, ese es el mensaje que machaca en todas sus versiones la propaganda.
En una esquina, unos muchachos con físicos de rugbiers a punto de ingresar en la obesidad y con el pelito cortito cortito bromean virilmente entre sí. A su lado; un afiche advierte que en veinte años Francia será una república islámica.
Vine a conocer a la juventud del FN, le digo al guía, y me conduce a la sala de Internet. En el camino hacia el primer piso, otra atmósfera, otra gente. Cruzo a varios tipos con corbata y trajes bien cortados, peinados y dientes prolijos. Pasar de la planta baja al primeo es un ascenso social. En un cuartito, dos chicos que no superan los 20 años. Se llaman D. y G. teclean en sus laptops. G. tiene varios kilos de más y se peina hacia el costado, la analogía histórica con cierto personaje es quizás fruto de la sugestión que provoca el lugar. Hablo con D., 19 años. Tiene pinta de “hijo de papá”. Computadora Vaio, suéter Ralph Laurent, sonrisa Colgate. Está contento, dice que fueron a repartir volantes a un mercado con Marine Le Pen y que todos los comerciantes afirman, “unánimemente”, que van a votar por ellos. Charlo un rato con ellos y me cuentan que el partido tiene cada vez más llegada. Más electores jóvenes. Que “nuestro presidente”, como llaman desde siempre a Le Pen, se dirige a todas las religiones, a todos los franceses. No, no cambiaron, me asegura, si no que ahora se preocupan más en hacerlo saber. Me cuentan que cargan muchos videos en el sitio y que Le Pen tiene un Blog, del que también se ocupan. Mi guía me muestra la sala de internet. Y la sensación de el Frente National cuenta con mucho más que con rednecks camembert aumenta, por ejemplo con el tipo del buzo canguro y barbita candado que se ocupa de poner cosas en línea. Tiene más pinta de raver que de skinhead. También está el tipo que maneja el pequeño estudio de televisión y su isla de edición, lo que “nos permite ser completamente autónomos y no depender de nadie”, me explican. La teoría conspirativa. Hay constantes en la extrema derecha, pero está claro que el FN ha dejado de ser un partido amateur, una mera tribuna constituida por resentidos que festeja las bravuconadas de Le Pen.
Desde las últimas elecciones, la formación ultraderechista busca un perfil más consensual. La parte violenta, incontrolable y que expresaba su racismo en público – los impresentables: la base- sigue su trabajo militante, pero lejos de cámaras. En la superficie, sus representantes, han suavizado su apariencia y limado sus discursos para conseguir la “desdiabolización” del partido, lo que en parte están logrando. La base sabe que ante los medios hay que ofrecer un rostro más consensual, y no se siente traicionada. Estrategia electoral, lo llaman. De todas formas, cada tanto, en el medio de un discurso, Jean-Marie ofrece un desliz calculado, un lapsus premeditado, un sobreentendido, un juego de palabras que confirma “al francés de pura cepa” que, en el fondo, sigue siendo el mismo. Antes de irme les pregunto cuál piensa que va a ser el resultado de la primera vuelta. Y me dicen que esperan encontrarse en el “ballotage” con Ségolène.
Foto: Hughes Leglise-Bataille.

