We’re back.

Cinco años más viejos, volvemos a asomarnos a una nueva campaña electoral Made in France. Como Batman y Robin, sumamos a Batichica y ahora somos tres. Las geniales opiniones expresadas en este blog sólo representan el punto de vista de sus autores.

viernes, 11 de mayo de 2007

Au revoir

Archivo del blog: Elecciones de 2007
-------------------------------------------------



Estimados lectores: con el fin de las elecciones presidenciales francesas, este blog también llega a su término. Los autores del sitio agradecen a todos los asiduos visitantes de esta página, y sobre todo a quienes dejaron sus comentarios, enriqueciéndola. Si quieren estar al tanto de los eventuales proyectos de quienes hicieron este blog, pueden mandarnos sus datos a: franciavota2012@gmail.com Ya volvemos.

Alejo S. y Hernán C.

Vergüenza ajena

Aunque no llamó a votar formalmente por Nicolas Sarkozy, estuvo en su último acto político de Bercy e hizo abiertamente campaña en contra de Ségolène Royal. Hoy, demasiado tarde, al filósofo francés Alain Finkielkraut le cayó la ficha y publica esta mini columna en Le Monde:
Estado de desgracia
Uno no puede decirse heredero del general de Gaulle y portarse como Silvio Berlusconi. Uno no puede citar a Michelet, Péguy o Malraux y chapotear en el mal gusto de un famoso cualquiera del jet-set o del espectáculo. Uno no puede lanzar loas a un estado imparcial e inaugurar su mandato aceptando los muy dispendiosos favores de un magnate del mundo de los negocios. Contrariamente a lo que había anunciado con solemnidad, Nicolas Sarkozy no se retiró del mundo para “habitar la función presidencial”: entre el (hotel-restaurante) Fouquets, (el jet) Falcon y el palacio flotante (el yate), se olvidó de que acababa de ser elegido presidente de la República. Tenía quizás razones que la razón ignora. Esperemos sin embargo que lo recordará, una vez en funciones, y que sabrá, tal como lo había prometido en sus discursos de alto vuelo, encarnar Francia. Durante tres días, nos hizo sentir vergüenza”.

miércoles, 9 de mayo de 2007

Ça commence Malte

La fugaces y polémicas minivacaciones en Malta de 'El petit Nicolas' (¿desde ahora 'El corto maltés'?) ya finalizaron. El jet privado Falcon 900EX de su amigo Vincent Bolloré, empresario industrial y mediático, aterrizó en Paris hace instantes. Según el sitio de Internet que se encarga de alquilar el Falcon en cuestión, para moverlo de su hangar y realizar un ida y vuelta a la isla de Malta hacen falta 118.700 euros, eso si, el precio incluye un piloto y dos azafatas. Curiosamente, Falcon es construido por otro amigote de Sarkozy, Serge Dassault, empresario de aviación militar, civil y mediático.
Sarkozy, Cecilia y el hijo de ambos, Louis, pasaron sus tres días de vacaciones en un lujoso yate de 60 metros, también propiedad del magnate, y cuyo alquiler cuesta 193.431 euros la semana. "No quiero esconderme, mentir ni disculparme", dijo Sarkozy aclarando que su estadía "no le costará un centavo a los contribuyentes". La familia Bolloré, que ha albergado en sus propiedades a personalidades tan dispares como Léon Blum o el díscolo rey marroquí Mohamed VI, correrá con los gastos. Opositores, medios de prensa e incluso aliados cuestionaron las vacaciones, por considerarlas inapropiadamente costosas y por las enormes sospechas que genera de probables retribuciones de favores una vez que asuma su cargo. Desde la UMP defienden al presidente electo aduciendo que merece vacaciones porque estuvo "seis meses haciendo campaña" y porque "durante cinco años consagrará su vida para la República". Sin embargo, la polémica no gira en torno al merecimiento o no de las vacaciones, sino al lujo y la ostentación de las mismas, y a que Sarkozy había anticipado que estas transcurrirían en un monasterio para realizar un retiro espiritual con su familia. El estilo Sarkozy y su manera de ostentar riqueza y amigos poderosos recuerda a Silvio Berlusconi o Carlos Menem, quienes nunca permitieron que sus cargos los privaran de su estilo de vida de alto vuelo. Pocas horas después de haber ganado la elección Sarko nos deja el primer episodio de una saga que promete ser larga y abundante en polémicas.
Una situación similar a la de Sarkozy atraviesa el presidente saliente Jacques Chirac, quien en cinco días dejara el Palacio Presidencial del Eliseo para instalarse en un lujoso departamento en la rive gauche de uno de los hijos de Rafic Hariri, ex premier libanés asesinado en 2005. El hecho que los más altos representantes del Estado francés utilicen sus influencias para sus vacaciones o para obtener una residencia, es repudiado por la mayoría de los franceses y se presta a la ironía de la prensa de izquierda como Libération o L'Humanité. El semanario satírico Le Canard Echainé (por lejos el preferido de Francia vota) hace en su edición de hoy un juego de palabras con Malta para caricaturar las vacaciones de Sarkozy afirmando que "Esto empieza mal" ('ça commence Malte'), mientras alude a la fiesta privada del domingo por la noche junto a los propietarios de las empresas mas importantes de Francia. Esta mañana Sarkozy se mostró corriendo con sus gafas de policía motorizado en las costas del mediterráneo para que todos recordemos una frase célebre lanzada en su primer época en el Ministerio del Interior al auto calificarse "el primer policía de Francia".
Mientras Sarko disfrutaba del relax vacacional Francia vivió una tercera noche de violencia consecutiva contra el presidente electo. Del martes al miércoles 292 vehículos fueron incendiados (totalizando 1.400 y 800 detenidos en tres días). Aproximadamente una veintena de los detenidos en todo el país el último domingo ya recibió su condena con celeridad y dureza: entre tres y seis meses de prisión efectiva. En la cuna de los Derechos Humanos y de Michel Focault (el máximo crítico al sistema carcelario) el brazo de la justicia no tiembla para encerrar a los que tiran latas a los policías. El gobierno informó que los actos de violencia disminuyen pese a que las manifestaciones de militantes anarquistas y de extrema izquierda se repitieron -en menor número- también esta noche en Paris y otras ciudades de provincia. Entre tanto, la resistencia anti-Sarkozy comienza a organizarse en las universidades y en los sindicatos por el temor a las reformas. Esta tarde, la precursora universidad de Tolbiac Paris I se anticipó a todos. Tolbiac comenzó una huelga para manifestar su rechazo al posible plan de reestructuración que el mandatario pretendería encarar en la educación pública.

martes, 8 de mayo de 2007

El halcón maltés

No, no está en Córcega en la casa del actor y amigo Christian “Astérix” Clavier; tampoco se recluye en un monasterio. Según un diario de Malta, el flamante presidente francés llegó en un jet privado ayer con su flía a La Valeta. Desde el aeropuerto, donde no habría pedido usar la sala vip, se metió en un yate.
Aquí los medios frenchos repiten una y otra vez que es para tomarse el tiempo de “habitar la función presidencial”. Uno se imagina a Cécilia y sus chicas tomando sol en bikini en cubierta mientras él, en su recámara, vestido con smoking, gesticula frente al espejo con la banda presidencial y el collar de la legión de honor, que parece más digno de un sommelier que de un mandatario.
Entretanto, aquí en París, ya circulan los nombres de los futuros ministros, aquellos que van a encarnar la ruptura, la sangre nueva que necesita este país para “liberar las fuerzas de la nación”. ¿Quiénes encarnan esta renovación de la clase política? Bueno, según el Financial Times, Sarkozy le habría anunciado a Tony Blair que su próximo primer ministro es François Fillon. Desde 1993-2005, Fillon ocupó múltiples carteras en los gobiernos de Balladur, Juppé y Raffarin. En otras palabras, pocas personas representan tan fielmente la política que la derecha en sus distintas versiones implementó en los últimos 15 años. Otras “novedades”, Michel Barnier (ex ministro de asuntos exteriores de Chirac en 2005), Michèle Alliot-Marie (actual ministra de defensa) y Philippe Douste Blazy (actual canciller) cambiarían figuritas. Jean-Louis Borloo, marido de la conductora del noticiero estatal France 2 y ministro de trabajo seguiría en el mismo puesto, a menos que le cambien el nombre a su edificio. Otro retorno, Alain Juppé, otra figura“del cambio”. Después de haber ocupado varias funciones, entre ellas la de primer ministro (2005-2007) y ser condenado en 2004 por “empleos ficticios” en la alcaldía de París, tendría un super ministerio de transporte y ecología. Pero no seamos injustos, Sarkozy promete la paridad de género en su gobierno (de por sí imposible, ya que sus miembros serían 15, cifra impar), así que se vería obligado a invitar a unas chicas: sus voceras Valérie Pécresse y Rachida Dati, que ya había pedido ser ministra de la renovación urbana a kärcherazos. Algo les va a inventar. La ceremonia de nombramiento de los ministros llamados a fundar esta nueva manera de hacer política debería ser musicalizada por el rockero también de vanguardia Johnny Hallyday (64 años) que abandona su triste exilio fiscal en Suiza. Por fin los ricos vuelven a ser bienvenidos en Francia; debe ser el principio del tan mentado programa de integración social.