The Economist vota por Sarkozy


El influyente semanario económico británico The Economist dio a conocer hoy su elección entre los candidatos franceses, pronunciándose a favor del conservador Nicolas Sarkozy (UMP) por su "programa económico" a pesar de considerarlo "nacionalista" y de "buscar ampliar su base en la extrema derecha". La portada muestra a Sarkozy cual Napoleón (será una alusión física por el 1,52 metros del candidato?) en una caballo blanco bajo el titulo: "La ocasión de Francia" (France's Chance). El blanqueo de la postura de The Economist no sorprende, ya que es una práctica habitual cada vez que un país integrante del G8 (los dueños de la pelota) realiza elecciones presidenciales, de esa forma, la revista toma postura transformándose en un influyente elector (vende 1,2 millones de ejemplares semanales en el mundo).
"Luego de un cuarto de siglo de una Francia a la deriva, Sarkozy ofrece la mejor esperanza de reforma entre los candidatos y contrariamente a los otros candidatos no duda en admitir que Francia necesita cambios radicales", señala The Economist en su editorial. El semanario afirma que vota por Sarkozy porque su programa económico "es el mas liberal" -eso si, aclarando que esta definición es el termino ingles de la palabra- y que las reformas que propone son "difíciles pero necesarias". Luego juzga al candidato de la UMP como un "pragmático brutal" antes que un "liberal convencido".
Sin embargo, el apoyo a Sarkozy (52 años) de la prestigiosa revista económica británica viene con remarcas. El semanario estima que Sarkozy posee una política "demasiado intervencionista en material industrial" y que defiende ideas "nacionalistas" buscando "ampliar su base en el campo de la extrema derecha", por su inocultable juego de seducción con el electorado del Front National (FN). Los otros dos candidatos que The Economist analizo fueron la socialista Ségolène Royal y el autodenominado antisistema François Bayrou. La cualidad que encuentra en Royal es "su voluntad de romper con los tabúes socialistas", aunque aclara que "lamentablemente su programa es borroso" y que en el ámbito económico "defiende firmemente todas las tonterías de la vieja izquierda: intervención del Estado, rígidas leyes de protección laboral y elevados impuestos". Mientras que en Bayrou "su promesa de limitar la deuda pública es más creíble que la de sus rivales" pero agrega que "no es fácil saber cómo podrá formar un Gobierno", algo cierto teniendo en cuanta que para sobrevivir la UDF aun realiza alianza con Sarkozy & cia. Según The Economist, las reformas que proponen Royal y Bayrou "van en el sentido que desea la opinión publica", raro que aquí los británicos no haya agregado al final el neologismo populismo, tan usado de forma peyorativa cuando se trata de hablar de América latina o África.

jueves, 12 de abril de 2007

Pactando con el enemigo


Desde su modesto formato cada miércoles el semanario satírico Le Canard Enchainé causa revuelo con sus denuncias y ayer no fue la excepción. "Sarko prometió a Chirac pasar Kärcher a sus dossier judiciales", titulo el semanario afirmando que existe un acuerdo secreto entre Nicolas Sarkozy y Jacques Chirac para evitar que el actual mandatario sea objeto de investigaciones judiciales una vez concluido su mandato. Pese a las desmentidas de ocasión por parte del Eliseo y del candidato de la UMP esto provocó un aluvión de críticas del resto de los candidatos y salpica al tambaleante Sarko a 10 días de la primera vuelta.
El articulo firmado por Hervé Liffran sostiene que “a cambio del sostén de Chirac a su candidatura, Sarkozy se comprometió, en caso de ser electo, a evitar que el presidente saliente regrese al Palacio de Justicia”. De esto se desprende que el pacto no resulto gratis para el candidato conservador, quien habría 'pagado' el apoyo de Chirac. No por nada, pocas semanas después de que el presidente brindara un mesurado apoyo “al candidato de mi familia política”, su mediática esposa Bernadette acompaño al aspirante en un acto en Rhone. Este tipo de acuerdos, tan comunes en América latina donde represores y/o corruptos pactan inmunidad con sus predecesores, llama la atención en Francia, pero no por el pacto en si mismo, sino porque salga a la luz en la recta final de la campaña electoral y porque sus protagonistas mantienen una tensa relación desde hace 10 años.
La relación de Chirac y Sarkozy nació en 1975, época en la que 'Chichi' lo adopto como un hijo propio, otorgándole una plaza no menor dentro de su círculo intimo. Algo que le brindo la oportunidad de firtear con su hija, la misteriosa e influyente Claude Chirac. La ruptura se produjo en 1993 cuando Sarko apoyo la candidatura de Edouard Balladur para las presidenciales de 1995, algo que Chirac considero una traición intima. Desde entonces los enfrentamientos entre ambos se hicieron moneda corriente pese a que Chirac recurrió a él para sumarlo a su gobierno. Más allá de las situaciones melodramáticas, en el 2004 la relación se quebró definitivamente luego de un enfrentamiento en el Consejo de Ministros, por lo que el 14 de julio en cadena nacional Chirac lanzo la ya celebre frase: "Yo decido y el ejecuta" intentando prohibirle permanecer en su ministerio y que a la vez se haga cargo de la presidencia de la UMP, algo que finalmente el debilitado presidente no pudo evitar. Los dos últimos años de gobierno resultaron tumultuosos para Chirac luego del NO francés al proyecto de Constitución europea y los conflictos con estudiantes por el intento de reforma del sistema laboral para los jóvenes menores de 25 años. Hoy, a los 74 años y en el ocaso de su carrera política el mandatario vive una 'petit' primavera al ver que la elegante despedida que se preparo (especialmente en la escena internacional) da sus frutos, por la inesperada buena imagen pública que cuenta entre los franceses, que recuerda a sus mejores épocas.
No obstante, el temor a que Ségolène Royal o François Bayrou sean electos presidentes y sea procesado por alguno de los tres casos de corrupción que lo tienen como protagonista hace que Chirac tiemble por el miedo a que su imagen en la historia quede relacionada a la corrupción. Pero como la desconfianza mutua entre estos enemigos íntimos es grande, el mayor temor de Chirac por estos días debe ser que Sarkozy no honre su pacto y que olvide sus promesas en caso de ser electo.

miércoles, 11 de abril de 2007

La Pavada


La suerte se empeñó en jugarle una mala pasada al impulsivo Nicolas Sarkozy, y las felices pascuas no fueron para él sinónimo de una casa en orden. Un rumor cunde por las redacciones de París: la fogosa Cécilia Sarkozy abandonó intempestivamente el pasado fin de semana el domicilio conyugal, debido a las tensiones con su marido. Cécilia ya le había dado el portazo a Nicolas Sarkozy para protagonizar un breve romance estival, en 2005, junto al exitoso publicista Richard Attias.
Pero las desventuras del pequeño Nicolas no terminaron ahí. Este mismo week-end empezaron a circular fragmentos del libro “Una oveja en la bañadera” (Editorial Fayard, sale el 13 de abril), de Azouz Begag, alias “el árabe de turno del gobierno”, ex ministro de la Promoción y la Igualdad de Oportunidades. Begag, quien renunció el 5 para apoyar al autodenominado centrista François Bayrou, habla allí de sus desencuentros con Nicolas, pintado como un tipo brutal, en el peor de los sentidos.
Begag cuenta cómo le costó tragarse la palabra “racaille” -algo así como escoria, gentuza- usada por el entonces Primer Ministro para referirse a los turbulentos jóvenes suburbanos-; de cómo durante los desmanes en las periféricas “banlieues” en 2005 Sarko le propuso usar la imagen de funcionario de origen magrebí, mostrándose en los barrios bajos junto a él. Pero cuando Begag le dijo que lo haría sin cámaras de TV, el otro lo mandó a freír churros, puesto que “de nada sirve salir sin hacerlo saber”.
Pero la relación entre estos dos hombres se pudrió realmente cuando Begag (apodado también Videogag en referencia a un programa televisivo de bloopers) tuvo la ocurrencia de responder a alguien que le preguntaba sobre un proyecto de ley de Sarko sobre inmigración. Begag, pensando que resultaría divertido, respondió: “No me llamo Azouz Sarkozy”. Pa’ qué, Sarko agarró el teléfono y le gritó: “¡Sos un pelotudo! ¡Un desleal, un reverendo imbécil! ¡Te voy a romper la jeta! Te burlás de mi apellido, te burlás también de mi físico, te voy a romper la cara, idiota! ¡Pelotudo!”. “Sarkozy -cuenta Begag- me aconsejó en una última amenaza de no darle la mano, que si no yo la iba a pasar mal por lo “sucio imbécil” que soy. No sé cuántas veces esas palabras rebotaron en mis tímpanos. No se lo voy a perdonar”.
Por si fuera poco, el caótico fin de semana también coincidió con al publicación de una polémica entrevista que el filósofo Michel Onfray, alias el hedonista, le hizo al candidato presidencial para la revista Philosophie. Allí, el ex ministro del Interior declara que los pedófilos y los chicos adolescentes que se suicidan están genéticamente predestinados. Sus dichos provocaron la condena del arzobispo de París, alias André 23. Porque si uno lleva al diablo en la sangre, el libre arbitrio es puro cuento y para iglesia se acabó el negocio de elegir entre el bien y el mal. En todo caso, Sarko no precisó si el comportamiento de los hombres violentos y las mujeres adúlteras era también congénito.
Cuando uno piensa que Nicolas Sarkozy va tener entre sus nerviosas manos el botón nuclear...