Le jour d'après

La elección de Nicolas Sarkozy no fue recibida con fuegos de artificio, sino con gases lacrimógenos y las salvas de "letalidad atenuada" que descarga el flash-ball. Dos horas y media después del anuncio oficial la policía antidisturbios ya estaba lanzando granadas de gas por doquier en la céntrica Bastilla. Luego los incidentes se trasladaron a una veintena de ciudades.
Esta noche nuevos focos de incidentes tuvieron lugar en Paris. Unos 500 jóvenes reunidos en Bastilla comenzaron a desfilar por las calles, pero cuando la policía intento detener la progresión las piedras comenzaron a volar y todo se degeneró. Bajo una tenue lluvia los jóvenes se dispersaron y en pequeños grupos comenzaron a cortar el transito, destruir el mobiliario urbano y hasta dar vueltas un par de autos y scooter a manera de barricada entre Republique y Belleville. Pacificamente transcurrieron las manifestaciones en Lyon, Caen y Nantes. Llama considerablemente la atención recorrer Paris en auto y descubrir que el operativo de seguridad electoral sigue en pie. Los gendarmes, serpicos y policías antidisturbios CRS con sus carros de asalto e hidrantes se encuentran repartidos en buen número en la mayoría de los barrios y en las puertas de la capital, para evitar que las hordas de salvajes de los suburbios lleguen a Paris. Lo que mas sorprendió fue el informe matinal del Ministerio del Interior, donde relativizó el impacto de la noche de violencia al sostener que los 396 coches quemados, 270 interpelaciones y 28 policías y gendarmes heridos eran comparables a una noche "excepcional", como la nuit de año nuevo o un 14 de julio. Muchos medios galos y agencias internacionales denunciaron que el balance estaba maquillado y que la cifra había sido superior. Mas tarde, el Ministerio del Interior actualizo las cifras, otorgándole la razón a los desconfiados periodistas: 730 vehículos quemados, 592 interpelaciones y 78 policías heridos, el doble a una noche de las "excepcionales". Igualmente, a tener en cuenta que en Francia la quema de autos es casi un deporte tan nacional como la pétanque. También una herramienta utilizada por muchos para cobrar el seguro (pillos hay en todos lados). Por eso aunque parezca exagerado anualmente se queman más de 12.000 coches. Eso era antes, ahora Sarko llego para romper con todos los records.

lunes, 7 de mayo de 2007

La Francia que se levanta temprano (con resaca)


Mañana (en realidad pasadas las 13hs). La impresión de haber tomado de más. Algo adulterado. El dolor de cabeza puntuado por flashes. Imágenes de anoche. La sala de conciertos alquilada por la UMP a explote. Veinte, treinta clones de Paris Hilton. Una morocha con una remera ajustada I love Sarko. Los SMS que inundan los celulares con el 53% de ventaja para Sarko, dato de los servicios, 3 horas antes del cierre de los colegios electorales. La conductora del canal France 24, que parece una actriz yanki haciendo de conductora de France 24, valkiria asomándose al balcón del segundo piso del anfiteatro buscando captar la atención de Sarkozy. Los abucheos que tapan el audio de Ségolène reconociendo la derrota. Los guardaespaldas abriéndole el paso a empujones a Michèle Alliot-Marie (¿futura french Condie? Ya tiene la cara de Robocop sin ley). El viejo que rojo de tomar tinto le mete mano a una portavoz de la UMP hablando a cámara. El cantante de rai Faudel, cada día más gordo, subiéndose al escenario. Parece un cantante de karaoke, metiendo palabritas en árabe para desmentir la victoria de Le Pen. Nadie se ríe, ¿nadie entiende el chiste cuando Sarkozy dice que va a estar del lado de los oprimidos? El discurso consensual de circunstancia para contradecir cada palabra de la campaña. Y la juventud dorada con el pelito invariablemente semilargo, los aprendices de tiburón organizándose para ir a la disco.
Cada golpe en la sien una nueva imagen. Y la tele. Johnny Hallyday, Enrico Macias, Rika Zaraï, Mireille Mathieu, y su casquito negro y lifting antibalas vomitando la Marsellesa en la plaza de la Concorde, donde se reúne la racaille sarkozysta. La edad promedio de los artistas alrededor de Sarko supera los 60 años. Ninguno vende un disco fuera de Francia. Mentira, Mireille Mathieu logró meter su mercadería en Japón, por el look de geisha vaya uno a saber. Son los artistas de la Francia de mañana. Se juntan con Jean Reno en el Fouquet’s de los Campos Elíseos. Los franceses tienen una palabra para esto, “ringard”, en gallego es “cutre”. La ruptura, dicen. El buen gusto, lo que queda del estado de bienestar, el tenue hilo de la cohesión social. Lo que van a romper. Llegan los SMS con las piedras y los gases lacrimógenos de Bastille. Y los despachos que caen en el monitor, como los numeritos verdes de Matrix, vomitando las cifras: 172 vehículos quemados en la región parisina, 270 detenidos (47 en Lutecia). No todas son malas noticias. La bolsa, esta mañana, estable. Las acciones del grupo Bouygues, de Martin Bouygues, amigo de Sarkozy y dirigente del canal de mayor audiencia TF1, treparon este lunes un 3,03%. Recuperar la inversión de la campaña.

Chirac y Sarko al museo

Esta foto entre el setentoso Chirac y el ‘pelilargo’ Sarko es del día en que comenzó la carrera política del actual presidente, a mediados de los 70s’. El más veterano ocupaba los primeros planos de la política nacional por haber sido premier y por su inminente desembarco en la Alcaldía de Paris. ‘El petit Nicolas’ ese día sorprendió con un discurso al frente de la juventud de su partido luego de los popes gaullistas que se quedaron asombrado por su estilo. De ahí en mas Chirac lo adopto políticamente. Luego vendrían traiciones y odio mutuo pese a la convivencia, pero eso es otra historia. Al poco tiempo Sarkozy seria electo Alcalde de Neuilly-sur-Seine, la periferia rica de Paris desbancando a Charles Pasqua (quien no es precisamente un nene) y despegando en una carrera vertiginosa hacia el poder máximo. Hoy, poco mas de 30 años después logro su objetivo.
La partida de Chirac después de 40 años como protagonista casi excluyente de la política gala marca el final de una época y por eso ya tiene su lugar en este museo de Francia vota. El rotundo triunfo de Sarko marca el comienzo de otra. El sexto presidente de la V República también quedará en el museo de Francia vota, la duda es saber si será por los nefastos augurios que esgrimen sus no pocos detractores.
En estos momentos (2h25) las llamas consumen autos en la vasta periferia de Paris (donde un colega catalán amigo fue cobardemente agredido en Clichy-sous-Bois), pero también en Lyon, Toulouse, Lille, Marsella, Burdeos, Nancy, Rennes, Nantes, Mulhouse, Metz…
El triunfo de Sarko queda empañado por el odio y el miedo que genera, la noche aún no termino, Cinco años es mucho tiempo, una era. Basta, mejor no pensar. Me voy a ahogar penas.

Foto: inspirada en tres patitos

domingo, 6 de mayo de 2007

Sarkozy ríe, Ségo… también

Mientras Sarkozy celebró ante su gente bien en la Salle Gaveau, la socialista Ségolène Royal se mostró sonriente en la Casa de América latina y la sede del PS. Entre tanto miles de personas celebran en la plaza de la Concorde la victoria de la UMP y en la cercana plaza de la Bastilla violentos enfrentamientos están teniendo lugar entre policías y militantes del frente anti-Sarkozy.
Las primeras cifras dadas a conocer por el Ministerio del Interior le otorgan a Sarkozy 53,69% contra el 46,31% de Royal. El flamante presidente atravesó Paris en auto junto a las dos hijas de su mujer (¿donde esta Cecilia?) mostrándose victorioso y sonriente (repitiendo ‘la gran Chirac’), ante la decena de motos con fotógrafos y camarógrafos que lo siguieron con pericia para trasmitir en directo las imágenes a los hogares franceses. El riesgo de los motoqueros fue tal que varias terminaron en el piso o chocando los lentes que trasmitían en directo contra los autos estacionados como si fuera un novato con un videojuego. En su primer discurso el nuevo presidente aseguró su “orgullo de pertenecer a Francia” y pretender que “todos los franceses sientan ese orgullo” comprometiendose a “reestablecer el trabajo, la autoridad y el merito”. Sarko le dedicó un amplio espacio a la política internacional.
La perdedora pareció no acusar el golpe de los fríos números que hablan de más de 6 puntos de diferencia y sin bajar la comisura de sus labios ostento su habitual sonrisa como si el resultado hubiese sido otro. Ségo camino los 600 metros que separan la Maison de l’Amerique latine de la sede del PS en la rue Solferino dándose un baño de multitud mientras sus guardaespaldas se esforzaban por mantener a la candidata lejos de los tristes militantes. Una vez en la sede del PS Royal agradeció a sus 17 millones de votantes y dirigiéndose a la desilusionada multitud desde el balcón afirmó que continuará dando pelea (le va a resultar duro con los elefantes socialistas).
Entre tanto, mas de 10.000 personas ya se encuentran en la plaza de la Concorde celebrando la victoria del candidato oficialista y escuchando conciertos. Para dejar en claro que en esta elección se oponían dos modelos de país, a escasos tres kilómetros de la Concorde, en la simbólica plaza de la Bastilla nuestros colegas nos informan que la policía impidió con gases y balas de goma que miles de militantes de izquierda, descontentos con la victoria de Sarkozy se manifestaran. En estos momentos ocurren violentos enfrentamientos, pero la televisión no muestra la Bastilla. Manifestaciones contra Sarkozy están teniendo en lugar en otras ciudades francesas.

Sarkozy président !

Victoria del conservador Nicolas Sarkozy sobre la socialista Ségolène Royal, según afirman las encuestas de boca de urna de la televisión francesa (que rara vez le pifian). Las distintas cadenas de noticias como LCI Y TF1 le dan al ex Ministro del Interior una diferencia de 7% y como se preveía Sarkozy se convirtió en el sexto presidente de la V República francesa. La segunda vuelta de la elección presidencial marco un record por su elevada participación (85,5% una hora antes del cierre). El ganador sucederá al también conservador Jacques Chirac, que tras su mandato y por la perdida de inmunidad podría ser citado a declarar por alguna de las tres causas de corrupción que lo tienen involucrado de su época como Alcalde de Paris (1978-1995).
La UMP se encuentra ultimando los detalles organizativos de la reunión pública que desde las 23 tendrá lugar en la simbólica plaza de la Concorde, cercana al Palacio del Eliseo que hoy descubrió el nombre de su nuevo inquilino. Dura derrota de Royal, día gris como el cielo que cubre Paris para el Socialismo francés que podría estallar en mil pedazos por esta nueva derrota.

En los suburbios de las grandes ciudades los rumores persistentes de revueltas en caso de victoria del “candidato de la policía” se multiplicaron en los últimos días y por eso la policía desplegó un importante operativo de seguridad con 8.000 efectivos y 12.000 reservistas.

Bocón de urna II

Francia sigue votando en las ciudades, aun falta una hora para que el escrutinio finalice. Sin embargo, en las regiones rurales la votación ya finalizó y por eso las encuestas de boca de urna ya circulan de un lado al otro.
No vamos a quebrantar la ley porque nuestro blog es francés y debemos regirnos por su ley que prohíbe y multa la difusión de los sondeos antes de las 20. Nos vamos preparando para los tiempos que se avecinan y por eso comenzamos a hacer buena letra. Pero les habilitamos el dato de quien ya tiene los primeros resultados. Vienen desde los países vecinos: los helvéticos de Le Temps y los belgas de Le Soir (pero ahora esta saturada) no traen sorpresas pero si el resultado final.