¿Dónde está la diferencia?

La campaña oficial comenzó el lunes y con ella la pegatina de carteles y los spot televisivos. Como Francia se percibe literaria los diarios recurren a eufemismos o metáforas tales como: "Los muros hablan". Lejos de hablar, las paredes comienzan a reflejar la recta final de estas presidenciales con slogans vacíos y meramente marketineros. Las paredes no dicen tanto, en realidad, emiten una taciturna cacofonía.















Estas fotos son de dos carteles de fuerzas políticas antagónicas, de partidos tan diferentes como el agua y el aceite. El rojo es del Partido Comunista Francés (PCR) de Marie-George Buffet y el que viene con sonrisa, de la coalición oficialista UMP de Nicolas Sarkozy. Los comunistas afirman que "Juntos todo podemos cambiar" y para los conservadores "Juntos todo es posible". ¿Algo falló porque se parecen demasiado o será que ya es tarde para cambiarlo? Pero lo que sorprende es que el revolucionario slogan de Sarkozy no es tal, puesto que la Sociedad General de Bancos Marroquíes (SGBM) desde 1992 publicita su banco (filial del francés Société Générale) con la misma frase escogida por el candidato: 'Ensemble tout devient possible'. Es raro que algunos de los tantos amigos banqueros de Sarkozy no le hayan avisado de semejante coincidencia. Estos simples y chatos slogans dentro de unos meses se transformarán en letra muerta y quedarán perdidos entre promesas y desilusiones. O quizás, alguno sobreviva algún tiempo más sobre los muros parlanchines de Francia, pero no mucho..

martes, 10 de abril de 2007

La futura ministra de la limpieza social

En 2005 el entonces Ministro del Interior y candidato de la UMP Nicolas Sarkozy anunció mientras visitaba un barrio periférico de París que eliminaría la escoria social que se había apoderado del lugar. Dijo, textualmente, “vamos a limpiar con Kärcher –un sistema de limpieza industrial- la Cité de los 4.000 (el nombre del lugar)". Su violenta metáfora, como recordamos en un post anterior, creó una polémica que se arrastra hasta el día de hoy. Lo nuevo es que desde hace algunos días circula por internet un video hecho con una cámara oculta donde la portavoz de Sarkozy, Rachida Dati (llamada la coartada árabe de Sarkozy por los socialistas) le contaba a un periodista en broma que sería la Ministra de la Renovación Urbana a Kärcherazos. (La versión subtitulada se perdió...)


lunes, 9 de abril de 2007

Informe: Sarkozy en la "petite Turquía"