Francia vota II

Desde las 8 de la mañana Francia vota por segunda vez en 15 días, esta vez la importancia es aun mayor dado que hoy se conocerá quien gobernará la quinta potencia mundial por los próximos cinco años.
Desde hace 12 años la derecha se encuentra en el poder y hoy Francia decidirá si continúa siendo gobernada por la misma tendencia política o si, por el contrario, la izquierda regresa nuevamente de la mano del socialismo. Dos concepciones diferentes de sociedad y dos recetas opuestas para sacar al país de la crisis económica y social se están enfrentando en las urnas. De un lado, Sarkozy, adalid del orden, la seguridad y el valor del trabajo. Del otro, Royal, la primera mujer con posibilidades de ser presidenta, que asegura ser capaz de resolver los males de Francia "sin brutalidad" y promete conciliar progreso económico con justicia social. Las encuestas sitúan como gran favorito a Sarkozy y por eso Royal le implora a los dioses un milagro para evitar una derrota que podría terminar con el socialismo francés.
Desde las 18, cuando se cierre la votación en la mayor parte del país (salvo en las grandes ciudades) en un esfuerzo de producción sobre humano actualizaremos el blog cada una hora, así que ya saben a seguirnos.
Hace calor y nuevamente las calles están atestadas de gente y de azules, porque un gigantesco operativo policial se desplegó en todo el país para prevenir incidentes en caso de victoria de Sarkozy, especialmente en los suburbios de las ciudades más importantes.
Hace instantes voto Sarko acompañado de sus dos hijas y a diferencia de la primera vuelta no estuvo acompañado de su esposa Cecilia, lo que potencia aun más los rumores de separación de esta convulsionada pareja. Ségo lo hará en breve en Melle (Deux-Sevres).

La imagen que ilustra este post se pregunta: Endibia o Nabo? No, Papa! Estos afiches pueden verse en las calles parisinas y pertenecen a un movimiento que trasmite un mensaje de abstención de forma humorística. Este es su sitio:
www.patate2007.org y les paso el link por si quieren ver el recomendable video de l'Internacionale patatiste

sábado, 5 de mayo de 2007

Séneca en el living de Nerón

Desde que empezó este blog, vimos, leímos, escuchamos y recibimos mucho material en contra de Nicolas Sarkozy. Su personalidad fue muy duramente cuestionada desde distintos ámbitos de la sociedad francesa y no sólo por quienes apoyaban a otros candidatos.
La animosidad que genera el candidato de la UMP ha sido muy fecunda en textos, montajes fotográficos y de video. Los resultados han sido dispares, del hallazgo desopilante a la mala leche idiota. En este blog publicamos una ínfima parte de cuanto nos pareció divertido o, por el contrario y como lo hicimos en un post reciente, opinamos que se estaba meando fuera del tarro.
Este sábado, cuando la elección de Nicolas Sarkozy parece ya un hecho consumado, nos pareció que había un documento que había circulado durante la campaña que merecía una publicación y una traducción íntegra. Se trata de la descripción edificante y espeluznante (y no de la entrevista en sí) que el filósofo Michel Onfray hizo de la charla que mantuvo a fines de febrero con Sarkozy, mientras lo entrevistaba para la revista Philosophie. Del encuentro había transcendido el polémico fragmento en que el inminente mandatario hablaba de la pedofilia y el suicidio de los adolescentes como algo congénito. Pero era sólo, como veremos más abajo, la punta del iceberg. Aquí va una traducción tan atolondrada como necesaria del texto de Onfray.

“La revista Philosophie me preguntó si, en principio, estaba de acuerdo con reunirme con uno de los candidatos a la presidencia para entrevistarlo sobre su programa cultural, su vínculo con lo espiritual o la filosofía. Mientras yo les daba mi consentimiento me preguntaron si tendría alguna objeción contra de Nicolas Sarkozy.

No más que contra cualquier otro, habría consentido incluso si se trataba de Jean-Marie Le Pen [líder del ultraderechista Front National], puesto que acercarme a alguno de estos animales políticos me interesaba como quien visita un zoológico o un museo del horror en una facultad de medicina. Así que fue Nicolas Sarkozy.

Me parece poco probable que su tiempo pasado – es decir, perdido...—con [el rapero] Doc Gynéco o [el rockero] Johnny Hallyday lo dispensaría de conocer un poco mi trabajo, incluso de lejos. Me esperaba que tuviera la ficha de los servicios secretos o las notas de sus colaboradores. De hecho, sus escribas habían hecho prueba de mayor celeridad: la copia de mi blog dedicado a su augusta persona. Recuerdo que su título era: Las ropas de abuela Sarkozy- ahí mostraba hasta qué punto el candidato oficial cubría sus piel de lobo con una capelina republicana bastante inédita.

Me encontraba en la recámara del escritorio de la famosa abuela Sarkozy, situada en la plaza Beauvau [sede del Ministerio del Interior], acompañado por dos colegas de la redacción de la revista y un fotógrafo que no podía creerse que se encontraba en esta geografía donde se urdían todos los golpes bajos de la República. Epicentro de la estrategia y de la táctica política policial, espacio del cinismo en acción, oficina del dorado maquiavelismo de Estado, con retratos de figuras disciplinarias de la historia de Francia representados en medallones de una austeridad siniestra.

Llegada del Ministro del Interior con un cuarto de hora de anticipación. Son las 17hs del 20 de febrero. Inicio agitado. Agresividad de su parte. Da vueltas en la jaula, mira, calibra, juzga, analiza la situación. Es una gran fiera herida, leyó mis textos del blog y me reta con la mirada- aunque sentado en un sillón cerca de la chimenea. Tiene las piernas cruzadas, una de ellas se agita con un incesante movimiento nervioso, el pie no se queda quieto un segundo. Tiene un cigarro fino y largo, extraño objeto bastante femenino.

Camisa abierta, sin corbata, joyas de oro, pulsera adolescente en la muñeca, probablemente el regalo de su hijo. Cuanto más se muestra nervioso, más exhibo mi calma.

Primer zarpazo con todas las garras fuera, después un segundo, un tercero, y no para, se descarga, agrede, pega, golpea, habla solo, con un débito imposible de contener o canalizar. Una, dos, tres frases autistas. El director del gabinete y el escriba miran y escuchan, impasibles. Se los imagina capaces de asistir a un interrogatorio violento con la misma máscara, el de la gente de poder que observa cómo se muere en directo y no se mosquea. El espectáculo de un combate de gladiadores.

Siento el aire glacial que llevan consigo los que de un gesto de su pulgar, matan o salvan. El monólogo continúa. Logorrea [diarrea verbal] interminable. Maldades lanzadas como un chorro de hiel de una bilis enferma o como un veneno pulsado por un proyecto de asesinato. Hablador, provocador, seguro de sí, incitando el adversario a luchar, afirma en síntesis: “Entonces, viene a ver al gran demagogo cuando usted no es nadie, y además, ¡saltando a la boca del lobo...”!

Hago una frase. Es pulverizada, destruida, rota, anulada, despedazada: otro cinismo sin elegancia, más frases que uno siente que querría más peligrosas, más mortíferas sin conseguir la estocada final. El odio no encuentra otro camino que esta serie de heridas expuestas. Digo una segunda oración. Mismo tratamiento, flujo de verbo, flujo de palabras, chorros ácidos. Una tercera. Igual. Empiezo a pensar que la crisis se prolonga demasiado. En cualquier caso desmedida, desproporcionada.

Si se quiere ser presidente de la República, hay que prepararse desde la cuna, si se quiere presidir el destino de un país dos veces milenario y tratar de igual a igual con las grandes fieras de este planeta, si se prepara a tener a su disposición el fuego nuclear, si uno se expone desde hace años invitándose todos los días en las noticias de todas las prensas, escritas, habladas, fotográficas, digitalizadas, si uno lleva su vida pública como una vida privada y viceversa, si se aspira a convertirse en comandante de las fuerzas armadas, si un día debe garantizar el Estado, la Nación, la República, la Constitución, si, si, si, entonces ¿cómo se puede reaccionar como un animal herido de muerte, como una bestia enferma, cuando apenas puede reprocharle a un interlocutor un blog confidencial poco ameno, cierto, pero inofensivo?

Porque en contra mío, para justificar este trato desproporcionado, sólo tiene que afirmé en un un puñado de artículos de este blog que el candidato a la presidencia me parecía haberse convertido demasiado recientemente a De Gaulle, el gaullismo, la Nación, la República, que sus citas de Jean Jaurès y Léon Blum parecían poco oportunas en un itinerario de una treintena de años en el curso de los cuales estos apellidos brillaban por su ausencia en lo que él había dicho o escrito. Preguntas que, desde entonces, podían convertirse en el objeto de un debate, y que, de hecho, era por esta razón que estábamos ahí Alexandre Lacroix, Nicolas Truong [los periodistas que lo acompañaban] y yo...

Este ataque de cólera sólo fue interrumpido por la incidencia del timbre de un celular que lo hizo alejarse a la habitación de al lado. Mientras se desplazaba, respondía con una voz suave, tierna, muy afectuosa, con palabras dulces destinadas muy probablemente a alguno de sus hijos. La fiera suelta se volvía apenas un felino de salón ronroneante,k doméstico. En ausencia del ministro, confieso a mis compañeros y en presencia de dos de los suyos que no vine para participar en este tipo de happening histérico y que estoy pensando en irme del lugar de inmediato.

Había venido como un adversario político, es cierto, me parecía que la cosa era clara, y de hecho pública, pero esto no excluía un debate de fondo que yo quería y ¡que había preparado, trayendo cuatro libros envueltos para regalo! Quien haya leído a Marcel Mauss sabe que un presente obliga al otro a dar otro presente y esperaba algo inédito en este potlatch de primitivos post-modernos... Vagamente licuado, y sibilino, el grupito de la revista Philosophie, viendo que su primicia se evaporaba en el medio de la oficina, propuso, que ni bien el Ministro volviese, tendríamos que pasar a otra cosa y que diera mis regalos... Me negué diciendo que las condiciones no estaban reunidas para este tipo de gesto y que, en todos los sentidos de la palabra, ya no pensaba regalarle nada.

“¿Pasemos a las preguntas? ¿A un debate? ¿Tratamos de que haya un diálogo?”, proponen Alexandre Lacroix y Nicolas Truong. Ensayos, esbozos. Destruidos, retoman sus hojas y tiran dos, tres temas.

La velocidad de la violencia del ministro disminuye, es cierto, pero el registro es el mismo: cólera fría en lugar de la cólera incandescente, aunque cólera al fin.

Sobre de Gaulle y el gaullismo reciente, sobre la Nación y la República como estrellas norteamericanas – digamos las cosas de este modo – de su discurso de investidura, sobre la confiscación de los grandes nombres de la izquierda, sobre el antiguo atlantismo del candidato y su incompatibilidad con la doctrina de de Gaulle, el debate ya no prende. Me increpa: “¿Cuál es mi legitimidad para hacerle este tipo de preguntas? ¿Cuáles son mis credenciales de gaullista para hablar así? ¿Qué arrogancia me permite creer que Guy Môquet pertenece más a la izquierda que a Francia?” Así que es él, quien...

No hay intercambios, sólo una máquina eficaz para recusar preguntas, para evitar una confrontación franca. Este hombre interpreta toda oposición a su doctrina como una recusación de su persona. Tengo el presentimiento de que, de hecho, la clave del personaje podría radicar en que la afirmación de su subjetividad se intensifica cuanto más frágil e incierta es de conquistar. La fuerza que de la que hace gala esconde mal la debilidad visceral y vivida. En las cumbres de la República, o dicho de otro modo en la jaula de las grandes fieras políticas, parece que sólo se puede encontrar impotentes consigo mismos y que, por esta misma razón, aspiran a dominar a los otros. De golpe, me siento Séneca sentado en el living de Nerón...

Con habilidad, mis compañeros tratan de manejar la situación, de tomar un poco las riendas de este debate que no ocurrió y que, por el momento, los supera. De hecho, el conjunto de esta primera media hora se reducía a la teatralización histérica de un ser perdido, completamente entregado a una danza de muerte en torno de una víctima expiatoria que asiste a la escena que, desde uno y otro de los dos campos, dos veces dos hombres asisten, impotentes, a esta escena primitiva de un jefe de horda poseído por espíritus guerreros. ¡Gran momento de transe chamánico en la oficina de un Ministro del Interior que aspira a las funciones supremas de la República! Olores de sangre y hedores primitivos, rastros de hiel y bilis, el piso parece tierra apisonada cubierta de inmundicias después de una ceremonia vudú...




Carne de diván



La situación cambia radicalmente cuando empezamos una discusión sobre la responsabilidad, es decir sobre la libertad, y por consiguiente de la culpabilidad, de los fundamentos de la lógica disciplinaria: la suya. Nicolas Sarkozy habla de su visita a una prisión de la ciudad de Rennes. El tema político quedó atrás.

A partir de ahora, no volverá a ser el mismo hombre. Volviéndose hombre, justamente, dicho de otro modo habiéndose quitado los oropeles de su oficio, hace un gesto con el puño cerrado llevándoselo al lado derecho de su panza y habla del mal como de una cosa visible, en el cuerpo, en la carne, en las vísceras del ser.

Creo entender que él piensa que el mal existe como una entidad separada, clara, metafísica, objetivable, como si fuera un tumor, sin ninguna relación con lo social, la sociedad, la política, las condiciones históricas. Le hago preguntas para verificar mi intuición: de hecho, piensa que nacemos buenos o malos y que, pase lo que pase, hagamos lo que hagamos, todo ha sido ya definido por la naturaleza.

Llegados a este punto, percibo aquí la metafísica de la derecha, el pensamiento de la derecha, ontología de la derecha: la existencia de ideas puras sin relación alguna con el mundo. El Bien, el Mal, los Buenos, los Malos y podemos continuar la lista: los Valientes, los Haraganes, los Trabajadores, los Asistidos, como si se tratara de una especie de teatro donde cada quien desempeña un papel, escrito desde un principio por un Destino que organiza todo. Un Destino o Dios, si se quiere. De este modo, están el Gendarme, el Policía, el Juez, el Soldado, el Militar y, enfrente, el Criminal, el Delincuente, el Contraventor, el Enemigo. Una lógica de guerra que prohíbe la posibilidad, algún día, de algún tipo de paz.

De ahí en más, no vale la pena ir más lejos, cada quien tiene que hacer aquello que le dicta el destino: el Ministro del Interior efectúa su trabajo, el Violador el suyo, es un reparto providencial (en el sentido teológico del término) de los roles. Aquí vemos cómo el pensamiento de derecha se articula perfectamente con el aparato metafísico cristiano: la culpa, la pureza, el pecado, la gracia, la culpabilidad, la moralidad, los buenos, los malos, el bien, el mal, el castigo, la condena, la redención, el infierno, el paraíso, la prisión, la legión de honor, etc.

Propongo la idea inversa: no se elige, de hecho se tienen pocas elecciones, puesto que los determinismos son muy fuertes, diversos, múltiples. No se nace lo que se es, uno se convierte en ello. Refunfuña y lo rechaza. ¿Y los determinismos biológicos, psíquicos, políticos, económicos, históricos, geográficos? De nada sirve. Afirma: “En lo que me concierne, tiendo a pensar que se nace pedófilo, y es de hecho un problema que no sepamos curar esta patología. Hay entre 1.200 y 1.300 jóvenes que se suicidan en Francia cada año, ¡no es porque sus padres no se han ocupado de ellos! Sino porque genéticamente tenían una fragilidad, un dolor anterior. Fíjese los fumadores: algunos desarrollan un cáncer, otros no. Los primeros padecen una debilidad psicológica hereditaria. Las circunstancias no son responsables de todo, la parte innata es inmensa”. “Genéticamente”: ¡una idea tan expandida del otro lado del Atlántico!

¡La genética, lo innato, contra lo social y lo adquirido! Las viejas líneas que marcan la frontera entre el individuo responsable de todo y la sociedad de nada ,que caracterizan a la derecha, o la sociedad culpable de todo, el individuo de nada, que constituye la cantinela de la izquierda... Dejemos de lado la teoría.

Voy al ejemplo para tratar de mostrar mejor que decir que todo es genético es un callejón sin salida tanto como lo social. Frente a esta confesión de lugar común intelectual, utilizo naturalmente las técnicas socráticas para interpelar, inquietar y captar la inteligencia, captar la atención de mi interlocutor que, de hecho, parece realmente deseoso de ahondar este tema.

Argumento: Él, cuya heterosexualidad es notoria – fue ampliamente exhibida en las revistas – ¿tuvo que elegir alguna vez entre su modo de sexualidad u otro? ¿Recuerda el momento en que probó la homosexualidad, la pedofilia, la zoofilia, la necrofilia para decidir cuál prefería y optar, finalmente, con conocimiento de causa, por la heterosexualidad? No, por supuesto. Ya que la forma que tomó su sexualidad es un asunto que no es una cuestión de elección o genética, sino de génesis existencial. Si pudiésemos elegir, ningún pedófilo eligiría serlo...

El argumento lo detiene. Me parece que a partir de este momento, el candidato presidencial, el ministro del interior, el animal político de gama alta deja paso al hombre, frágil, inquieto, ostensiblemente hablador delante de los intelectuales, descartando con un gesto que puede ser de desprecio los dichos que apelan a las cosas del espíritu, a la filosofía, pero después de todo demasiado frágil para darse el lujo de una introspección o de llevar a cabo la tarea socrática sin temer encontrar en la caja negra el espantoso cadáver de su infancia.

Durante la conversación, confiesa que nunca escuchó algo tan ridículo como la frase de Sócrates “Conócete a ti mismo”. Esta confesión me deja helado- por él. Y por lo que dice de él al afirmar una cosa semejante. ¿A este hombre le parece vano, nulo, imposible el conocimiento de sí mismo? Dicho de otro modo, ¿ este aspirante a conducir los destinos de la nación francesa cree que un saber de sí es un emprendimiento vano? ¡Tiemblo frente a la idea de que, de hecho, las fragilidades psíquicas en los más alto de la cima del Estado puedan gobernar al que reina!

Cuando fue publicado, leí “El poder y la vida” de Valéry Giscard d’Estaing [ex presidente francés] que contaba sus ataques de angustia, las inhibiciones que lo paralizaban en un vehículo militar el 14 de julio en los Campos Elíseos, sus pretextos para abandonar el consejo de ministros para que le inyectaran un calmante, su deseo de ser psicoanalizado (¡por Lacan!) durante sus siete años de gobierno, etc. Me acuerdo de las confidencias que me hizo un amigo bien informado sobre el no muy brillante estado psíquico de Jacques Chirac luego de haber disuelto la Asamblea Nacional y el tipo de tratamiento “psi” que seguía en esa época. Me acuerdo del fin de un François Mitterrand, entre videntes y reliquias de Santa Teresa, invocaciones a las fuerzas del espíritu, creencias en el más allá, gualichos y otras yerbas.

Y veía allí, en la mirada ahora calma de la fiera extenuada por su violencia, un vacío de hombre perdido que, fuera de la política, esquiva las preguntas porque recela de las respuestas, y que, desde el momento en que se saca el traje de político donde está a sus anchas, le teme a las preguntas existenciales y filosóficas porque sospecha lo que podrían hacerle descubrir de él, que corre todo el tiempo para no tener que detenerse y enfrentarse a sí mismo.

Los sesenta minutos técnicamente consentidos se habían alargado otra media hora. Los dos personajes trajeados que lo secundaban miran la hora. Había llegado el momento de darle mis regalos. Al Ministro del Interior adepto de las medidas disciplinaria: “Vigilar y castigar” de Michel Foucault; al católico que confiesa que, de vez en cuando, una misa en familia lo apacigua: “El anticristo”, de Nietzsche; para el asesinato del padre, del jefe de la horda primitiva “Tótem y tabú” de Freud; para el liberal que escribe que el antiliberal es “el otro nombre del comunismo” (dice no haberlo dicho, saco mis apuntes y preciso el libro, la página...): “¿Qué es la propiedad?” de Proudhon. Como un chico en Navidad, arranca los envoltorios con avidez. Agrega: “me gustan mucho los regalos”.

Después: “Pero ahora voy a verme obligado a hacerle otros a usted entonces?”... Tal como lo había previsto. En el resquicio de la puerta de su oficina, la tensión cayó. ¿Quién toma la iniciativa de decir que la reunión termina mejor de lo que había empezado? Ya no sé. Comenta: “Es normal, cada uno es un animal en lo suyo, ¿no? Las fieras como nosotros tienen que olisquearse...”. Alucino con su registro: animalidad, olfato. Es decir, el nivel cero de la humanidad. Me da todavía más pena. Concibo que Sócrates lo habría hundido en unos abismos de los cuales no habría regresado. O, digámoslo de otro modo: el hombre político volvería, claro está, pero habiendo dejado detrás su harapo político para convertirse al fin en un hombre.