Son muchos lo que se preguntan por qué Sarkozy, que se opone fervientemente al ingreso de Turquía a la Unión Europea, instaló su sede de campaña en el popular 10eme arrondissement de París, conocido como la "petite Turquía", pero que en realidad podría denominarse "le petit Kurdistan", ya que en él están instalados gran parte de los 130.000 integrantes de la comunidad kurda que residen en la capital francesa. ¿Por qué Sarkozy eligió este barrio? ¿Por qué decidió implantar su centro de campaña en un lugar que no corresponde a su electorado ni a su visión de nación? ¿Busca cambiar su imagen? El contraste entre las ideas del candidato y el barrio es visiblemente enorme, por eso su desembarco en el numero 18 de la rue d'Enghien no deja de parecer cínico y hasta provocador, tarea que el ex ministro del Interior suele hacer con mucha frecuencia. Lo que está claro es que la de Sarkozy es una elección por demás audaz, quizás, motivada en su afán de diferenciarse de Ségolène Royal y su séquito de jóvenes ‘gauche caviar’ que optaron por instalarse lejos de los 'elefantes' del PS en el superchic Boulevard Saint-Germain. La presencia delCuartel General del candidato languidece, irremediablemente, en un barrio que rehúsa la identidad que Sarkozy proclama y donde el 20% es extranjero. Es imposible pasearse por "la petite Turquía" y no dejarse llevar por la masa cosmopolita, heterogénea integrada por turcos, chinos, árabes, negros, judíos e indios que cohabitan casi sin inconvenientes y que brinda el sentimiento de vivir en una Francia real y no de los habituales guetos donde se separa a ricos de pobres. Típico barrio parisino que reúne a escala menor las contradicciones de un país, pero que a la vez dibuja una imagen acertada de Francia, repleta de culturas diferentes y mestizaje. Con su ubicación privilegiada, el barrio revela como pocos la transformación de París. Se encuentra en franca evolución recuperando sus fachadas haussmanianas, con veredas y mobiliario urbano nuevo y por eso el 10eme se esta 'limpiando' de gente pobre, pero no por Sarkozy y sus autoproclamados métodos de seguridad si no por medios indirectos. Pese a ser uno de los barrios más pobres de la capital, el metro cuadrado se triplicó en 10 años. El aroma post-industrial que se respira en el 10eme gusta a los pequeños burgueses. Esos jóvenes acomodados, son justamente el electorado que Sarkozy intenta seducir para alcanzar la presidencia.
SARKO RABANNE
Al acercarse a Sarkoland sorprende ver a los policías filtrar los autos en las esquinas y que la calle "de" Sarkozy, a diferencia de las aledañas, se encuentre casi desierta. Sin embargo, la celosa guardia de los CRS no impidió que el 16 de marzo 15 activistas de Greenpeace derramaran ocho toneladas de maíz transgénico para solicitarle al candidato que suscriba la moratoria reclamada por los ecologistas para evitar que los OGM sean sembrados en los campos franceses, algo a lo que se opone el 85% de la población. Sorprende también (y mucho) ver en la cercana avenida de Strasbourg-Saint-Dennis pulular a ocho camionetas repletas de CRS preparados para cualquier manifestación espontanea. A estos hay que sumarle tres furgonetas en la esquina de Hauteville, otras dos en el pasaje Petites Ecuries y otro par en cada esquina de "su" cuadra. Al menos una centena de policías custodian el barrio. Sarkozy ya no forma parte del gobierno pero la custodia sigue siendo la misma que de su época de ministro. ¿Cuánto le costara a la UMP esta campaña? ¿Cómo justificara ciertos gastos? El lujoso Quartier Général de Sarkozy se encuentra en lo que hasta hace poco fue la sede de Paco Rabanne. La entrada del edificio impacta y no sólo por las medidas de seguridad, especialmente por la monumental foto del candidato en un descanso de la escalera, lo que le otorga al lugar cierto aire monárquico. A un lado, el infaltable márketing ofrece por 39 euros un bolso o por 25 una remera para portar la sonrisa del aspirante. La mayoría de los vecinos del barrio no oculta su descontento, algunos hasta manifiestan espontáneamente o cuelgan banderas en sus ventanas o balcones. De los comités de vecinos que se crearon para protestar surgieron tres blogs antisarkozy: rentrecheztoi (regresa a tu casa), uncharterpourNeuilly (un charter por Neuilly, suburbio rico donde Sarkozy desarrolló su carrera política) y votrenouveauvisage (su nueva cara).