Mientras sus cancerberos se lo llevan casi de la manga, expresa su anhelo de continuar esta charla, por el placer del debate y del intercambio, para ir más lejos. De una, me propone acompañarlo, sin periodistas – hace un gesto con el brazo hacia los periodistas de Philosophie Magazine para hacerles entender que tienen que irse, un gesto que traiciona probablemente lo que piensa de toda la corporación. Me niego. ¿Quizás en otra oportunidad? Los dos amigos giñan los ojos como guirnaldas eléctricas. Veamos para más adelante...

Una última palabra de Nicolas Sarkozy en forma de lapsus, se mueve hacia la salida: “No me va a decir que no soy un tipo raro, ¿no? Tengo que convencer a 65 millones de franceses, ¡y le digo a usted, aquí, que quisiera seguir la conversación! ¿Eh? ¿No? ¿No hay nada más importante que hacer? Qué cosa...” Sesenta y cinco millones es el número de franceses a convencer de amor, no el de los electores a convencer de votar..."
Michel Onfray, filósofo

viernes, 4 de mayo de 2007

Arbeit Macht Frei

Paris. Jueves 12:50. Caminando por la empinada rue Belleville diálogo entre argentino y alemana.

Ella se sorprende, se queda detenida frente a los afiches al lado de la escuela. Mira la animadversión que genera Sarkozy y ofuscada lanza con el envión de sus gestos.
- No puede ser que hagan esto, es muy fuerte. ¡Arbeit macht frei es demasiado!
- ¿Quoi? ¿Qué significa?
- Esa es la frase que estaba en la puerta de Auschwitz y con la que los nazis recibían a los judíos. Significa 'El trabajo hace libres'.
- Es verdad, ahora recuerdo esa irónica frase nazi como si Auschwitz hubiese sido un paraíso laboral y no un campo de exterminio.
Mientras tomo unas fotos ella se queda pensando, masticando bronca. Con la garganta hinchada retoma la conversación.
- Esta bien que el tipo da miedo, pero se fueron al carajo. No me parece justo. Esta elección desborda clishés. Ella es la virgen Maria, mujer y madre, y el otro el nazi macho violento, facho y enano. Al final el PS y la izquierda estigmatizan tanto como Sarko a las minorías. Todos diabolizan. Y así están en el PS, unos incapaces a los tumbos buscando un milagro para que el tipo no gane. Estos franceses están todos locos…

a Anne-Claude

jueves, 3 de mayo de 2007

El día después

El día después del extenso y virulento debate entre Royal-Sarkozy los dos bandos gritan victoria. Sin embargo, no hubo un claro ganador. Fue una convencida y convincente Ségo quien tomó la iniciativa sabiendo que necesita acortar la brecha que la separa del favorito de todas las encuestas. De la noche a la mañana Royal sacó a relucir un hasta ahora desconocido carisma. Una combativa Ségo marcó el ritmo, pese a ser inconstante por momentos y perderse en largas argumentaciones, lanzando las frases más duras de la noche ante un irreconocible y conciliador Sarkozy, que con un tono susurrado siempre esquivó el conflicto. Tras su gruesa capa de maquillaje el conservador se esforzó en sobreactuar su calma para no dar fundamentos a quienes lo acusan de brutal por su irritable carácter. Sabiendo que tenía mucho por perder Sarko no arriesgo. Si hubiese sido una pelea de boxeo podríamos afirmar que la socialista gano por puntos en fallo unánime por ser mas audaz y elocuente. Lo que sorprende porque todos vaticinaban que Sarkozy arrollaría por su carisma y su oratoria, pero nada de eso se vio a los largo de las 2h40 de debate.
Los analistas políticos sostienen que difícilmente cambie el resultado de la trascendental consulta que se avecina, algo que en las calles, el mercado y los comercios de mi barrio los respetables analistas callejeros no comparten. Son muchos los que afirman que habrá un final cerrado. Veremos que pasa dentro de tres días..
Entre tanto, el centrista François Bayrou no quiere perder el protagonismo que supo conseguir y por eso tras la discusión aclaro que no votaría por Sarkozy. Se espera que Bayrou hable esta tarde. ¿Llamará a votar por Ségo?
Recomiendo el largo comentario de una anónima en el post que esta aquí abajo y este video-resumen del vespertino Le Monde.



miércoles, 2 de mayo de 2007

El debate en vivo por internet

El canal de televisión francés Arte difundió el miércoles 2 de mayo a las 21hs de Francia (16hs de Buenos Aires) el debate entre Nicolas Sarkozy y Ségolène Royal . Todavía pueden verlo, el link es el siguiente: http://www.arte.tv/fr/1557600.html

La comunión popular de Ségo

Martes 1ro de mayo. Día del trabajador. La ciudad esta casi desierta por el fin de semana largo. Sin embargo, los que no se fueron y siguen en Paris ocupan rápidamente las soleadas calles inundadas de clima electoral. Los actos del Socialismo y del Frente Nacional mas las reivindicaciones sindicales convirtieron a varios barrios de la capital en una marea de gente.

Entrando a Charléty a los saltos

Poco después del mediodía los alrededores del estadio Charléty (sur de Paris) comenzaron a cambiar al poblarse de una heterogénea masa popular. La arriesgada convocatoria socialista de realizar un acto más importante que el del domingo de la UMP contó con un guiño climático que dejo atrás amenazas de lluvia. El PS superó su objetivo con creces, al menos en los números duplicó el acto parisino de Sarko al meter 50.000 personas. A las 16 el público ya había colmado el estadio (sede del Mundial de rugby que en cuatro meses se jugará en Francia). Como siempre llego tarde a todos lados quede amontonado frente a las puertas sin poder entrar. Pero no todo estaba perdido. Con un grupo de intrepidos jóvenes decidimos no esperar y nos trepamos por un muro lateral, saltando hacia la pista de atletismo, donde tres fornidos morochos amortiguaron nuestra caída.

Hay que salir del barrio

A diferencia de los actos sarkozistas o de los pequeños actos socialistas los blancos no fueron mayoría. Entre el multiétnico público hubo africanos, árabes y asiáticos, quienes se mezclaron con la blanca palidez 'bobo' y los estudiantes de las escuelas bien. El look bohemio fue norma, pero no regla. Las mochilas y los morrales, portados por rastas o raros peinados nuevos se mezclaron con trajes, portafolios y tacos de los yuppies que ni en un feriado dejan de producirse como tales. "Tenemos que salir, mostrarnos, no quedarnos encerrados en el barrio. Este acto es una muestra de lo que es Francia hoy", me dice Rachid un musulmán africano color café llegado de los suburbios mientras comparte su botella de agua con un grupo de sedientos. "La solidaridad esta acá y eso es lo que necesita este país tan individualista". El colorido del acto no lo brindo solamente las diferentes etnias presentes, sino las variadas vestimentas. Las infaltables remeras rojas, pero también naranjas de los centristas, o verdes de los ecologistas que en la segunda vuelta votaran por Royal. Otra diferencia con los actos UMP es que en Charléty nadie sudo Kenzo. Los olores son otros. El acido y penetrante olor a transpiración llegaba a ráfagas con el viento, pero los aromas que marcaron la soleada jornada fueron el humo grasoso de la merguez y el kebab o el humito dulzón del hachis y la marihuana como en cualquier concierto multitudinario o partido de fútbol.


Ségo présidente! Yannick no se va!

Grupos de rock, pop, chanson, poesía, rap, reggae, pero también intelectuales, científicos, deportistas y otros artistas se hicieron presentes para apoyar a Ségolène y ayudar a que su convocatoria se mayor. Entre la veintena de comprometidos músicos sobresalieron el irónico Bénabar, el inoxidable Renaud, el meloso Cali, los potentes Têtes Raides. Y hasta se coló en el escenario nuestro pianista Miguel Ángel Estrella, la representación Argentina junto a Ségolène, osada actitud de un representante del Estado nacional por ser Embajador ante la UNESCO. El que se llevo la mayor ovación fue el ex tenista devenido en músico Yannick Noah, un icono entre los franceses. Noah se animo a afirmar que de ganar Sarkozy dejara el hexágono y por eso el "Yannick no se va" retumbo con tanta fuerza como el "Ségo présidente!" que bajaba de las tribunas.

"No desilusionemos al mundo, seamos audaces"

El discurso de Ségo fue más virulento e irónico de lo que la señora nos tiene acostumbrados. "Parece que se acordó que tiene que dar todo porque sino se le acaba el tiempo", suelta a mi lado una mujer emocionada con ganas de compartir su alegría. Con un carisma hasta ahora desconocido la cincuentona socialista arengó constantemente al público lanzando críticas para "el otro candidato". La socialista evito nombrar a su rival, pero se burló en reiteradas ocasiones de sus palabras calentando la previa del esperado debate de esta noche. Luego lo acusó de querer "otro mayo del 68 para instaurar el orden".
"No desilusionemos al mundo que nos sigue con atención y nos pide que seamos audaces de elegir por el futuro y no por el candidato y el equipo del gobierno actual. La elección es clara, es la elección de la audacia, pero también de la reconciliación, la armonía, la paz social", soltó sobre el final. Al salir del estadio con el sol cayendo sobre el periférico (ese cinturón que circunvala y delimita la ciudad) el clima es otro. El fervor popular le deja lugar al orden que intimidantes instauran decenas de policías y gendarmes. Las estaciones de tren y métro están llenas de azules, un golpe de realidad. De la ilusoria libertad y el fervor de una comunión popular al estado de control hay solo uno metros.

martes, 1 de mayo de 2007

Otra excursión al Front National


París, Plaza Saint Augustin, 10 hs. Mañana límpida y primaveral, el sol le saca brillo a las calles adoquinadas. La ciudad desierta en este primero de mayo, Día del trabajo y, desde que Jean Marie Le Pen lo decidió, de Juana de Arco. La figura de la heroína fue disputada por
la extrema izquierda y la extrema derecha durante siglos, pero el líder del Frente Nacional terminó imponiendo a la Doncella de Orléans como símbolo de la Francia rural, del catolicismo, de la monarquía y de la expulsión del extranjero, antes de los ingleses, hoy de los inmigrantes. En el medio de la plaza, una Juanita de bronce sentada en su corcel levanta la espalda sobre la pequeña multitud que se ha ido congregando (Ver la fotogalería) . Los primeros en llegar son los skinheads. Chombas Fred Perry, buzos y remeras Lonsdale o Troublemakers, jeans Levi´s arremangados, borcegos Doc Martens hasta las rodillas, brazos tatuados con dibujos de alambres de púa y las cabecitas recién afeitadas. Bajan de vans con banderas con la flor de Lis o simplemente con el pabellón tricolor. Sus caras son patibularias, pero no son nada comparadas con la gentedel DPS, el servicio de seguridad del Front National. Quien nunca haya escuchado hablar de ellos, podría pensar que por sus uniformes azules, sus gorras, sus walkie talkies, sus ovejeros alemanes con bozal, sus credenciales pinchadas en el pecho, son policías, pero no,son las fuerza de choque del frente, una verdadera estructura paramilitar súper entrenada que actúa como si realmente estuviera habilitada para imponer el orden público.Una pareja que no llega a los treinta avanza hacia la plaza con un cochecito, donde duerme un bebe. Se detienen a una cuadra de la manifestación. El hombre se saca la camisa a cuadros que lleva y se pone una roja que dice Le Pen presidente. Ella se sonríe. Tiene una largapollera negra, la piel muy blanca, los ojos cargados de rimmel y muchas cadenitas de plata. Sus botas tiene una plataforma que le agregan cinco centímetros. Es una gótica. Y como ella, cientos de jóvenes que rondan los veinte años se pasean con looks góticos o metaleros.Muchos chicos con el pelo largo y remeras con nombres de grupos de Death Metal. Y muchas chicas con el pelo teñido de negro. Algunas parecen salidas de un clip de Evanescence. Los viejos burgueses que van cayendo al baile parecen desconcertados con tanto cuervo y cada tanto dejan escapar una mueca o un comentario desaprobador.Hay muchos tipos solos con cara de desgraciados, alguna vieja gótica que se pasó con el rouge y las plataformas, varios muchachotes sobrealimentados de provincia, algunas familias numerosas que le pintaron a sus hijos, con la nuca afeitada y peinados con la raya al costado, un Le Pen en los cachetes.Ya son las 11hs y la temperatura empieza a subir, y la falta de desodorante (¿una reivindicación nacionalista?) comienza a sentirse. De golpe un rumor, invade la plaza. Jean Marie le Pen, envuelto en una nube de cámaras deposita un ramo de flores al pie de la estatua de Juanita. La marcha puede empezar.El cortejo deja la plaza San Agustín y se dirige a la de la Madeleine, para desembocar en la de la Opera, donde el J.M. Le Pen deberá dar su consigna de voto. Son pocas cuadras, un itinerario pensado para un partido de la tercera edad. Sin embargo, el desfile es encabezado por la juventud del Frente Nacional. La vanguardia del FN grita con rabia, bronca, le duele el millón de electores que le robó Nicolas Sarkozy. La bestia aúlla como un perro herido.

Las francesas para los franceses

Una rubia de veintipico encabeza la marcha indicando con un megáfono lo que hay qué gritar. Primero el consabido “¡Francia para los franceses!”, pero seguido por un más sorprendente “¡Las francesas para los franceses!”, repetido con igual convicción por hombres y mujeres.
En el camino, reparten la prensa de ultraderecha, el viejo y nauseabundo Rivarol oel Dissident, que juega con la tipografía de la doble “S” del título.Un viejito trasnochado reparte unas hojas fotocopiadas tipeadas con una vieja Olivetti donde denuncia el genocidio Armenio a manos de los turcos.
Hablo con Mariam, una joven periodista árabe que trabaja para la radio estatal. Se la nota nerviosa, fuera de lugar. Esconde sus ojos detrás de sus anteojos y sus anteojos para corregir la miopía detrás de una libreta donde prepara lo que va a decir en un rato en vivo. Se ve que le gustaría estar en otra parte. Calcula que hay unas dos mil personas. La organización exagera unas quince mil. Los demás periodistas dicen que como mucho cinco mil. En este puto país no hay jamás un número oficial de manifestantes. Los que convocan tiran una cifra ridículamente alta y la policía la divide por la mitad, ese es su número. Bastaría conocer la superficie de los lugares donde transcurren siempre las manifestaciones y ver cuánta gente hay por metro cuadrado. Ahora, la marcha ya no la encabeza la rubia, sino una morocha con una vestida toda de negro con minifalda y tacos altos que agita una bandera. Los varones no le despegan el ojo del culo. Ella no sólo lo sabe, si no que parece asumir perfectamente su papel, orientar eldeseo hacia el escenario.

Un ejército a la deriva

Son las 12hs y puntualmente Jean Marie sube al escenario. Alza los brazos como un boxeador victorioso, pese a que esta vez lo sacaron del ring en la primera vuelta.
Sigo el discurso desde la boca de metro de Opera, donde la gente de prensa organizó un vallado en forma de cuadrado para que los periodistas sigan los pormenores a una distancia prudente de los manifestantes enardecidos.
Me cruzo con Alejandro d. N.., un periodista que me cuenta que por poco lo linchan unos cabezas rapadas, que le sacó una foto a un tipo con una remera del Che (ex trosko). Hizo también tomas notables de la grupa de una fotógrafa. Me dice que esta noche me mandalas fotitos.
Detrás del atril Le Pen sigue hablando. Es de lejos el orador que mejor maneja el francés de la clase política de los últimos 30 años. Su discurso, como de costumbre, está repleto de citasliterarias, de francés antiguo, de guiños para entendidos. Un tipo de prensa me da una copia del discurso y, rápidamente, descubro el párrafo donde dice que no llama a votar por Sarkozy porque lo saqueó ideológicamente, porque lo trata de extremista y sobre todo no quiere cambiar el modo de escrutinio para permitir que en las próximas legislativas el FN pueda entrar a la Asamblea Nacional. Dice que le gustaría vengarse mandando a votar por Ségolène, pero como la apoya la extrema izquierda no quiere que bajo su presión legalice a todos los indocumentados. Así que llama a una abstención masiva. Mientras leo esto, veo entre los periodistas a Jean Yves Camus, uno de los politólogo que mejor conoce a la extrema derecha. Me explica que más allá de lo que dice Le Pen, tres de cada cuatro electores del Frente Nacional votará este domingo por Nicolas Sarkozy. Le pregunto si la estrategia de Marine Le Pen, la hija de, que consistía en "desdiabolizar" la imagen del partido no les jugó en contra, y me dice que quizás le quitó algo de su esencia sulfurosa al partido, pero que la estrategia no era mala. Pasa que Sarkozy fue todavía mejor.Son las 13hs y la plaza se vacía. La Francia rancia, profunda, resentida, se lleva el odio a casa. Da la impresión de un ejército desbandado hecho de gente herida y vencida, a quien la vida le ha jugado una mala pasada dejándolos llenos de rencor. Mientras, del otro lado del Sena, los socialistas abren las puertas del estadio Charletty, donde Ségolène le hablará a la otra Francia, aquella que el periódico Rivarol llama con desprecio en la tapa la de los árabes y los BoBos.


Foto: Alejandro D.N

Dime lo que comes y te diré quien eres

En el fragor de las maniobras electorales por captar el voto de los ciudadanos, los candidatos apelaron en sus discursos a citas disímiles que abarcaron desde Leon Blum y Jean Jaurès a Charles de Gaulle y François Miterrand, entre otros, pero ninguno de ellos se animo a invocar al brillante Jean Anthelme Brillat-Savarin, el hombre que escribió ‘Dime lo que comes y te diré quien eres’ y ‘La fisiología del gusto’. En Francia la gastronomía llega a su máxima expresión y posee un estatus cuasi comparable al del arte, es indudable que importa y mucho que comen los candidatos a la presidencia.



De dieta durante su campaña, Sarkozy afirmó comer “todo lo que da energía” y de “manera compulsiva” pero lo que pierde al aspirante es el chocolate que consume “sin importar la marca ni la calidad”. Los sabios aztecas se referían al chocolate como “el alimento de los dioses”, quizás por eso Sarko engulle innumerables cantidades de las grasosas barras de cacao. El chocolate contiene componentes químicos con efectos neurotransmisores en el cerebro y una sustancia parecida a la cafeína. Además, posee más antioxidantes que el vino, por eso –según los expertos- el secreto de la pasión es la combinación de ambos. Sin embargo, el apasionado y vehemente Sarko no bebe vino. Un sacrilegio inadmisible en un país como Francia donde el vino y el agua mineral se consumen a raudales. ¿Condicionará esto el voto de los adinerados e influyentes viticultores? ¿Votarán igual por el derechista? Durante la campaña Sarkozy visitó viñedos y bodegas en Sancerre bebiendo un sorbo del fresco, frutal y vivaz blanco del lugar para las fotos, pero evitando tragarlo y escupiendo el líquido no vaya a ser cosa que algunos centilitros de vino saquen a la luz su irascible y temperamental carácter que tanto se esfuerza en disimular. Esta claro que por su estilo, el candidato se encuentra más cercano a las bebidas estimulantes como Gatorade o Speed para recargar la ambiciosa maquina corporal que al elixir dionisiaco.
En cambio, los hábitos alimenticios de Royal son diferentes. La socialista confeso que acostumbra a “cocinar sopas para sus cuatro hijos” y que su alimento preferido es ‘le Chabichou’, un cremoso queso de cabra con su corteza florecida por la fermentación. Ségo se declaró fanática del queso de su región y hasta en varias entrevistas se animó a recomendar uno de sus platos de cabecera: el milhojas de berenjenas y Chabichou. Todos recuerdan cuando antes de las legislativas en 1988 Ségo apareció en Paris vestida con las ropas tradicionales, un delantal y una canasta con quesos bajo su brazo en su campaña para lograr que el Chabichou obtenga la Apelación de Origen Controlado (AOC). Cometido que la presidenta del Consejo Regional de Poitou-Charentes y diputada de Deux-Sévres logro dos años después. Royal si bebe alcohol y por eso aconseja que el Chabichou sea acompañado por una tostada y una copa de pineau de Charentes.
El domingo hay que elegir, no gozo del derecho pero personalmente si tuviera que votar y si mi elección se basaría meramente en el carácter culinario de los candidatos escogería a Royal sin dudarlo, al menos en este plano nuestras afinidades son muchas.

lunes, 30 de abril de 2007

Lost in translation


El 23 de abril pasado, un día después de la primera vuelta de las elecciones francesas, la cadena France 2 difundió el discurso del candidato de la UMP, Nicolas Sarkozy, en el que éste llamaba a los franceses a “unirse en torno a mí”. El problema es que el traductor de France 2 para los medios anglosajones subtituló la declaración como que Sarkozy llamaba a “unirse en torno a mi ego sobredimensionado”. La frase fue retomada tal cual por varios canales de Estados Unidos.

Hoy, el director general de France 2 anunció que el intérprete sería despedido, al tiempo que aclaró que el traductor estaba simplemente haciendo una broma con sus compañeros y un misterioso “problema informático” terminó mandando el subtítulo a Norteamérica. Sí, claro.