"SARKO RAFLES = VICHY"
"Las razias de Sarko = Vichy" se lee en las paredes del barrio escrito con marcadores indelebles comparando al candidato con el gobierno colaboracionista de Vichy. En el Centro Cultural Kurdo lindante a Sarkoland nadie oculta su rencor por la noche del 5 de febrero cuando una redada irrumpió en el local llevándose a 16 personas, que dos semanas después fueron liberadas bajo control judicial. Sumamente vigilados los exiliados kurdos se reúnen a diario en su centro para jugar al billar o las cartas, ver la televisión de su país en un gran salón decorado con fotos de Abdullah Öcalan y de otros líderes del Partiya Karkeren Kurdistan (PKK o Partidos de los Trabajadores de Kurdistan). La mayoría de los kurdos que residen en Francia son refugiados políticos, por lo que al darles asilo Francia se comprometió a protegerlos. Otro escenario de razias fue la estación de metro más cercana, Château d’eau, donde 'paran' grupos de africanos que en un par de oportunidades llegaron a enfrentarse con la policía. En los negocios de la desierta cuadra de Sarkozy, como el restaurantes Uludag, el locutorio polirubro Ercan Music o en las carnicerías Tim Gan o Corne d'or la sonrisa de los comerciantes no disimula su desconfianza. En el salón de té Antik, la mesera de origen kurdo Nazli, cuenta que la clientela bajó, "son muchos los habitantes del barrio que no tienen papeles y que debieron desaparecer para evitar ser interrogados por los policías". Kenan, el propietario de Antik, reveló que a fines de enero –semanas antes de que Sarkozy instalara su sede de campaña- recibió un sobre de los servicios secretos de la policía con recomendaciones para evitar un acto terrorista o el acoso de los papparazzis, además, de solicitarle una lista completa con los datos de sus empleados y sus proveedores que incluía número de documentos y teléfonos. A 100 metros de la sede de campaña está el Teatro du Verre, una usina industrial ocupada, donde los domingos un grupo de artistas argentinos cambia el olor de la calle con la grasa que se quema en una improvisada parrilla. El Teatro du Verre resiste desde hace tiempo los embates de la Alcaldía parisina para desalojarlos. En las últimas semanas para buscar un poco de discreción ante las crecientes quejas de los vecinos los "azules" fueron reemplazados por una multitud de policías en civil, los infaltables Sérpicos, que esta época electoral abundan en las calles de París. A los policías de civil se los puede ver merodeando por el barrio de a dos o sentados en autos haciendo que leen, pero también pueden ser una bonita rubia de estilo nórdico paseándose con mochila cual turista perdida y que desilusiona al descubrirle en su oreja un auricular no de un MP3 sino de un aparato para comunicarse con el resto de su brigada. Los controles de identidad se suceden al pasar un rato observando desde un café. "Al principio no podíamos ni ir hasta nuestras casas, los policías debían acompañarnos hasta la puerta", cuenta el tunecino Hasam vendedor de Kebabs. El único contento con la presencia de Sarkozy es el marfilense Laurent, encargado de la limpieza del Pasaje de L'industrie, hasta hace poco lugar escogido para pernoctar de los sin techo y que se caracterizaba por ser un espacio constantemente sucio y con un penetrante olor de orina macerada. "Antes tenía que pasar Kärcher tres veces por semana, ahora todo está limpio, la gente no viene mas a mear aquí", contó Laurent.