Sarko en Bercy

A una semana de la segunda vuelta el favorito Nicolas Sarkozy realizó en Paris su acto más importante llamando a los franceses de "centro y los extremos" a apoyarlo para "derrotar de una vez por todas a la herencia de mayo del 68'", que entre otros tantos males "introdujo la ironía" y "destruyo moralmente la política". "El culto al dinero reina, la ganancia a corto plazo y la especulación fueron llevadas por esta izquierda portando los valores de mayo del 68'", criticó Sarkozy, utilizando argumentos que habitualmente recaen en la derecha. La alusión a la mítica revuelta estudiantil ocurrió en presencia de dos de sus más reconocidos "herederos", hoy ya arrepentidos, los filósofos André Glucksmann y Alain Finkielkraut, el primero inclusive arengo con un discurso considerando al ex Ministro del Interior "el candidato de los Derechos Humanos". Curiosa afirmación de Glucksmann, porque este fin de semana la respetada Liga de los Derechos Humanos (creada a fines del siglo XIX tras el 'affaire Dreyfus') tomó partido y llamó a votar por Ségolène Royal.
La uniformidad ideológica de la derecha fue consecuente con la importancia del acto y por eso no sorprendió que la tribuna oficial luciera repleta de ministros y ex ministros de los años Chirac, encargados de fomentar la renovación que Sarkozy pretende encarnar. La presencia de decenas de estrellas del deporte y el espectáculo, hombres de negocios y representantes de medios de comunicación le otorgaron al meeting de Sarko un color VIP, que lejos estuvo de reflejar a la multicultural Francia y sus fuertes contrastes sociales y culturales. No vamos a ahondar en una descripción detallada acerca de la homogéneidad de la tribu UMP, eso ya lo describió maravillosamente Alejo en las yeguas de la UMP.

domingo, 29 de abril de 2007

Royal consigue un apoyo clave

El diario conservador francés Le Figaro informa esta mañana que el movimiento de resistencia iraní Mujaidines del Pueblo, refugiado en Irak, llamó este sábado a sus simpatizantes franceses a votar en la segunda vuelta por la candidata socialista Ségolène Royal durante una manifestación en el norte de Bagdad.
Foto: Sitio oficial de la campaña de Ségolène Royal.

sábado, 28 de abril de 2007

Encuentro Royal-Bayrou (¿para ésto me llamaste?)

Esta mañana, la candidata socialista Ségolène Royal debatió con el autodenominado centrista François Bayrou. El encuentro había sido anunciado primero frente a la prensa regional, que desistió sin dar explicaciones. Luego, fue anunciado frente a las cámaras de la cadena l I-Télé, filial de Canal+, pero éstos dieron marcha atrás aduciendo el desacuerdo del CSA, el organismo que regula la neutralidad política en los medios audiovisuales y cuyo directorio fue oportunamente nombrado hace poco por... el presidente de la República. Centristas y socialistas denunciaron presiones de Sarkozy, quien desmintió y utilizó la retórica futbolística para decir que la final no se jugaba con el que quedaba tercero. En todo caso, el diálogo, como prefirió llamarlo Ségolène, ocurrió en BFM, un canal de noticias del cable y retransmitido por radio.
Para la socialista se trataba de mostrar hasta qué punto habían coincidencias con Bayrou, y así captar el voto centrista. Para el otro de robar cámara, ya que estaba descalificado para la segunda vuelta, sin apoyar a la otra, mientras sus legisladores huyen como ratas de un barco que se hunde para transar en las próximas legislativas con la UMP de Sarko.
A fin de cuentas, Ségolène, que era la que más arriesgaba, no salió tan mal parada (en pocas palabras no pareció dispuesta a ponerse en cuatro para seducir al codiciado voto UDF) y pudo mostrar hasta qué punto su propuesta era abierta, europeísta y moderna, sin vender las banderas de su formación, sobre todo en el tema de respaldar la semana laboral de 35 horas y su programa económico. Esto último fue lo que más atacó Bayrou, que se deleitaba dando su opinión sobre lo que iba a hacer del país, como si olvidara por momentos que iba a tener que esperar hasta el 2012 para aspirar nuevamente a la presidencia (él está absolutamente convencido de que ganará en ese entonces).
En todo caso, al final Ségolène tuvo que tragarse, después de hora y media de un debate cordial, que Bayrou dijera que todavía no sabía por quién iba a votar, y eso que pocos días antes había hablado de Sarkozy como de una “amenaza” y no dudado en compararlo con Berlusconi. Dicho sea de paso, el candidato UMP recibió pocos, para no decir ningún palo. Vamos a ver qué dice mañana en el estadio de Bercy, donde toca unos días antes que Bob Dylan.
Al que le interese y maneje la lengua de Jacques Cousteau, acá abajo puede escuchar la opinión de Isabelle Mandraud, periodista de Le Monde, analizando la reunión entre Ségo y Bye bye rou.

¡Envíen sus fotos! (de las elecciones)


Desde hoy, a ocho días de la segunda vuelta de las elecciones, contamos en nuestro margen derecho con una galería de fotos de la campaña presidencial. La idea era poner la imágenes antes, pero nuestra flagrante falta de pericia tecnológica (y tiempo) retrazó su puesta en marcha. Bueno, ahora está ahí y abierta a todas las fotos que nuestros fieles lectores quieran enviarnos. Eso sí, tienen que tener que ver con la campaña electoral y ser de su autoría. Nosotros nos reservamos el derecho de admisión y publicación. Los retratos de ex novias, casamientos, mascotas y triple X serán automáticamente destruidas, o revendidas en el mercado negro, según. En fin, este espacio es sobre todo para quienes vivan en Francia (al día de hoy el 48% de Uds) y encuentren por las calles de su barrio algo que ilustre la campaña. Si el tipo que hoy nos visitó desde Teherán tiene algo que mandar, también es bienvenido, así como nuestro asiduo lectorado kabulí. Los demás, a falta de exotismo, estaría bueno que envíen algo que aunque más no sea esté remotamente relacionado con las elecciones frenchas. Pueden enviar sus fotos a franciavota@gmail.com Gracias.

viernes, 27 de abril de 2007

¿Puede perder?

Ya lo dijimos: en épocas electorales los semanarios franceses exprimen su imaginación al máximo. Las revistas políticas Le Point y L'Express de esta semana sorprenden por sus tapas donde la pregunta es la misma.
L'Express y Le Point se hacen eco de la mutación que está experimentando la campaña. Impera el TSS ('Tout Sauf Sarkozy'), el Todo Salvo Sarkozy, lema que marca esta segunda vuelta de las presidenciales, que día a día toman la forma de un referéndum contra el ex Ministro del Interior. El socialismo sabe que si no potencia lo miedos que genera Sarko no regresará al Eliseo y por eso pretende que esta segunda vuelta sea como la del 2002 donde el plebiscito fue contra Le Pen.
Nosotros también continuamos con Sarko porque nos otorga muchas más ideas que la aburrida Ségolène. Que piensan: ¿Sarkozy peut-il perdre? ¿Peut-il être battu? Podríamos agregar: ¿a pesar de sus innumerables carencias podrá Ségo?

jueves, 26 de abril de 2007

Que alguien le arrime un banquito

Para el próximo retrato oficial habrá que bajar la cámara de fotos.

Gracias Conchita.

Mélange de candidatos

Para jugar y divertirse mezclando los candidatos o travistiéndolos: http://www.zanorg.com/prodperso/president.swf

merci lucie

Afganistán es de centro

A François Bayrou aún le dura la alegría por su brillante elección en la primera vuelta, por eso disfruta el sentirse codiciado, pero también las caricias al ego que recibe y las ofertas ministeriales que llegan desde las filas sarkosistas y ségolenistas. Bayrou tiene otro motivo para festejar: Afganistán no es talibán, es centrista!!
Un lector de Kabul nos envió los resultados oficiales de Afganistán, donde el centrista obtuvo un cerrado triunfo sobre Royal. En Afganistán reside una nutrida colonia de franchutes, que trabajan en ONGs pero fundamentalmente mucho egresado de l’Ecole de Commerce que lucra con la reconstrucción de un país destruido por las bombas de Occidente en su errante caza talibán. Eso sí: hubo dos ausentes, los dos integrantes de una ONG secuestrados este último mes por... los talibanes. Nuestro amigo kabulí El-Babar nos contó además que se está organizando una investigación para desenmascarar al único votante lepenista. El principal sospechoso: un encargado de seguridad.

Aclaramos que desconocemos si la falla en el porcentaje de Olivier Besancenot es un error de tipeo o la labor de algún infiltrado de la LCR que -inflador mediante- buscó igualar al joven de extrema izquierda con el inefable Sarkozy.
Ayer, Bayrou rompió su silencio pero lamentablemente no para anunciar que exportaría su modelo de centro diestro y cristiano a la apacible calma afgana, sino para otorgarle libertad a sus 6.8 millones de votantes, como si éstos fueran de su propiedad y no fruto del desencanto de los electores para con los partidos tradicionales. Además, y con el fin de continuar manteniendo cierto protagonismo, el candidato “antisistema” anunció su arriesgada decisión de disolver la Unión para la Democracia Francesa (UDF) para crear el Partido Demócrata, ya pensando en las legislativas de junio próximo.

Al descubrir el lanzamiento del Partido Demócrata es inevitable no preguntarse cómo abreviará el candidato a su formación, teniendo en cuenta que PD es la forma peyorativa de denominar a los homosexuales en la lengua de Molière. Pédé en francés es la contracción de pederasta, equivalente al ofensivo puto castellano.

martes, 24 de abril de 2007

Las yeguas de la UMP

Domingo 22 de abril, Salle Gaveau, el teatro alquilado por el partido de Nicolas Sarkozy para recibir los resultados electorales de la primera vuelta. Mucho Ralph Laurent, mucho Ray Ban, mucho Gucci, mucho Chanel, mucho Rolex: un anfiteatro convertido en Free Shop. La industria quirúrgica y los laboratorios Allergan, con su producto estrella Botox, también muy bien representados. Es además, sin dudas, la mayor concentración de blancos adinerados por metro cuadrado de Francia, incluso teniendo en cuenta que estamos en pleno octavo distrito de París, a dos pasos de los Campos Elíseos.
La homogeneidad cromática, social e ideológica es llamativa, teniendo en cuenta que se trata de la avanzada del partido más votado de una nación multicolor, con violentos contrastes sociales y culturales. De algún modo, esta versión de la burguesía gala ha convencido al resto de los franceses, más pobres, más oscuros, más expuestos a los últimos avatares del capitalismo que ellos manejan, que son los más beneficiados del sistema quienes deben conducir el destino del país.
La desconcertante uniformidad de las tropas conservadoras sólo se explica por la eficiencia del modelo de reproducción social, garantizado por las yeguas de la UMP.
La yegua de la UMP no existe hasta los 18 años, por lo menos no goza de una existencia visible. Durante sus primeros años, la yegua de la UMP es moldeada en secreto, física, moral y culturalmente. Colegio privado, clases de equitación, fines de semana en la casona familiar de provincia, esquí en Courchevel o escapadas a Deauville van enderezando al animalito. La madre, modelo de intransigencia con los inferiores en la escala social y de docilidad con el padre, también fue domada y orienta a la niña en sus primeros pasos en sociedad. Una vez que abandona la ortodoncia y estrena tacos, la yegua puede entrar en la arena.
La operación de nariz es tolerada, los tatuajes también, siempre y cuando puedan disimularse, y hacerse las gomas, desde hace algunos años, es moneda corriente, pero la consigna es, ante todo, que no se note. La belleza tiene que parecer nata, y no adquirida. En ellas, la fealdad es una falta ética.
La vulgaridad es el peor de los pecados de la aspirante a yegua de la UMP, y la trasgresión significa conformarse sólo con los peldaños inferiores de la estructura. Las mejores pueden aspirar a anexar un castillo y una partícula nobiliaria.
Otro de los riesgos en la apariencia es un exceso de austeridad, su víctima podría parecer una catolicona de provincia, una electora de la UDF. El look bohemio es excepcionalmente tolerado, si es con ropa de marca, para borrar cualquier confusión eventual de pertenencia social.
La yegua de la UMP puede tener dudas en cuanto a qué ponerse, qué decir y, en caso de accidente, hasta qué pensar; por suerte, siempre a mano, la Biblia, es decir la revista Madame Figaro, que la llevará por el buen camino. Y si se extravía, la mano abierta del marido estará siempre para traerla a la senda correcta.
Son las 18.20 en el teatro Gaveau. Los reflectores de las televisiones de todo el mundo calientan la sala y la yegua del UMP suda Kenzo. Le echa un vistazo al Bulgary y decide que es hora de llamar a Suiza. De su bolsito Louis Vuiton extrae su Motorola y llama. Del otro lado, el consejero financiero que guarda sus depósitos para evadir impuestos en Francia. Escucha aliviada que sí, que ya circulan los resultados, divulgados dos horas antes por los medios helvéticos. El hombre le repite que tranquila, que Francia votó bien y Sarkozy lleva varias cabezas de ventaja. Luego, ella le comenta que qué bueno que Cécilia S. se dejó ver con su marido mientras votaban en su comuna, Neuilly, obviamente la más rica del país. Por suerte, frente a cámaras, Céci, con su rostro radiante y sus dos hijas -ya dieron sus primeros pasos en sociedad(ampliar la foto)- echó por tierra los asquerosos rumores de que había sido golpeada. Están de acuerdo, Céci es una buena yegua, ¿y sus chicas no son un amor?
Foto: sitio oficial UMP.

El Hexágono bajo la lupa

Al ver los resultados de la primera vuelta el mapa hexagonal de Francia quedo pintado casi en su totalidad de azul UMP, solo en el suroeste y algunas zonas del noroeste bretón Royal logró imponerse y colorear la carta francesa con rojo socialista, el resto quedo en manos de Sarkozy, exceptuando la región sureña de Pirineos Atlánticos, donde en su 'terroir' Bayrou impuso el naranja UDF.
Algunas particularidades de este escrutinio, a saber: Sarkozy arrasó pero sin marcar grandes diferencias, la clave fue que en pocos lugares estuvo por debajo del 25%, para finalizar con una media nacional de 31,18%. En su residencial distrito al oeste de Paris (Neully-sur-Seine) logró una abultada diferencia: 72,6% contra el 13% de Bayrou y el 7,5% de Royal. Además, ganó por más de 16 puntos en Marsella y la Costa Azul, zona que hasta el 2002 fue un bastión del Frente Nacional. No hubo sorpresa entre los franceses radicados en el exterior, quienes como es habitual apoyaron a la derecha.
El socialismo se impuso en el oeste del francés, especialmente al sur del río Loire, donde Ségolène domino con amplitud. El PS también gano en varios de los suburbios más desfavorecidos de Paris, como en Seine-Saint-Denis, epicentro de las revueltas de noviembre del 2005. En la región que Ségo preside (Poitou-Charentes) 'solo' superó por 1 punto a Sarko. En los territorios franceses de ultramar Royal, quizás por haber nacido en Senegal y ser un pie negro, marcó el ritmo (41,5% contra 35,2%).
El ahora codiciado centrista Bayrou realizó un gran escrutinio a nivel nacional triplicando sus votos del 2002 pero solo se impuso en su región y termino segundo en Alsace (la frontera con Alemania) y en algunas ciudades bretonas. Fue en el norte y en regiones rurales donde Jean-Marie Le Pen obtuvo sus mejores resultados (media superior a 14%), sin embargo, lejos estuvo de alcanzar lo realizado en el 2002. Los medios franceses celebraron el retroceso de los extremos, especialmente de Le Pen pero también de la izquierda, como si Besancenot, Buffet, Voynet o Larguiller fueran igual al FN.

En Paris, se dividieron los barrios dependiendo el poder adquisitivo. Así, los barrios burgueses quedaron en manos de la UMP, mientras que los más populares y multiétnicos apoyaron en masa al PS. En mi barrio (20eme) Royal casi duplicó a Sarkozy (42,4% contra 23,2%), mientras que en el de Alejo (12eme) la socialista gano en un final cerrado por un cabeza (32,13% contra 32,05%).

Foto: Google Earth

lunes, 23 de abril de 2007

Aritmética cruel (se busca plan B)


Tras los resultados del domingo, los números no le dan a Ségolène Royal. Si la derecha suma un tercio de los autodenominados centristas de la UDF, capitaneada por François Bayrou, los restos del ultraderechista Front National y a algún despistado, ya está, Sarkozy es presidente. Los socialistas, con los votos de su izquierda no llegan a ninguna parte, y de la UDF, aliada tradicional de partido de Sarkozy y que necesita tejer alianzas para las próximas legislativas, poco se puede esperar. Así las cosas se busca un plan B. Uno de ellos consiste en exacerbar el odio que genera de por sí el candidato conservador. Este afiche participa de esta estrategia de demonización. El cartel retoma la foto de propaganda del líder de la UMP y convierte el eslogan de su partido (Juntos, todo es posible) en una amenaza. Entre el “Juntos” y el “todo es posible”, agregan: “Sin los pobres, sin los extranjeros, sin los que cobran el seguro de desempleo, sin la izquierda, sin la extrema izquierda, sin los comunistas, sin los contratos de duración indeterminada, sin los homosexuales, sin los trabajadores de espectáculo son un estatus particular, sin los seropositivos, sin los discapacitados, sin un ministerio de educación, de cultura, sin los periodistas independientes, sin los negros, sin los árabes, sin la familia Noah (por el tenista), sin los Thuram (por el futbolista) y sin el tipo que me robó mi mujer”

Un hombre y una mujer

Voila! Se cumplieron los augurios de las tendenciosas encuestadoras que tanto criticamos durante semanas, al final me pregunto con culpa porque seremos tan desconfiados si todo funciona a la perfección en este país ejemplar.
En dos semanas Nicolas Sarkozy (31,18%) y Ségolène Royal (25,70%) protagonizarán una lucha de géneros, por primera vez una pelea de sexos hacia la presidencia de la V Republica francesa.
La primera vuelta estuvo marcada por la enorme participación popular (que rozó el record histórico de 84,75%) y por la polarización del electorado que reedita el clásico de los clásicos entre derecha e izquierda. El enorme interés que despertó este comicio cargado de suspenso frenó la creciente abstención de los últimos años. Tercero quedo el centrista François Bayrou (18,58%), que triplicó sus votos con respecto a la elección del 2002. La ‘bonne nouvelle’ de la jornada: la caída del octogenario Jean-Marie Le Pen (78 años) da prácticamente por terminada con su carrera política. Le Pen finalizó cuarto con el 10,53% pero su caudal de votos se redujo considerablemente.
De cara a la segunda vuelta la posición de Sarko es inmejorable por su excelente elección, aunque ahora deberá captar como mínimo un tercio del voto de Bayrou para llegar al Eliseo. Se da por descontado que por afinidad y por el reciclaje de las ideas del Frente Nacional, los electores de Jean-Marie Le Pen escogerán a Sarkozy. En cambio, Royal la tendrá mucho más difícil. La socialista ya se aseguró el apoyo unánime de la izquierda pero eso no le bastará porque no superaría el 38/40% y por eso también debe seducir a los centristas. El problema de Ségo es el de la frazada angosta: cuando se tapa su costado derecho se descubre el izquierdo y viceversa. Por eso estas dos semanas deberá moverse con cuidado para en su afán por seducir a los centristas no espantar a la susceptible izquierda gala. En consecuencia, el árbitro de esta elección será Bayrou, quizás el gran ganador de la jornada al acumular nada menos que 6.6 millones de votos.
Entre los ‘petits’ partidos solo el prometedor Olivier Besancenot (LCR) salvo las papas pero no pudo superar el 5% (4,10%) que le da derecho a que el Estado le pague sus gastos de campaña. El gran fracaso anunciado: la peor elección en la historia para el tradicional Partido Comunista Francés (PCF) de Marie-George Buffet con un irrisorio 1,91%, resultado que condiciona el futuro de su formación. Otra decepción: los ecologistas Los Verdes de Dominique Voynet (1,57%), que también deberán replantearse su futuro. El resto, para que hablar si entre los otros cinco candidatos no superan los 8 puntos.
Desde ahora en más otra campaña comienza y cuyo plato fuerte será el 2 de mayo cuando debatan ante las cámaras de TF1. Las encuestas ya tiene un favorito y es cuando no Sarkozy, que superaría por entre un 2/4% a la socialista, pero todo puede pasar…

Un dato: en 1974 François Miterrand representando conjuntamente al socialismo y al comunismo sumo 43,24% en la primera vuelta frente a Valéry Giscard d’Estaing (32,60%) y cuando todos lo daban como ganador termino perdiendo la segunda vuelta por 400.000 votos (50,81% contra 49,19%).
Alors..¿Ella o él? ¿Usted a quien prefiere?