sábado, 7 de abril de 2007

Paint it Black

¿Quién dijo que no había candidatos "de color"? El Consejo Representativo de las Asociaciones Negras (CRAN) de Francia difunde por Internet un clip con los rostros de los aspirantes presidenciales François Bayrou (UDF), Ségolène Royal (PS), Nicolas Sarkozy (UMP) y Jean-Marie Le Pen (FN) tranformándose en negros. A falta de tener uno por quien votar, crearon 4.


envoyé par

viernes, 6 de abril de 2007

El problema con Ségolène Royal

"Al fin una candidata con un buen 'sostén'", dice el eslogan de la publicidad de los corpiños Triumph que tapiza estos días las calles de Francia. El aviso juega con la polisemia de “soutien” , que en francés quiere decir al mismo tiempo sujetador y apoyo. Si la marca de la corona puede burlarse de este modo de la aspirante Royal (Real) es porque cierta idea se instaló en la campaña electoral: Ségolène Royal no cuenta ni siquiera con el apoyo de los suyos. Ya se sabía que muchos de la vieja guardia socialista, como el ex Primer Ministro Lionel Jospin, no hacen demasiado por ocultar su antipatía. El ex Ministro de Educación, Claude Alègre, no tuvo empacho en manifestar su profundo rechazo por la aspirante y anunció que votaría por otro. Aunque nadie fue tan lejos como el diputado socialista Eric Besson, que dio un portazo al comité de apoyo a la candidata en plena campaña y sacó días atrás un libro donde prendía el ventilador de mierda. Durante la promoción su libelo, aseguró en Le Figaro que Sarkozy estaba mejor preparado que ella para asumir el poder.
Sin embargo, como explicaba el martes el vespertino Le Monde, el problema para Ségo es sobre todo que genera animadversión también entre los simples simpatizantes de izquierda. El concepto era resumido por el diario desde el título: “Me tapo las orejas, apago la tele, y voto por Ségo". La nota reproduce el testimonio de electores que conciben su apoyo a Royal como la única forma de parar el cada vez más inexorable triunfo del que más aborrecen de todos, Nicolás Sarkozy. Lo escuché por última vez en el programa de France Culture al que fuimos invitados los autores de este blog. Allí, uno de los invitados, miembro de una ONG humanitaria que trabaja en Lesoto (Sur de Africa), contaba que sus amigos le decían que si quería votar por Royal lo mejor que podía hacer durante su estadía en París era evitar escuchar a su candidata. Una recomendación que seguía religiosamente.
¿Qué no tenía que escuchar? ¿Qué eriza la piel de quienes no soportan a Ségolène pero van a votar por Royal? Por ejemplo que sugirió que todos los franceses debían tener una bandera francesa en su casa -existe el rumor de que ejércitos de chinos indocumentados trabajan en este momento a destajo en talleres clandestinos para responder a la eventual demanda de pabellones tricolores-, cantar más el himno, cuestionar la semana de 35 horas o exigir, por ejemplo, un encuadre militar para los jóvenes delincuentes.
El problema de Ségolène es el de la frazada angosta: cuando se tapa su costado derecho se descubre el izquierdo, y viceversa. Con los votos de toda la izquierda sumados, Ségo no pasa del 40% en la segunda vuelta y Sarko le gana por K.O. Entonces trata de conquistar el centro y recuperar sobre todo el voto popular, captado por el Front National. Para esto, saca la banderita pensando que los tránsfugas van a seguirla como al flautista de Hamelín, pero con este mismo gesto ahuyenta a su propio campo que, en vez de querer reapropiarse un canto revolucionario y resignificar los símbolos patrios secuestrados por la extrema derecha, pone el grito en el cielo.
La apuesta de Royal es que va a atraer a los que están a su derecha sin que se le disparen los que están a su izquierda, retenidos por el amargo recuerdo de no figurar en la segunda vuelta de 2002. Lo curioso es que los que de todas formas la abandonan "por derechista" no van a la extrema izquierda, sino que los encontramos detrás del autodenominado centrista François Bayrou. El mismo que el 3 de junio de 2002 pedía una alianza entre su partido, la UDF, y la UMP de Sarkozy. El mismo que apoyó cuatro meses atrás a Alain Juppé, tenor del UMP, para que se quedara con la alcaldía de Burdeos y tejió alianzas entre ambos partidos para repartirse el poder en departamentos y regiones de todo el país; el mismo que ha votado a favor de algunas de las leyes más represivas en el campo de la inmigración y la seguridad propuestas por la derecha en el poder; el mismo que elude hoy la pregunta de los eventuales acuerdos que hará con la derecha cuando lleguen las legislativas, tras las presidenciales.
Existen indicios que hacen pensar que quizás el rechazo generado por Royal es menos una cuestión ideológica (o una condena de su manera errática y desconcertante de hacer campaña) que una reacción epidérmica. Su forma de vestir, su entonación, su rigidez, su narcisismo o “algo” que nunca queda demasiado claro de su personalidad son frecuentes a la hora de explicar esta repulsa. Incluso la crítica de la derecha, a través de su blogs anti-ségolene, se caracteriza menos por denunciar sus ideas que por burlarse de su apariencia. En uno de ellos, por ejemplo escrutan su nuevo comedor, contabilizando 2.000 euros por diente nuevo. Probablemente, de no haberse hecho cirugía dental, el post hablaría de sus colmillos afilados que revelan su carácter ambicioso...
Ayer, la actriz francesa Cathérine Deneuve (vista casualmente hace poco en Nip/Tuck) empezó a hacer circular un petitorio por internet para denunciar el “desprecio misógino” del que sería víctima Royal. Según el texto, « todo lo que se dice de ella, su voz, su pelo, sus aretes, su sintaxis, sus equivocaciones, su testarudez, su compasión o su dureza, es formulado para deslegitimarla, para mostrar que su lugar no es la cabeza del Estado”. “Ségolène es inteligente, competente, determinada. Es justamente esto lo que exaspera”, afirma. El problema es que Deneuve no explica por qué el propio campo de Ségolène Royal se apresta a votar por ella “con las orejas tapadas y la tele apagada”, una actitud que incluye por igual a hombres y mujeres. A menos, claro está, que éstas también sean machistas.